Palco

Una foto de archivo de Jordi Moix / FCB

Una foto de archivo de Jordi Moix / FCB

Jordi Moix confirma un ejercicio económico con pérdidas

El vicepresidente económico del Barça valoró el impacto económico del coronavirus

Oriol Quintana @urikingkat

06.08.2020 15:25h Actualizado: 06.08.2020 19:35 h.

2 min

Jordi Moix tiene dos carpetas muy importantes sobre la mesa. Lleva tiempo trabajando en tirar hacia adelante el Espai Barça, uno de los grandes proyectos del mandato de Josep Maria Bartomeu, pero, como vicepresidente económico, está luchando para salvar las cuentas de la entidad tras la pandemia. Tal y como confirmó Culemanía en primícia, el Barça no podrá evitar las pérdidas económicas

El directivo explicó en una entrevista en La Vanguardia que “nos está afectando a dos elementos esenciales de lo que es el día a día del club. Está afectando al poder viajar por las restricciones que hay en el turismo y por tanto tiene un impacto muy directo en Barcelona y en el Barça en cuanto a los días de no partido. Y un segundo aspecto es que está impactando en actividades de masas”.

Sobre cifras concretas, no entró a valorar si serían 200 o 300 millones de euros menos en cuanto a ingresos se refiere: “Estamos afinando las previsiones, con dos incógnitas importantes. Una es que como hemos jugado algunos partidos de Liga en julio esos ingresos de televisión ya corresponden al ejercicio 2020-2021la evolución en la Champions también nos marcará una parte de esta facturación”.

Imagen de archivo de Jordi Moix en una conferencia del FC Barcelona / FCB

Imagen de archivo de Jordi Moix en una conferencia del FC Barcelona / FCB

“Y la segunda incógnita es saber cuándo podremos tener actividad normalizada de asistencia total o limitada en el Camp Nou. Estamos trabajando con un escenario medio de una previsión de que esto sea así hacia diciembre o enero. En este escenario estamos hablando de un 20 o 25% de ingresos que no los tendremos”, prosiguió.

Objetivo: frenar la crisis

¿Cómo frenará el club esta crisis? Moix lo resume en tres aspectos: “La primera, trabajar los ingresos en el campo de los productos digitales, con el Barça Studios, o el comercio de productos por Internet para intentar compensar los déficits de turismo que estamos teniendo y que afecta a la asistencia al Museu, por ejemplo”.

“La segunda, en cuanto a los gastos, hemos instaurado una comisión Covid, donde está el vicepresidente del área económica, el tesorero y el presidente, junto al director general y una parte de los ejecutivos para tener una reunión semanal de seguimiento del presupuesto donde todos aquellos gastos que no sean esenciales pues aplazarlos”, añadió.

Y finalizó con “y el tercer punto es el balance. En cuanto al activo hemos asegurado que no nos fallaran todos los cobros que teníamos pendientes. Aquí lo positivo es que nuestros patrocinadores siguen apostando por nosotros. Por lo que hace al pasivo, el endeudamiento que tenemos con la banca, nos hemos sentado con ellos y hemos hecho una revisión del plan de negocio. Hemos reestructurado el calendario de los cumplimientos”.

¿Habrá nueva rebaja salarial?

El vicepresidente económico no se atrevió a descartar una rebaja salarial: “Lo que hemos de hacer es mirar todas las partidas y revisar toda la estructura de gastos o ingresos para que si tuviéramos que plantear alguna adecuación salarial fuera la última cosa que hiciéramos. Hemos de ver cómo acabamos el propio mercado de compras y ventas de jugadores y cómo nos queda el volumen de masa salarial. Tenemos 33 o 34 jugadores, contando los que están cedidos y vuelven, y la idea es pasar a una plantilla de menos jugadores”.

Bartomeu y Jordi Moix en la comida de Navidad del Barça con la prensa / EFE

Bartomeu y Jordi Moix en la comida de Navidad del Barça con la prensa / EFE

Pero dejó claro que “lo prioritario es mantener la competitividad del equipo, pero con una economía sostenible. Lo que hemos consensuado en el club es que primero hemos de asegurarnos las transacciones de salida y en función de esto podemos contemplar incorporaciones. Hacerlo al revés sería añadir estrés al balance contable del club. No sería de sentido común”.

 
Hoy destacamos