Palco

José Elías, en una imagen de archivo | REDES

José Elías, en una imagen de archivo | REDES

José Elías antes se llamaba Pepe Barrios

El propietario de Audax Renovables se cambió de nombre hace cinco años

Oriol Quintana @urikingkat

19.03.2021 00:03h Actualizado: 19.03.2021 11:15 h.

3 min

José Elías ha entrado en el entorno del FC Barcelona por la puerta grande. Tras la salida el pasado fin de semana de Jaume Giró de la candidatura, Joan Laporta y su equipo se vieron obligados a cerrar in extremis los 124,6 millones de euros de aval. Encontraron una solución en Jaume Roures y en el propio Elías, propietario de Audax Renovables.

Mientras el empresario catalán lleva tiempo ya en primera línea mediática, para la mayoría del público el nombre de esta empresa con sede en Badalona era desconocido. La compañía de energías renovables asumirá un riesgo de unos 35 millones de euros. Como contrapartida, tendrán dentro de la junta a Eduard Romeu, que tiene muchos números de ser el vicepresidente económico.

El nuevo directivo estuvo este miércoles en la toma de posesión del presidente, pero en el palco del Camp Nou también pudimos ver a José Elías, presidente y propietario de Audax Renovables y una de las mayores fortunas de España. Por motivos estatutarios, al no cumplir con los cinco años de antigüedad como socio, no puede ser directivo.

Cambio de nombre

La figura de Elías es desconocida para muchos y él mismo ha reconocido que tras el anuncio de colaboración con Laporta tanto él como su empresa están ganando notoriedad. Hay algo que llama la atención de la vida del empresario: hace cinco años su nombre era otro, se llamaba Pepe Barrios y Otilio.

José Elías recogiendo un premio / Redes

José Elías recogiendo un premio / Redes

José Elías Navarro --su actual nombre-- nunca ha escondido sus orígenes. Es más, se siente orgulloso de ellos. “Mis padres se gastaron lo poco que tenían llevándome a Maristas. Es la oportunidad de la gente de barrio. Soy bastante poligonero y me siento orgulloso. Lo importante es cumplir con tu palabra. Y hay mucho tío con traje y corbata que no cumple”, explicaba en El País.

Para el empresario, la palabra es algo importante que se debe cumplir. De hecho, el cambio de nombre responde a una promesa. Durante la mayor parte de su vida ha sido José Barrios (apellido de una pareja de su madre), pero hace cinco años, en 2016, decidió cambiar el apellido por el de su padre: “Le había prometido a mi padre, antes de morir, que llevaría su apellido”.

Quizás fruto de las casualidades, el cambio de nombre coincide con un ascenso social por la evolución de Audax Renovables. Desde 2018, las acciones de la empresa están disparadas y su valor ya supera los 950 millones de euros de valoración bursátil. Un chico de barrio y humilde que se ha hecho todo un exitoso empresario.

La versión del protagonista

Así lo explica el propio José Elías en una entrevista para El Larguero de La Ser: “Es una historia larga y un poco curiosa. Mi madre era mujer separada, algo muy mal visto en 1976. Tengo cuatro hermanos por parte de madre. Mi padre era viudo y yo tengo una hermana por parte de padre. Mis padres tenían la típica relación de amor odio: no puedo vivir contigo, ni sin ti. En una de estas, tuvieron una discusión y mi padre me llevó con él. Fue bastante peculiar la situación. No me habían inscrito en el registro civil y cuando pasó este percance, entonces me inscribieron en dos registros diferentes: el de Barcelona y el de Badalona. Se dio la paradoja que yo tenía dos partidas de nacimiento. Mis padres se reconciliaron, todo fue bien, pero crecí siendo José Barrios y me hice el DNI así”.

“En el colegio me conocían como José Barrios. Con 23 años, cuando mi padre falleció, quería a mi padre con locura. Le prometí que retomaría su apellido. Me costó 16 años recuperarlos, hasta los 39 años, pero un juez me puso el apellido Elías, del que estoy muy orgulloso”, zanja el principal avalista del Barça de Laporta. 

Hombre de palabra

Hay varios ejemplos que demuestran que José Elías es un hombre de palabra. Sin ir más lejos, la presencia de Eduard Romeu a la junta directiva es fruto de una promesa. Cuando el presidente y propietario quiso fichar a su vicepresidente, este le puso cuatro condiciones, pero tres de ellas fueron rechazadas.

Eduard Romeu y José Elías en un acto con Audax / Redes

Eduard Romeu y José Elías en un acto con Audax / Redes

El presidente negó tres propuestas: un sueldo de medio millón de euros anuales, vivir en un hotel y acudir cada día al trabajo en taxi. La cuarta y única promesa que acepto fue a siguiente: si la empresa lograba superar los 1.000 millones en bolsa --algo ya conseguido--, se haría lo posible para que Romeu fuera directivo del club. Promesa cumplida.

 
Hoy destacamos