Palco

Joan Laporta en el acto de presentación de su candidatura / EFE

Joan Laporta en el acto de presentación de su candidatura / EFE

¿Quién es Joan Laporta?

El expresidente lleva desde 1998 en el entorno del FC Barcelona

Oriol Quintana @urikingkat

19.01.2021 00:28h Actualizado: 18.03.2021 08:59 h.

5 min

Joan Laporta Estruch (1962) es uno de los nombres más conocidos del entorno del FC Barcelona en el siglo XXI. Ha estado ejerciendo de presidente, de opositor de Núñez y de candidato a las elecciones. También dio pasos en el mundo político, llegando a ser diputado del Parlament de Catalunya y concejal en el Ajuntament de Barcelona.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y fundador del bufete de abogados Laporta & Arbós empezó haciéndose un nombre en el entorno azulgrana en 1998. A los 35 años formó parte de la candidatura de Àngel Fernández en unas elecciones donde José Luis Núñez volvió a ganar.

Un año después acaparó todos los focos liderando la plataforma Elefant Blau, donde se promovía una moción de censura contra el presidente. Consiguieron las firmas necesarias, pero en referéndum final aglutinaron 24.863 votos para acabar con el mandato presidencial por 40.327 que no. La moción no prosperó.

Laporta, tras conseguir la victoria en las elecciones de 2003 | EFE

Laporta, tras conseguir la victoria en las elecciones de 2003 | EFE

Volvió a integrarse en otra candidatura presidencial, en este caso fue a la del publicista Lluís Bassat en el año 2000. El presidente escogido fue Joan Gaspart, que solamente duró tres años en la presidencia. Durante ese periodo, el abogado fue creando un grupo de gente joven y muy prometedora con el objetivo de participar en los próximos comicios.

Su gran momento fue en las elecciones de 2003, dando la sorpresa y superando a Bassat en las urnas. Una candidatura joven, con Laporta en la cabeza con 41 años y acompañado de Sandro Rosell, Josep Maria Bartomeu y Jordi Monés; llegaba al trono culé. Primer, el Barça consiguió un 52,57% de apoyo en las urnas (27.138 votos).

Este grupo de jóvenes transmitía un cambio generacional que cautivó a los socios, desde sus presentaciones más tecnológicas al dominio de los idiomas. También se dividían funciones según la parcela que tocara debatir: Rosell, la deportiva; Soriano, la económica. Además, el último día de campaña se vinculó con ellos el nombre de David Beckham (Manchester United).

Presidencia con altibajos

Joan Laporta contaba desde el primer día con el apoyo de Johan Cruyff, algo que le acompañó hasta el final del mandato. El vicepresidente deportivo, Sandro Rosell, reestructuró el área deportiva y fichó al exfutbolsita Txiki Begiristain como secretario técnico. Empezaba así un cambio de ciclo que se debía afrontar.

Esa primera temporada (2003-04), se dio de baja a Radomir Antic para dar la bienvenida a Frank Rijkaard, una apuesta muy discutida por su inexperiencia. También llegaron jugadores que en un futuro serían muy importantes como Ronaldinho, Rafa Márquez o Giovanni Van Bronckhorst. Ese primer año de transición terminó con la Copa Catalunya.

Laporta y Rosell en el palco del Camp Nou en una imagen de archivo / EFE

Laporta y Rosell en el palco del Camp Nou en una imagen de archivo / EFE

En su primer curso destacó, más allá del aspecto deportivo, en el área social, llegando a incrementar en 25.000 el número de socios (130.000 en total) y la lucha contra la violencia. Echó al grupo Boixos Nois del estadio por el que recibió insultos y amenazas de muerte.

Una temporada después se consolidó su modelo Barça ganando la Liga sin apenas dar opciones a los rivales con jugadores como Eto’o, Deco, Giuly, Larsson o Belletti. En el ámbito institucional, se fue erosionando la relación con algunos de los miembros de la junta directiva como Rosell por cambios en el organigrama. En junio de 2005, cuatro directivos dejaban la junta de Laporta: Sandro Rosell, Jordi Monés, Josep Maria Bartomeu y Jordi Moix.

Sobre el césped, el Barça seguía tocando la gloria. En el 2006 se consiguió la segunda Champions de la historia y otra Liga. Como que, según los Estatutos, los mandatos debían de ser de cuatro años, se obligó desde la justicia a convocar elecciones, que Laporta volvió a ganar al ser el único precandidato en entregar las firmas. Empezaba otro mandato del abogado.

Los dos siguientes cursos (2006-07 y 2007-08) fueron para olvidar, totalmente en blanco. Se inició una moción de censura por parte del socio Oriol Giralt. Ganó con claridad, pero no tuvo las dos terceras partes que marcan los Estatutos (60,6% contra 37,75%). Pese la crisis deportiva, el presidente estaba legitimado a seguir en el cargo.

En verano de 2008 se generaron dos grandes acontecimientos. Primero, segunda fuga de directivos de la junta directiva: Albert Vicenç, Ferran Soriano y Marc Ingla; entre otros. Y segundo, se dio la confianza a Pep Guardiola para que asumiera la responsabilidad de entrenar al primer equipo. El resto es historia.

Joan Laporta y Pep Guardiola / EFE

Joan Laporta y Pep Guardiola / EFE

De 2008 a 2010 los culés vivieron en una nube. Un sextete nunca visto, un equipo que jugaba al más puro estilo Dream Team y un equipo liderado por Leo Messi, que apuntaba a ser el mejor jugador de la historia. Periodo glorioso que Joan Laporta vivió por todo lo alto. Las imágenes bañándose en cava le acompañarán toda la vida. Bajo su mandato, el Barça consiguió 59 títulos oficiales.

Vinculado a la política

Joan Laporta nunca ha escondido su ideología política, independentista, y siempre ha estado vinculado más o menos a este mundo En los años 90 era miembro de Partit per la Independència, que terminó disolviéndose en 1999. También se le vinculó con CiU y ERC. Durante su mandato en el Barça, forzó la dimisión de su cuñado Alejando Echeverría al pertenecer a la Fundación Francisco Franco.

Cuando dio el salto a la política por la puerta grande fue en 2010, cuando dejó la presidencia culé. Fundó Democràcia Catalana y se integró al partido de Solidaritat Catalana per la Independencia, liderada por él mismo y Alfons López Tena. Obtuvieron cuatro escaños en el Parlament de Catalunya y fue el expresidente quien ocupó uno de ellos.

Imagen de archivo de Joan Laporta con Carles Puigdemont / Redes

Imagen de archivo de Joan Laporta con Carles Puigdemont / Redes

En 2011 dio el salto a la política municipal. Democràcia Catalana se unió con ERC y Regarupament para ir unidos a las elecciones municipales de Barcelona bajo el nombre Unitat per Barcelona. Consiguieron dos concejales, uno de ellos para Laporta. Se quedó hasta 2015, cuando quiso regresar al Barça.

Dos veces candidato

En 2015 Laporta anunció que volvía a presentarse a las elecciones del FC Barcelona cinco años después de dejar el trono. Lo hacía con el objetivo de vencer a Josep Maria Bartomeu, que venía de levantar un triplete con Luis Enrique. Se rodeó de viejas glorias --como Abidal, Alexanko, Giuly, Grimau, Masip…-- e incluso jugó la carta de los fichajes con Paul Pogba.

Aunque muchos le reprochan las pocas granas que puso en esas elecciones, consiguió quedar en segunda posición con 15.615 votos (33,03%), muy por detrás del presidente (25.823, 54,63%). Sus pilares “Cruyff, la Masia, Catalunya y UNICEF” no fueron suficientes para convencer al socio.

Joan Laporta apostó por Abidal para su candidatura a las elecciones de 2015 / EFE

Joan Laporta apostó por Abidal para su candidatura a las elecciones de 2015 / EFE

En 2021 ha vuelto a las elecciones con la candidatura Estimem el Barça y asumiendo el papel de favorito. Consiguió recoger 10.257 avales para pasar a ser oficialmente el candidato y luchó con Víctor Font y Toni Freixa para ser el próximo presidente de la entidad. 

Regreso a la presidencia

El domingo 7 de marzo de 2021, el abogado volvió a ser presidente del FC Barcelona. Venció las elecciones con 30.184 votos, lo que significa un 54,28% de los votos emitidos. Sus rivales, Víctor Font (16.679, 29,99%) y Toni Freixa (4.769, 8,58%) no pudieron hacer nada.

Diez días después de la victoria en las urnas, Joan Laporta fue investido presidente en el palco del Camp Nou. Asistieron 300 invitados, entre ellas personalidades de la entidad como Leo Messi, Gerard Piqué, Nikola Mirotic o los expresidentes. Su mandato empezó con un discurso optimista y esperanzador.

 
Hoy destacamos