Palco

Neymar Jr y su padre, rumbo a los juzgados en una imagen de archivo / EFE

Neymar Jr y su padre, rumbo a los juzgados en una imagen de archivo / EFE

La FIFA, contra los 'papás tóxicos' de Mbappé, Neymar y Messi

El organismo internacional promueve el veto a las comisiones millonarias de las familias de los futbolistas

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

21.05.2022 00:14h Actualizado: 21.05.2022 12:36 h.

4 min

La familia. Ese hilo conductor tan redundante en las obras maestras del cine... y tan tóxico, a veces, en el mundo del fútbol. "Toda la vida he luchado por proteger a mi familia", decía Vito Corleone en El Padrino. Otra de sus frases célebres es aquella de "le voy a hacer una oferta que no podrá rechazar". Curiosamente, ambas tienen cabida en el asunto que nos concierne: el de cómo los padres y familiares de los jugadores, ya sea por intentar lucrarse económicamente o conseguir los mejores tratos para sus hijos, pueden actuar de forma inmoral y, en ocasiones, hasta mafiosa.

Lujos, coacciones, peticiones desorbitadas... El mercado de fichajes es el ecosistema perfecto para que los familiares de los deportistas, que muchas veces son también sus representantes, se encarguen de sacar tajada. Ahora la FIFA está dispuesta a acabar con ese oscuro negocio; el mismo que provoca que un club se vea obligado a pagar comisiones millonarias a los papás tóxicos para así cerrar los fichajes de sus talentosos hijos.

La FIFA quiere desintoxicar el mercado

A partir de julio de 2023, se espera que entre en vigor el nuevo reglamento de agentes. El control de la FIFA, a falta de ser aprobado entre junio y septiembre de 2022, hundirá en la miseria las egoístas pretensiones que han soportado los equipos compradores en los últimos años. Uno de los que más portadas ocupó fue el padre de Neymar, que admitió haber ingresado hasta 40 millones de euros en comisiones por el fichaje de su hijo por el FC Barcelona, cuando aterrizó procedente del Santos en verano de 2013. Y de la comisión multimillonaria que volvió a llevarse tras su fuga de Barcelona a París, mejor ni hablar.

Padres representantes ha habido muchos, y los seguirá habiendo. Lo que pretende la FIFA, no obstante, es que dejen de tener tanta influencia y premio económico en el mercado de fichajes. Jorge Messi, por ejemplo, lleva desde siempre las riendas de la carrera deportiva de su hijo Leo. Se trata del mejor futbolista de la historia del FC Barcelona y seguramente del fútbol en líneas generales, pero no hay que olvidar que sus renovaciones continuadas fueron apretando la soga, cada vez más fuerte, alrededor del cuello de los dirigentes azulgranas. ¿Pagó demasiado el Barça por sus servicios? Depende de cuál sea la forma de verlo.

Leo Messi, con su padre, Jorge, y su hermano Rodrigo / EFE

Leo Messi, con su padre, Jorge, y su hermano Rodrigo / EFE

La millonaria tajada de Alf-Inge Haaland

El caso es que la FIFA no quiere que se repita lo que ha ocurrido con Erling Haaland y el Manchester City. Porque, para garantizar su fichaje, la entidad skyblue se ha tenido que hacer cargo de los 75 millones de cláusula de rescisión con el Borussia Dortmund y, además, pagar 50 millones a la agencia de representación del fallecido Mino Raiola y 30 millones más al padre del noruego, Alf-Inge Haaland.

Con la nueva normativa que desea aplicar la FIFA, los agentes --no los familiares-- tendrán un porcentaje mucho más controlado en relación a las comisiones. Y es que sólo podrán cobrar un máximo del 10% del precio de la transferencia si el representado es el club vendedor, un 3% si se trabaja para el futbolista o el equipo comprador y un 6% si es para ambos a la vez. Unos límites que dejarán claro lo que se puede y no se puede hacer a nivel legal, a no ser que sean traspasados de manera secreta.

Erling Haaland y su padre, Alf-Inge Haaland, en una fotografía tomada en Dortmund / REDES

Erling Haaland y su padre, Alf-Inge Haaland, en una fotografía tomada en Dortmund / REDES

Eso sí, para los familiares no se aplicarán dichas normas. Porque, de hecho, las nuevas reglas de la FIFA determinarán que no puedan percibir ningún tipo de comisión a no ser que ejerzan de agentes, con sus licencias necesarias para ellos. Volviendo a la operación multimillonaria de Haaland, Alf-Inge no hubiera ingresado ni un euro en comisiones aplicándose esta normativa, y la agencia de Raiola, ahora en manos de la abogada Rafaela Pimenta, únicamente 2,25 millones. El coste total del fichaje, por tanto, le habría costado al Manchester City 77,25 kilos, que son 77,75 millones menos que los que ha acabado pagando por los servicios del ariete nórdico.

Mbappé, ¿el último superviviente?

Naturalmente hecha la ley, hecha la trampa. Las familias de los futbolistas --y también los representantes e intermediarios-- harán todo lo posible por mantener el negocio con el que se han lucrado durante tantos años, y del que esperan seguir saliendo beneficiadas las nuevas generaciones de futbolistas con sus respectivos hermanos, padres, primos y tíos.

Uno de los últimos casos que podrían verse es el de Kylian Mbappé, en el caso de dejar el Paris Saint-Germain para marcharse al Real Madrid. El francés saldrá libre si no renueva, pero el club merengue no se lo llevará gratis. Deberá abonar una prima de traspaso que podría superar los 100 millones, batiendo todos los récords en este tipo de transacciones. Wilfried Mbappé y Fayza Lamari, los padres de Kylian, han tenido siempre una gran influencia en la carrera de su hijo. El padre vela más en lo deportivo y la madre en términos de negociaciones, con la abogada Verheyden como asesora clave. Estos días, afrontan una operación histórica para el panorama futbolístico internacional. Y que, si se diera a partir de 2023, podría manejarse con cifras muy distintas. Pase lo que pase, Mbappé saldrá muy beneficiado económicamente... y sus padres, también.

 
Hoy destacamos