Palco

Neymar lamentando la eliminación de la Champions League / EFE

Neymar lamentando la eliminación de la Champions League / EFE

El gran fiasco del PSG tras dilapidar 1.315 millones de euros

El Manchester City eliminó a los parisinos de la Champions League y el proyecto de Al-Khelaifi vuelve a naufragar

Oriol Quintana @urikingkat

05.05.2021 11:17h Actualizado: 05.05.2021 11:20 h.

2 min

El PSG no estará en Estambul. El coloso francés no pudo hacer historia este martes para clasificarse por segundo año consecutivo a una final de la Champions League. Era uno de los conjuntos más en forma después de superar al FC Barcelona y Bayern de Múnich en rondas anteriores, pero no pudieron con el Manchester City de Pep Guardiola (4-1 en el global).

Esta parecía ser la temporada de los franceses: tenían un buen equipo, liderado por dos estrellas mundiales como Neymar Junior y Kylian Mbappé, y un entrenador con experiencia en la élite: Mauricio Pochettino. Pero no ha sido suficiente, el proyecto de Nasser Al-Khelaifi ha vuelto a naufragar.

La derrota en manos de los ingleses demuestra que con dinero y fuerte inversión no es suficiente, hace falta tener automatismos e ideas sobre el césped. El plan del PSG fue centrarlo todo en el brasileño y, cuando él no pudo, nadie lo acompañó. Los qataríes deberán esperar, como mínimo, una temporada más si quieren alzar la tan deseada orejona.

Nasser Al-Khelaifi en una imagen de archivo / EFE

Nasser Al-Khelaifi en una imagen de archivo / EFE

La llegada de Al-Khelaifi a París tenía como claro objetivo ser los líderes de Europa. Llegaron a la capital francesa en 2011 y pese a instalarse en la élite internacional, solamente han conseguido títulos nacionales: siete Ligue 1, cinco Copas de Francia, seis Copas de la Liga y ocho Supercopas. Solo les falta la Champions.

Mucha inversión, poco resultado

El PSG ha invertido, desde la llegada del dinero qatarí, 1.312 millones de euros en traspasos. Las primeras inversiones fueron costosas, pero nada que ver con lo que vendría a partir de 2017. Llegaron Pastore (42 millones), Lucas Moura (42), Thiago Silva (42) o Cavani (64); pero quien rompió el mercado fue la dupla Neymar-Mbappé.

En 2017, se confirmó el fichaje del brasileño del Barça, por el que abonaban 222 millones de euros de su cláusula de rescisión. También llegó cedido, con obligación de compra procedente del Mónaco, Kylian Mbappé. El prometedor delantero galo costaba 180 millones de euros. Una inversión de 400 millones.

Neymar y Mbappé, celebrando un gol contra el Bayern | EFE

Neymar y Mbappé, celebrando un gol contra el Bayern | EFE

La dupla ofensiva ha sido imparable en Francia, mientras que en Europa han tenido grandes noches, pero ninguna de ellas ha servido para alzarse con el título. Sin ir más lejos, en el partido de vuelta, Neymar no pudo liderar él solo al equipo, pues el francés estaba lesionado en el banquillo.

“Debemos estar orgullosos”

Leonardo, director deportivo del PSG, rompió su silencio después de la eliminación. Adoptó un discurso optimista, obviando toda la inversión que han hecho todos estos años: “Debemos estar orgullosos de lo que hemos hecho en el terreno de juego. Nuestro objetivo fue ganar. Hemos jugado mejor que ellos en dos partes de cuatro que se han disputado. Hemos salido de situaciones complicadas en la competición”.

El proyecto sigue sin avanzar y eso puede desesperar a sus dos figuras, que llegaron a París para ser campeones de la Champions League. Ahora, Neymar Junior suena para reforzar al Barça; mientras que Kylian Mbappé cada vez está más cerca del Real Madrid. Esta eliminación puede provocar sus traspasos.

Mauricio Pochettino hablando con Leonardo en el Camp Nou / EFE

Mauricio Pochettino hablando con Leonardo en el Camp Nou / EFE

El director deportivo no quiso entrar en el tema con un “soy optimista respecto al futuro”. La realidad es que todavía no han renovado, quedan libres en 2022 y esta opción pierde peso: “Honestamente, hoy no es el día para hablar del futuro de Neymar y Mbappé ni de anunciar lo que sea respecto a ellos”.

 
Hoy destacamos