Palco

Joan Laporta, en una imagen de archivo / EFE

Joan Laporta, en una imagen de archivo / EFE

Las incertezas que destapan la falta de planificación de Laporta

Los primeros meses están confirmando la improvisación del nuevo presidente del Barça

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

26.05.2021 14:36h

4 min

El pasado 7 de marzo, Joan Laporta se convirtió de nuevo en presidente del FC Barcelona. El líder de Estimem el Barça consiguió 30.184 votos. Un 54,28% de los socios apostaron por la experiencia y carisma del abogado para solventar una crisis que afecta a todas sus esferas: tanto la deportiva, como también la económica e institucional. 

En su momento, se evidenció que el programa de Laporta no era precisamente el más completo de los tres aspirantes a la presidencia. Durante la campaña, el abogado ofreció pocos detalles de su plan de choque, lo que comportó una llegada a la presidencia llena de incógnitas. Una incertidumbre que se está confirmando en sus primeros meses al frente de la entidad y que dejó la mayor prueba de ello a la primera semana tras la victoria electoral: se fue el vicepresidente económico Jaume Giró y firmó el aval para presidir el club la última noche, de madrugada.  

Joan Laporta con Ronald Koeman / EFE

Joan Laporta con Ronald Koeman / EFE

En el ámbito deportivo, la falta de rumbo también es patente. El principal ejemplo de su improvisación es la falta de un líder para el banquillo. Ni en campaña ni tras conseguir la presidencia, Laporta ha dejado claro por quién apuesta como entrenador. Se confió en Koeman pero no se le ratificó, lo que aumentó las dudas. Tras un final de temporada más que insuficiente, el técnico holandés podría tener las horas contadas. O no. Por el momento, el presidente ha apostado por ganar tiempo y no tomar una decisión drástica tras una primera reunión de 30 minutos. Y es que, pese a que no gusta a una parte de la directiva, los problemas económicos podrían hacer que siguiese un año más en el banquillo

Koeman, Xavi, Nagelsmann, Flick, Wijnaldum... 

Durante los últimos meses se han sucedido los nombres favoritos del equipo de Laporta para reemplazar a Koeman: Nagelsmann, Flick, Xavi Hernández... no obstante, por el momento el presidente se ha mantenido con un perfil discreto, y limitando las negociaciones al más puro anonimato. Mientras tanto, las dudas no dejan de crecer entre el barcelonismo. El hecho de que el entorno de Laporta haya filtrado los nombres de Nagelsmann y Flick poco antes de que se hiciesen oficiales sus fichajes por el Bayern de Múnich y la selección alemana, respectivamente, es otro síntoma claro de improvisación que no habla demasiado bien de la propuesta laportista. En el caso de Xavi, parece que es una opción que gusta a Laporta pero su vinculación electoral con Víctor Font y la dificultad de tomar decisiones con los que fueron sus compañeros lo complica. 

Otro ejemplo de ello es el posible fichaje de Wijnaldum. Una petición expresa de Koeman, que cuenta con el respaldo de Mateu Alemany y Ramon Planes, pero que genera muchas dudas a Laporta. El presidente se plantea el despido de su entrenador al tiempo que negocia el fichaje de un futbolista que muchos han criticado por no tener ADN Barça y cuyo máximo valedor es, precisamente, el entrenador al que se plantea despedir. 

¿Qué fue de Jordi Cruyff?

Mientras que el nuevo presidente no ha tardado en plantear un cambio drástico y pasar la escoba en el comité de dirección, sacando del club a prácticamente todos los directivos de confianza de Josep María Bartomeu, no ha sido nada contundente a la hora de ofrecer detalles sobre su organigrama deportivo. Un esquema que por el momento, sigue incompleto. 

Mateu Alemany, director de fútbol, está actuando por el momento como responsable de la mayoría de decisiones deportivas. El ex del Valencia está trabajando codo con codo con Ramón Planes, que por el momento sigue siendo el secretario técnico del Barça. No obstante, es un secreto a voces que su deseado para la dirección deportiva es Jordi Cruyff. Los días siguen pasando, y el hijo de Johan sigue sin formalizar su salida del Shenzhen. 

Joan Laporta y Mateu Alemany / EFE

Joan Laporta y Mateu Alemany / EFE

Todo, en un momento en que la nueva junta directiva debe decidir qué rumbo cogerá el equipo en el futuro a corto plazo. ¿Quién ocupará el banquillo, las salidas y los fichajes, las renovaciones y recortes salariales...? Decisiones que debería tomar un especialista que vele por el proyecto, y que todavía no ha llegado. 

El regreso de Valdés y otros nombres

Asimismo, otro hecho que evidencia esta improvisación de la nueva directiva está ejemplificada en la situación de Victor Valdés. El exguardameta ofreció su apoyo al proyecto, contando que tendría un papel importante en el fútbol formativo. Sin embargo, por un momento parecía que su fichaje se truncaba, al no acceder a un puesto como preparador de porteros en La Masía. 

Finalmente, Laporta se vio obligado a plantear un cargo de nueva creación dentro del departamento de metodología para conseguir convencer al de L'Hospitalet. Y lo mismo ha pasado con nombres como Victor Muñoz o Pichi Alonso, relacionados con su candidatura y que, por el momento, parece que no formarán parte del nuevo proyecto. Falta ver qué ocurre finalmente con nombres como Rafa Márquez o Deco

Valdés, en un acto junto a Joan Laporta | EFE

Valdés, en un acto junto a Joan Laporta | EFE

Decisiones que evidencian que el proyecto de Laporta no era precisamente el más impecable en las pasadas elecciones. La sensación es que se están tomando decisiones para tapar agujeros. Son muchas las dudas que no deberá tardar en resolver. Porque al final, la confianza de los socios no es infinita. 

 
Hoy destacamos