Palco

Jaume Roures se enfrentó al Barça en los juzgados por un supuesto espionaje/ Redes

Jaume Roures se enfrentó al Barça en los juzgados por un supuesto espionaje/ Redes

Los motivos del Barça para demostrar su inocencia en el caso de espionaje a Mediapro

Así lo determinó el juzgado de Instrucción de Barcelona en un auto al que ha tenido acceso 'Culemanía'

Pau Beya Acero @pbeya96

28.01.2020 04:06h

2 min

Hace unos días, el FC Barcelona anunció a través de un comunicado oficial su doble triunfo en los juzgados frente a Jaume Roures y su compañía, Mediapro. La primera causa estaba relacionada con los derechos publicitarios y la segunda, más delicada, por el presunto espionaje al empresario entre 2009 y 2011.

En 2018, la Policía Nacional elaboró un informe pericial en el que se detallaba la existencia de una red de espionaje que controló 15.000 correos de Jaume Roures. El mencionado informe recogía documentación del ordenador de Robert Cama, trabajador de Mediapro hasta 2011 y posteriormente contratado por el FC Barcelona.

Cama, Sandro Rosell y Joan Carles Raventós, también empleado del club, figuraban en la denuncia que interpuso el empresario catalán en 2016. El informe confirmó que los dos últimos eran receptores de los correos que recibía Roures. En la querella, Roures también incluyó al FC Barcelona como persona jurídica que supuestamente se habría beneficiado del espionaje. De hecho, el club azulgrana reconoció que Cama hizo trabajos informáticos, pero que nada tenían que ver con servicios de espionaje.

Defensa

Tal y como informó el FC Barcelona hace unas semanas, el juzgado de Instrucción número 8 de Barcelona decretó el sobreseimiento provisional de la entidad catalana en la causa. El auto, al que ha tenido acceso Culemanía, explica que las diligencias no permiten sostener la existencia de indicios de criminalidad para demostrar la participación del club en los hechos.

Jaume Roures en una imagen de archivo / EFE

Jaume Roures en una imagen de archivo / EFE

Tras conocer la querella, el Barça, a través de sus servicios jurídicos, presentó un escrito exponiendo los motivos por los cuáles no debía estar involucrado en la causa. En primer lugar, la organización exponía que ninguno de los hechos que se investigaron fue en beneficio del FC Barcelona, por lo que no se podía imputar el título de responsabilidad penal.

No solo eso, sino que teniendo en cuenta los correos electrónicos que se adjuntaron a la querella, debía considerarse que el Barça había sido víctima, y no beneficiario, del espionaje, pues en los mencionados emails había algunos recibidos o remitidos por personas vinculadas con el club, incluso algunos con el dominio del correo corporativo.

Reforma del Código Penal

El FC Barcelona se acoge también a la reforma del código penal en materia de responsabilidad de la persona jurídica, que entró en vigor en diciembre de 2010. Explica que desde entonces los correos interceptados y reenviados son pocos y nunca a direcciones de correo con el dominio corporativo del club, por lo que no obtuvo ningún provecho.

El expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, en su comparecencia con la ACDE / ESPORTS

El expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, en su comparecencia con la ACDE / ESPORTS

Por último, la entidad recalca que el único indicio para creer que el FC Barcelona ha participado en los hechos es la vinculación laboral de alguno de los investigados. Puntualiza, además, que todo se remonta a 2009, cuando Rosell aún no era presidente y Raventós y Cama no trabajaban en el club.

Tras esta defensa, el juzgado de Primera Instancia decretó el sobreseimiento provisional de la causa respecto del club azulgrana, pero sin embargo continuó las actuaciones respecto de Sandro Rosell, Joan Carles Raventós y Robert Cama.

 
Hoy destacamos