Palco

Una foto de Jordi Cruyff / Twitter

Una foto de Jordi Cruyff / Twitter

Jordi Cruyff, el tapado de Bartomeu si se va Pep Segura

El exjugador azulgrana sería una de las primeras opciones de la junta directiva para sustituir al actual director deportivo

04.07.2019 16:09h

3 min

Pep Segura depende, más que nunca, de Josep Maria Bartomeu. El director deportivo del Barça presentó este jueves su dimisión como director deportivo. Una decisión que no es definitiva y que dependerá de la decisión final que tome el presidente azulgrana. En una reunión entre ambos, donde hablaron sobre el futuro del área deportiva tras la dimisión de Mestre, Segura se plantó ante Bartomeu dada la ausencia del ya exvicepresidente de la junta, uno de sus principales defensores en la directiva.

Tras el varapalo que sufrió este miércoles el presidente al conocer la dimisión de Jordi Mestre --esta sí irrevocable-- ahora se suma a este escenario tan inestable la posibilidad de que también el club catalán se quede sin director deportivo en pleno mercado de verano. 

De momento y hasta que Bartomeu se pronuncie sobre la posible dimisión de Segura, Eric Abidal y Ramon Planes asumirán sus funciones. 

El sustituto

Tras el nefasto fin de temporada del primer equipo, eliminado por el Liverpool en la vuelta de las semifinales de la Champions League, y derrotado en la final de la Copa del Rey contra el Valencia, la figura de Pep Segura fue muy cuestionada dentro de la directiva azulgrana. Voces con autoridad dentro de la junta, que se toparon con la negativa de Jordi Mestre para destituir a Segura. Un destitución que ahora, sin el vicepresidente, podría ser cuestión de horas. 

El escenario tan incierto que rodea a Segura ha sido, sin duda, una razón más por la que habría presentado su dimisión a la espera de que Bartomeu sondee esa posibilidad con el resto de directivos. A la espera de conocer la decisión final, y con Abidal y Planes encargados de cerrar los fichajes de este verano a partir de ahora, Bartomeu podría repescar a un exazulgrana con carrera y conocimientos para sustituir el rol de Segura. Se trata de Jordi Cruyff, hijo de Johan Cruyff y exjugador azulgrana. 

Jordi Cruyff, candidato al cargo de director deportivo del Barça / AGENCIAS

Jordi Cruyff, candidato al cargo de director deportivo del Barça / AGENCIAS

Tras abandonar los terrenos de juego en 2010, el catalán centro su carrera profesional en el los banquillos y las oficinas de distintos clubs. Se sondeó como posible entrenador del primer equipo, pero su falta de experiencia en la élite, le coloca ahora en otra posición determinante en el club de la que tiene mayor experiencia. Cruyff ha sido director deportivo del AEK Larnaca de Chipre, llevando al conjunto isleño a una etapa histórica donde logró clasificarse para la UEFA Europa League en 2012. 

Ese mismo año y para la temporada 2012-13, Cruyff cambió Chipre por el Maccabi de Tel Aviv de Israel. Fichó a Óscar García como entrenador --por aquel momento técnico del Juvenil A del Barça, con el que ganaron la primera liga tras una década en blanco. Un título que revalidaron en la temporada 2013-14 y que se sumó a otro hito histórico: consiguió alcanzar los dieciseisavos de final de la Europa League.

Sus éxitos lejos de Europa llamaron la atención de distintos clubs ingleses y alemanes, pero Cruyff se convirtió entonces en el entrenador del conjunto israelí. En 2018 decidió recalar en el Chongqing Lifan chino como técnico.

El posible regreso

Pese a que Cruyff está centrado el proyecto del club chino, si Segura dimite su posible regreso a la capital catalana se convertiría en una realidad a tener en cuenta en las próximas semanas. Jordi siempre ha asegurado su deseo de volver al Barça y también ha destacado siempre su preferencia personal por ser director deportivo: "Me gusta tanto entrenar como la dirección deportiva. La gestión me sale de forma instintiva, natural: dejar a la gente trabajar, comunicarme con los jugadores… siempre se me ha dado bien. Entrenar es una guillotina, es hoy y un poco de mañana. La dirección deportiva es hoy, mañana y a largo plazo", explicó en una entrevista a Sport el pasado diciembre.

Cuestionado por su posible incorporación al club azulgrana fue claro. No quiere volver por nombre, si no por aptitudes y conocimientos que puedan servir al club. Asimismo, confesó contactos tímidos con la entidad azulgrana: "Hemos tenido conversaciones sanas. Hemos hablado y nada más. Hay buena relación por varios motivos. Primero porque se está respetando la figura de mi padre. Me parece importante" . Unos contactos que nunca llegaron a traducirse en una oferta, pero que existieron. Cruyff prioriza su carrera al aterrizaje forzoso por necesidades ajenas, pero su nombre aparecerá en la lista de posibles sustitutos. 

"Lo más importante es entender si encajas a lo que se necesita en aquel momento. El timming es importante. Si crees que por el motivo que sea no encajas, es mejor no hacerlo. O no estás preparado o ellos no te ven 100% preparado… cualquier motivo. La exigencia es máxima y tienes que estar a la altura. Si no es así, es mejor decir que no", sentenció. 

 

 
Hoy destacamos