Palco

Una estelada y una bandera española, en el Camp Nou / EFE

Una estelada y una bandera española, en el Camp Nou / EFE

¿Puede volver la selección española al Camp Nou con Laporta?

Laporta rechazó la idea hace poco más de un año, pero las circunstancias han cambiado desde entonces

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

29.03.2022 01:11h Actualizado: 29.03.2022 09:26 h.

3 min

¿Veremos a la Roja jugando en el Camp Nou bajo el mandato de Laporta? Es una pregunta recurrente estos últimos días, sobre todo a raíz del éxito y el buen ambiente que se vivió este fin de semana en Cornellá-El Prat. Con varios jugadores del FC Barcelona en el once de Luis Enrique, la selección superó in extremis a Albania (2-1) ante los más de 32.000 espectadores que llenaron el RCDE Stadium, con una capacidad para 40.000.

Viendo la normalidad y el ambiente festivo con que transcurrió todo, además de otros factores como la presencia masiva de futbolistas culés en el equipo nacional, cada vez son más quienes se plantean la posibilidad de que España pueda jugar en el Camp Nou por primera vez desde el 21 de enero de 1987, cuando se enfrentó en un amistoso contra la Holanda que entrenaba un viejo conocido, Rinus Michels. ¿Se lo planteará también Laporta? Lo cierto es que, hace poco más de un año, su respuesta al respecto fue cuanto menos contundente.

"Luis Rubiales es una persona inteligente que sabe que lo mejor para la selección es jugar donde tiene más apoyo, como Sevilla, Valencia, Madrid... y quizá aquí no sea el lugar más adecuado. Que la selección española no juegue en el Camp Nou es la mejor decisión porque la situación no reúne las condiciones más positivas para que lo haga", dijo entonces el actual mandatario del FC Barcelona, en plena campaña electoral y antes de que se celebrasen los comicios que le acabaron aupando de nuevo a la presidencia del club.

Crecen los argumentos

Resulta complicado que su postura haya variado en tan poco tiempo, aunque sea ligeramente. Existen factores, eso sí, que están alterando el contexto anterior. Con Luis Enrique como entrenador de la Roja, hasta ocho jugadores de la plantilla culé pueden formar parte de las convocatorias nacionales de forma habitual, siempre y cuando estén en buenas condiciones físicas. Se trata de Pedri González (el nuevo dorsal 10), Gavi, Sergio Busquets, Adama Traoré, Ansu Fati, Ferran Torres, Éric García y Jordi Alba, sin contar a un Nico González que podría hacerlo si tuviera más minutos bajo el mando de Xavi.

En el RCDE Stadium, además, el ambiente fue el mejor posible. Desde Culemanía hemos hablado con uno de los asistentes al España-Albania, que nos ha detallado el ecosistema "familiar y festivo" sobre el que se desarrolló el encuentro. "Fue una fiesta en todo momento. Había gente haciendo una hora de cola para hacerse fotos con una reproducción de los trofeos de las Eurocopas y el Mundial... Y el estadio, casi lleno". El partido transcurrió sin incidentes, a excepción de algún cántico aislado de "Puigdemont, a prisión", que pudo escucharse en los aledaños del estadio, en la Fan Zone más alejada.

Fuera del ámbito deportivo y social, no es ningún secreto que el independentismo catalán parece haberse calmado en los últimos años. Sigue latente, pero las tensiones en la calle han ido a menos y, en la vertiente política, las posturas diferenciadas entre el Gobierno y la Generalitat intentan acercarse a base de diálogo. El hecho de que España haya jugado en Barcelona tan recientemente, rompiendo así un hielo de 18 años de gestación, abre la veda para que la diligencia española pueda regresar de forma algo más habitual a la capital catalana.

Desde la llegada de Joan Laporta y su junta directiva, la realidad es que se ha trabajado para que las relaciones entre la entidad culé y el gobierno catalán sean las mejores. Se ha invitado a partidos señalados en el Camp Nou al presidente de la Generalitat, como al clásico de la primera vuelta ante el Real Madrid, y ha vuelto a sonar Els Segadors por la megafonía del estadio. Laporta, sin embargo, no ha tenido ese tipo de acercamientos con el ámbito político más nacional, y tampoco con el presidente de la patronal de clubes, Javier Tebas.

El rey de la rectificación

El tiempo ha demostrado, en cualquier caso, que el actual presidente culé es el rey de las rectificaciones. Dijo que no ficharía a Xavi Hernández para relevar a Ronald Koeman cuando más se le preguntaba, y finalmente lo hizo. Antes, en verano, llegó a decir que una de las máximas prioridades era la renovación de Leo Messi, y a última hora decidió dar puerta al argentino. En este sentido, ¿quién dice que no vaya a cambiar de opinión en este aspecto? O, al menos, consultarlo hipotéticamente con los socios en asamblea para obtener un sondeo orientativo.

El líder de la plataforma Barcelona con la Selección, Nacho Pla, ya advirtió en los últimos días que el objetivo de su organización, después de haber promovido el regreso de España a Catalunya y a Barcelona, es que pueda jugar en el Camp Nou. Habría que ver si esta voluntad es secundada por una cantidad destacada de socios culés o si, por el contrario, se queda sin el apoyo suficiente. La cuestión está en el aire y, pese a que la postura de Laporta en este tema parece inamovible, nunca hay que dar nada por hecho. Menos aún con los cambios de opinión de Jan como antecedente.

 
Hoy destacamos