Palco

Laporta se abraza a Xavi a su llegada a Arabia Saudí / FCB

Laporta se abraza a Xavi a su llegada a Arabia Saudí / FCB

Laporta descuida las secciones en su obsesión por el fútbol masculino

El presidente está volcado con el equipo de Xavi Hernández... y a veces se olvida de los demás

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

26.02.2022 00:30h

2 min

El Barça de Xavi ilusiona, y no es ningún secreto. Los resultados y el juego mostrado en los últimos partidos, con ocho dianas en dos duelos y clases magistrales de buen fútbol, han catapultado las esperanzas del barcelonismo hasta puntos insospechados hace tan sólo unas semanas. Y es bueno celebrarlo, sobre todo cuando se es un aficionado normal y corriente que puede comentar los partidos con sus amigos, además de lanzar las campanas al vuelo sobre las posibilidades del equipo. Cuando se es presidente, sin embargo, hay que contenerse un poco más.

Joan Laporta gusta a muchos por los esperanzadores mensajes que deja en Twitter, siempre con el positivismo por delante. Unos mensajes que no deja de forma tan habitual (aunque sí de vez en cuando) con las demás secciones del club. Como un caballo al que le han puesto anteojeras, en ocasiones parece que los ojos de Laporta sólo miran hacia una dirección: el primer equipo masculino.

Los desplantes de Laporta

La semana pasada, sin ir más lejos, se perdió la final de la Copa del Rey de baloncesto, un Barça-Madrid en toda regla, para asistir a un Valencia-Barça de Liga Santander que no era tan trascendente a nivel de resultados, más allá de que los de Xavi recompensaran la presencia del presidente con una actuación brillante. Sí dejó a posteriori un mensaje en redes sociales para felicitar a los de Saras Jasikevicius por el título, pero esperó todavía más (dos días) para dar la enhorabuena a la plantilla de forma presencial. Más vale tarde que nunca, como suele decirse.

Varios meses atrás, durante la campaña electoral que protagonizó de forma mediática para acabar erigiéndose de nuevo presidente de la entidad culé, a Laporta llegaron a preguntarle por los nombres de las jugadoras del primer equipo femenino. Fueron muy pocos los nombres que pudo soltar el aspirante, ahora ya máximo mandatario del club, en una escena que levantó algunas críticas. No las conocía.

En busca del cambio

Es justo decir, en defensa de Laporta, que hace un mes sí asistió a la final de la Supercopa de España del Barça Femenino, presenciando una goleada descomunal por 7-0 a favor de las culés. Su presencia en aquel partido era lógica, y aquella vez sí que cumplió. No como el fin de semana pasado en Granada con el baloncesto.

Laporta y Masip, saludando a Xavi, durante un entrenamiento del Barça / EFE

Laporta y Masip, saludando a Xavi, durante un entrenamiento del Barça / EFE

Jan lo está intentando. Siempre ha sido un hombre de fútbol, pero poco a poco (quizá por consejo de sus más allegados) está mostrando más atención por el resto de secciones que triunfan actualmente en la entidad. No es para menos. Un presidente debe serlo para todos y no para unos pocos. Aunque estos pocos sean los que más ingresos generen a las arcas del club.

De momento, sigue sin perderse prácticamente ningún partido del primer equipo masculino. Estuvo en Mestalla, este jueves estuvo en San Paolo y, el domingo, probablemente estará en el palco del Camp Nou con motivo del Barça-Athletic. El problema será cuando la agenda del equipo de fútbol masculino vuelva a coincidir con algún otro gran evento de una sección, como ocurrió el pasado domingo. Ahí, Laporta deberá elegir. Y veremos si esa elección sorprende o, por el contrario, es la misma apuesta de siempre.

 
Hoy destacamos