Palco

Koeman y Laporta en un fotomontaje / Culemanía

Koeman y Laporta en un fotomontaje / Culemanía

La política comunicativa del Barça hace aguas

El club no ha sabido mantener un control en las declaraciones desde que Laporta volvió a la presidencia

Oriol Quintana | Víctor Malo

24.09.2021 23:32h Actualizado: 25.09.2021 21:21 h.

4 min

Los primeros meses de mandato de Joan Laporta al frente del FC Barcelona se han caracterizado por la improvisación total y el ruido mediático. El ambiente está muy tenso y tanto el presidente --y sus personas de confianza-- como Ronald Koeman se han encargado de echar más leña al fuego con sus declaraciones.

Todo empezó con una entrevista del máximo mandatario en la televisión catalana. A principios de setiembre ratificó al técnico y puso sobre la mesa una posible renovación, pero ante la prensa se filtró que solo seguiría si se cumplían una serie de condicionantes. Las reuniones de la directiva con la prensa y las filtraciones a medios afines a la junta directiva han molestado al técnico.

"El chapucerismo es buscado"

No termina aquí, recientemente hemos visto como Laporta ha intentado explicar su relación con el entrenador y rebajar la tensión con vídeos grabados de manera discutible en su despacho. “El chapucerismo es buscado, por supuesto. Uno no se reitera en el error dos semanas seguidas”, comentan algunas voces expertas. Imagen poco seria.

Laporta en uno de sus vídeos / FC Barcelona

Laporta en uno de sus vídeos / FC Barcelona

Si desde la presidencia la política de comunicación ha dejado mucho que desear, tampoco se puede aplaudir la estrategia que ha adoptado Ronald Koeman. Ya son varias las entrevistas polémicas que ha concedido en su país y que han llegado en cuentagotas a Barcelona. “Le dije que me dijera que no soy suficientemente bueno para entrenar el equipo” y “gracias a mí, este club tiene futuro”, entre sus declaraciones más polémicas.

El último episodio llegó este miércoles en la sala de prensa de la Ciutat Esportiva Joan Gamper. El entrenador compareció ante los medios de comunicación y se limitó a leer un comunicado en el que pedía el apoyo de todos. Más allá del hecho, sorprende que el club no tuviera constancia de ello hasta minutos antes de que empezara la lectura. Falta de comunicación y de organización.

Falta de control

El departamento de comunicación queda muy discutido ante estas declaraciones y la figura más señalada es la del Dircom, Álex Santos, que podría durar menos tiempo del previsto en el cargo. En algunos círculos cercanos a Laporta se comenta que ya se le está buscando sustituto después de que sea notablemente conocido que inicialmente no se quería contar con él para ese cargo, sino para algo inferior, como jefe de prensa, y se fracasó en el intento de convencer a Gabriel Martínez, del Sabadell.

La forma de emitir los mensajes no convence ni parece estar coordinada. Pese a contar con una portavoz de la junta, Maria Elena Fort, que apenas comparece en público, prácticamente cada día hay declaraciones de algún tipo desde dentro de la entidad ya sea el propio presidente, el entrenador, jugadores por las redes o el asesor de la presidencia. Ni siquiera se sabe si la portavoz hablará siempre después de las reuniones de junta directiva ya que empezó haciéndolo y no se ha repetido.

Los improvisados relevos de Amor 

En el plano deportivo, más allá del entrenador y los jugadores, Rafa Yuste y Ramón Planes están asumiendo últimamente el rol de portavoces desde la esfera institucional antes y después de los partidos. Otro hecho que sorprende teniendo en cuenta sus cargos y que sirve para ahorrar el salario que percibía Guillermo Amor. Es importante recordar que normalmente los secretarios técnicos no ejercen de portavoz en el Barça, pues son los encargados de fichajes y mercado. Cuando se hizo con Andoni Zubizarreta siendo director deportivo, le costó el cargo. 

Ronald Koeman, en la rueda de prensa previa al Barça-Getafe / FCB

Ronald Koeman, en la rueda de prensa previa al Barça-Getafe / FCB

Es evidente que falta un control en las apariciones públicas y la improvisación también se ha trasladado al campo de la comunicación. Se habla desde cualquier plataforma --televisión, redes sociales, ruedas de prensa…--, sin ninguna estrategia y parece que sin ánimos de rebajar la tensión. Pocos grandes de Europa presentan tal desbarajuste en la política comunicativa.

Las filtraciones son una constante y prácticamente hay declaraciones polémicas hacia un lado y hacia otro cada pocos días. Sin ir más lejos, después del partido contra el Cádiz vimos un nuevo ejemplo de descontrol comunicativo. Salieron a hablar Rafael Yuste, Ramon Planes, Gerard Piqué y Sergi Roberto. Los cuatro mandaron un mensaje diferente al del entrenador en la rueda de prensa previa al encuentro. Descartaron conformarse quedar entre los cuatro primeros y pusieron en valor el potencial de la plantilla.

Más ejemplos

No solamente se ha podido ver una falta de estrategia comunicativa en los mensajes de Koeman y Laporta que han avivado la tensión entre ambos. Los futbolistas y miembros de confianza de la junta directiva también hacen lo que quieren exponiendo sus opiniones en medios de comunicación.

Enric Masip, asesor a la presidencia y habituado a dar su opinión en redes sociales, es el último ejemplo. Compareció el pasado martes en la televisión catalana para discutir la continuidad de Koeman y mandarle un mensaje a Gerard Pique. “El futuro del técnico depende de los resultados y el juego. ¿Despedir a Koeman? No digo que ni sí y que ni no”, comentó volviendo a poner al míster en el punto de mira.

Enric Masip, asesor deportivo del Barça, habla de la situación de Koeman en TV3 / Redes

Enric Masip, asesor deportivo del Barça, habla de la situación de Koeman en TV3 / Redes

Los jugadores también se mojan cuando lo consideran, de manera diferente y soltando titulares sin consecuencias. Ya no lo hacen en ruedas de prensa organizadas por el propio club, sino que ahora apuestan por plataformas como Twitch, desde sus casas --como hemos visto con Gerard Piqué y Sergio Agüero--, o programas de entretenimiento, como La Sotana.

Más descontrol. Este miércoles se conoció que el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 5 de Madrid había multado al Barça por incumplir el reglamento de retransmisiones deportivas en 2019. Uno de los jugadores por el que la entidad fue sancionada es Piqué, que no habló en Movistar Plus y fue directamente a la zona mixta.

 
Hoy destacamos