Palco

Joan Laporta, eufórico, tras ganar las elecciones de 2003 / EFE

Joan Laporta, eufórico, tras ganar las elecciones de 2003 / EFE

Los pufos de Laporta: más allá de comisiones y fichajes extraños

El actual presidente del Barça pagó 11 millones de euros a Raiola por el traspaso de Ibrahimovic

Lluís Regàs @LluisRegas

28.01.2022 00:37h Actualizado: 28.01.2022 04:16 h.

3 min

Joan Laporta, presidente del Barça, se agarra a tres argumentos para denunciar ante la Fiscalía Provincial de Barcelona a Josep María Bartomeu, su antecesor en el cargo: pagos fraccionados a algunos proveedores, la comisión que se abonó en el fichaje de Malcom y la indemnización de 1,5 millones de euros al Club Esportiu Laietà, argumentos que chocan con algunos pufos de su primera etapa como máximo dirigente azulgrana. Entre ellos, el pago de 11 millones de euros a Mino Raiola por el fichaje de Zlatan Ibrahimovic en 2009.

La actual junta directiva desliza, por ejemplo, que el club pagó una comisión excesiva en el traspaso de Malcom, gestionado por Junior Minguella, hijo del ex agente y ex candidato a la presidencia del Barça, Josep Maria Minguella. Por el futbolista brasileño se pagaron 41 millones de euros al Girondins de Burdeos en una operación relámpago. La Roma ya había anunciado su fichaje, que bloqueó el Barça con una oferta a la desesperada.

El fichaje de Ibrahimovic

Nueve años antes, con Laporta en la presidencia, el Barça fichó a Ibrahimovic en una operación más compleja todavía. El club azulgrana pagó 66 millones de euros al Inter de Milán, que logró los derechos de Samuel Eto'o, y acordó una comisión que alcanzó los 11 millones de euros.

Ibrahimovic y Laporta
Zlatan Ibrahimovic y Joan Laporta en la presentación oficial del delantero sueco / FCB

Ibrahimovic firmó un contrato por cinco temporadas, de las que solo cumplió una, con el Barça a cambio de 12 millones de euros anuales. Raiola se aseguró el 10% de la cantidad pactada durante cinco años, independientemente de si el delantero jugaba uno, dos, tres, cuatro o cinco años en el Camp Nou. Además, percibió una comisión que algunas fuentes estiman en tres millones de euros. Toni Freixa, ex candidato a la presidencia del Barça, aseguró que la prima de fichaje fue de cinco millones.

Maxi López, Henrique y Keirrison

Otro fichaje que suscitó algunos recelos fue el de Maxi López, en enero de 2005. El Barça pagó 6,5 millones de euros al River Plate por un futbolista que medio año antes costaba un millón. Esa es la cifra que el club de Buenos Aires le pidió a Daniel Sánchez Llibre, presidente del Espanyol, cuando quiso contratarlo. Las comisiones del fichaje subieron a 900.000 euros. Sin embargo, algunas teorías sugieren que de los 6,5 millones solamente llegaron cuatro a River Plate y los otros 2,5 se quedaron por el camino. 

Joan Laporta con Sandro Rosell / EFE
Joan Laporta y Sandro Rosell, que fue espiado entre 2008 y 2010 por detectives de Método 3 / FCB

Extraños también fueron los fichajes de Henrique y Keirrison, dos futbolistas brasileños que nunca jugaron con el Barça. Por ambos, el Barça pagó 22 millones de euros. No llegaron a ser presentados. 

Viladecans y Método 3

Si sorprendente fue la indemnización que cobró el Laietà en compensación por las molestias causadas con el derribo del Miniestadi, no menos inaudita fue la compra de unos terrenos en Viladecans por 18 millones de euros con el propósito de levantar la Ciutat del Soci en esas 27,8 hectáreas. Hoy, su valor es seis veces inferior porque no se puede construir en esos terrenos.

Laporta también tuvo que dar explicaciones en su día por los trabajos que entre 2008 y 2010 encargó a la agencia de detectives Método 3 para que espiara a varias personas. Entre ellas, algunos directivos –los vicepresidentes Joan Franquesa, Jaume Ferrer, Joan Boix y Rafael Yuste-- y exdirectivos –Sandro Rosell-- del Barça. La agencia también siguió al futbolista Gerard Piqué, presuntamente por recomendación de Pep Guardiola, entonces técnico azulgrana.

Uzbekistán: un negocio de 10 millones

Otro caso que retrató a Laporta fue el cobro de 10 millones de euros por asesorar a un magnate de Uzbekistán cuando era presidente del Barça.

Joan Laporta y Bayram Tutumlu, en las oficinas del Barça / FCB
Laporta y Bayram Tutumlu, en las oficinas del Barça / FCB

El máximo dirigente del Barça, a través de su despacho de abogados –Laporta & Arbós advocats— facturó 10,15 millones de euros a Zeromax, una empresa de Miradil Djalalov, “por la prestación de servicios de consultoría empresarial durante tres años”.

El forensic, el martes

Laporta admitió el cobro de dicha cantidad durante un juicio civil en el que el intermediario Bayram Tutumlu, antiguo representante del futbolista Michael Laudrup, le reclamaba el 10% de los negocios con el magnate de Uzbeko.

Ahora, el mismo Laporta expondrá el martes 1 de febrero los resultados del forensic que encargó la junta directiva del Barça sobre la gestión de Bartomeu, quien asegura que está “muy tranquilo” y califica de “infantiles” los argumentos del actual presidente del Barça para presentar una demanda ante la Fiscalía Provincial de Barcelona.

 
Hoy destacamos