Palco

Ansu Fati en un partido con el Barça / EFE

Ansu Fati en un partido con el Barça / EFE

Neymar, Ansu Fati y el mejor negocio posible para las arcas del Barça

El fichaje del futbolista brasileño hubiera imposibilitado el descubrimiento de Ansu Fati

Pau Beya Acero @pbeya96

24.09.2019 00:42h Actualizado: 30.09.2019 19:12 h.

2 min

Una vez cerrados los fichajes de Frenkie de Jong, Neto Murara, Antoine Griezmann Junior Firpo, el FC Barcelona se fijó como último gran objetivo del mercado de traspasos la incorporación de Neymar Jr. El futbolista brasileño manifestó a principios de verano que quería salir del París Saint-Germain y reconoció, aunque nunca públicamente, que quería regresar al Camp Nou.

El delantero, los azulgranas y el PSG fueron los protagonistas del culebrón del verano. Ambos clubes negociaron de forma intensa e incansable para tratar de llegar a un acuerdo lo antes posible. Las exigencias fijadas desde el Parque de los Príncipes eran muy elevadas, terminó el mercado y Neymar se quedó en París contra su voluntad.

Daño económico

El FC Barcelona pasó de considerarlo "solo si era una oportunidad de mercado" a estar dispuesto a tirar la casa por la ventana por él. Pese al fichaje de GriezmannNeymar parecía imprescindible para Bartomeu, un sector de la junta directiva y el núcleo duro del vestuario. Así lo evidenciaron los contínuos viajes a París.

Neymar, lamentando una jugada con el PSG / EFE

Neymar, lamentando una jugada con el PSG / EFE

Desde la parcela económica alertaban de los peligros del regreso de Neymar. Su fichaje hubiera comprometido la salud económica del club. A día de hoy, el Barça crece más en gastos que en ingresos, e incorporar a un futbolista con el salario del brasileño sumado al coste del fichaje hubiera dejado las arcas de la entidad tiritando.

Más allá de los números, el FC Barcelona también habría perdido activos de gran valor. Si hubiera aceptado la última contraoferta del París Saint-Germain, Rakitic Todibo habrían salido traspasados y Dembelé, cedido. Y además, debería haber pagado 130 millones. Una operación que a largo plazo tenía más posibilidades de salir cruz que cara.

Descubrimiento

No solo eso, sino que el regreso de Neymar hubiera privado al barcelonismo de descubrir a Ansu Fati. El delantero español de origen guineano está siendo una de las grandes revelaciones de este inicio de temporada. Tiene desparpajo, regate, velocidad y mucho gol. Nadie sabe qué deparará el futuro, pero es evidente que es uno de los grandes proyectos del fútbol mundial. Con 16 años ha puesto el Camp Nou patas arriba.

Una foto de Ansu Fati celebrando su gol ante el Valencia / FCB

Una foto de Ansu Fati celebrando su gol ante el Valencia / FCB

Producto de su brillante presente y su ilusionante futuro, ya tiene un valor de mercado de 25 millones. Y con solo cinco partidos disputados a primer nivel. Ansu necesita minutos, oportunidades y regularidad, y con Neymar todo esto no lo hubiera tenido. De hecho, probablemente sería un desconocido para el gran público.

Muchos se tiraron de los pelos por el no fichaje del futbolista del París Saint-Germain. Su talento y capacidad para desequilibrar es indudable, pero resulta evidente que económicamente era una operación de mucho riesgo. El FC Barcelona tenía mucho que perder y al no incorporarlo ha ganado a Ansu Fati.

 
Hoy destacamos