Palco

victor font cara susto / CULEMANIA

victor font cara susto / CULEMANIA

Las meteduras de pata de Víctor Font que le obligan a rectificar

El candidato de 'Sí al Futur' pierde credibilidad por momentos al dar marcha atrás con muchas de sus afirmaciones

Redacción Culemanía @culemanias

11.12.2020 23:47h Actualizado: 12.12.2020 12:56 h.

2 min

Víctor Font siempre ha defendido que su candidatura, Sí al Futur, era una de las mejor preparadas para dirigir al FC Barcelona. Tras más de siete años trabajando en este proyecto, aprovecha cada aparición pública para sacar pecho de esta organización, e incluso no duda en atacar a otros precandidatos que demuestran tener proyectos mucho más recientes y embrionarios. 

Esta confianza en sí mismo está provocando un sentimiento de reticencia por parte del socio. A lo que se le está sumando en las últimas semanas también una sensación de desconfianza, a raíz de sus contínuas meteduras de pata. Font se está viendo obligado a rectificar la mayoría de sus declaraciones, al mojarse en exceso con promesas que, posteriormente, se está dando cuenta que no puede cumplir. 

Xavi Hernández en un acto del Barça / EFE

Xavi Hernández en un acto del Barça / EFE

Empezando por su supuesta joya de la corona: Xavi Hernández. Desde el primer momento, el empresario apostó por el de Terrassa como su principal arma para devolver al club a la gloria. La intención es que llegue como entrenador si él sale escogido presidente, pero a la vez darle máximo poder en todo el área deportiva. Un mensaje que cambió en sus últimas apariciones, seguramente al ver que no tiene asegurada la victoria. Ahora, para Font "Xavi es patrimonio del Barça" y cualquier candidato debería contar con él. Algo que tuvo que matizar después de haber dicho por activa y por pasiva que Xavi era la piedra angular de su proyecto y que toda su estructura estaría supervisada por él. 

Koeman y Griezmann 

El líder de Sí al Futur también fue muy contundente al afirmar, hace pocos meses, que "Koemanno seguirá ni aunque gane el triplete". Poco ha tardado en matizar sus palabras, recalcando que es muy fan suyo y que incluso tenía en el contestador de su casa el gol de Wembley. Lo define como un "pobre hombre" que ha llegado en el peor momento, e insistió en que fue un error garrafal o flagrante sus palabras sobre el holandés, aunque se excusó con que la declaración fue sacada de contexto. 

Ronald Koeman, dando instrucciones a un suplente Griezmann | EFE

Ronald Koeman, dando instrucciones a un suplente Griezmann | EFE

Por otra parte, fue muy crítico el empresario con el papel de Antoine Griezmann. Incluso afirmó que él no lo habría firmado. No obstante, tras el paso del francés por los micrófonos de Universo Valdano y evidenciar su enfado por estas palabras, de nuevo optó por retroceder y apuntar que su intención no era devaluarlo, que es patrimonio del club y hay que apoyarlo

Guiño independentista 

Finalmente, el súmmum de las meteduras de pata llegó este viernes. Sí al Futur anunció el fichaje del excandidato Jordi Majó para aportar su experiencia en los ámbitos económico, empresarial e institucional en la junta directiva de Font, con quien tenía en común el querer impulsar el voto electrónico en el día a día del club. Unas horas después, ya estaba fuera, a causa de unos mensajes en las redes sociales que eran "incompatibles" con los principios de su proyecto. 

Bartomeu recibió a Puigdemont en el palco del Camp Nou antes de exiliarse / EFE

Bartomeu recibió a Puigdemont en el palco del Camp Nou antes de exiliarse / EFE

Horas más tarde, el mismo Majó reconoció que el principal motivo fue sus ataques en redes al independentismo, y a figuras como Carles Puigdemont. Un fichaje que, de nuevo, demostró la improvisación de Font con su plan. Asimismo, también evidenció la intención de Víctor Font de hacer independentismo desde el Barça si consigue acceder el palco presidencial. "El Barça no debe ser una herramienta política", aseguró Font hace unos meses. Una afirmación que, visto su historial, parece difícil que vaya a cumplir. 

 
Hoy destacamos