Palco

Laporta durante la Asamblea de socios compromisarios / FC Barcelona

Laporta durante la Asamblea de socios compromisarios / FC Barcelona

Laporta se ceba con las ‘vacas sagradas’ del vestuario del Barça

El presidente azulgrana llegó a comentar que algunos jugadores “se aprovecharon de circunstancias del pasado”

Oriol Quintana @urikingkat

21.06.2021 10:56h Actualizado: 21.06.2021 11:24 h.

2 min

Una de las tareas que tiene la junta directiva del FC Barcelona este verano es aligerar la masa salarial de la entidad. Según comentó el propio Joan Laporta hace unas semanas, teniendo en cuenta el impacto económico, las partidas destinadas a las amortizaciones y salarios supondrían un 110% de los ingresos previstos a la baja.

En la asamblea de socios compromisarios celebrada este domingo se dieron algunas pistas de cómo piensan reconducir la situación: “El mercado está cómo está y solo habrá trueques”, comentó refiriéndose a las posibles operaciones que veremos en las próximas semanas. También se mojó sobre una tercera rebaja salarial.

Laporta durante la Asamblea de socios compromisarios  / FC Barcelona

Laporta durante la Asamblea de socios compromisarios  / FC Barcelona

“Estamos hablando con los jugadores y con sus representantes. La reacción de los jugadores es buena y lo tengo que decir en defensa suya. Pero se aprovecharon de unas determinadas circunstancias en temporadas anteriores. No os puedo decir más hasta que conozcamos la situación, pero los costes de salarios y de amortizaciones supone el 110% de los ingresos totales del club”, comentó Laporta sin tapujos.

Masa salarial disparada

Bajo el mandato de Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu, lo destinado a los salarios se llegó a duplicar en apenas seis temporadas. En la 2013-14 era de 254 millones de euros. En 2019-20 se ascendió a 505 los millones. Prácticamente el doble y que tiene varias explicaciones, sobre todo, el miedo.

En esas temporadas se renovó a Leo Messi, que seguía siendo el mejor pagado del mundo; pero el punto de inflexión fue la salida de Neymar Junior en verano de 2017. El brasileño salió por 222 millones de euros al PSG y el club tuvo que modificar su estrategia para convencer a los cracks ante estos clubes Estado.

Al-Khelaifi el día del fichaje de Neymar Junior / EFE

Al-Khelaifi el día del fichaje de Neymar Junior / EFE

Sin ir más lejos, llegaron tres futbolistas para sustituir al extremo: Philippe Coutinho (24 millones brutos por temporada), Antoine Griezmann (34 millones) y Ousmane Dembelé (12 millones). Todos ellos por un precio de traspaso muy elevado y con una alta ficha salarial. Además, el Barça empezó a aumentar los sueldos para evitar que estos equipos con mayor poder adquisitivo siguieran robando jugadores.

Ejemplo significativo de ello, pero no el único, es Samuel Umtiti, renovado antes del Mundial de Rusia 2018 hasta verano de 2023. El central francés, uno de los grandes deseados en ese momento, sigue percibiendo 12 millones de euros brutos por curso. Blindar a los jugadores deseados tiene su precio y ahora se está pagando esa estrategia a base de talonario.

 
Hoy destacamos