Palco

Mateu Alemany en una imagen de archivo en Valencia / EFE

Mateu Alemany en una imagen de archivo en Valencia / EFE

¿Quién es Mateu Alemany?

El exdirector general del Valencia ha sonado con fuerza para ser una de las armas electorales de Joan Laporta

Oriol Quintana @urikingkat

24.11.2020 21:05h Actualizado: 24.11.2020 21:16 h.

2 min

Mateu Alemany (1963) puede ser una de las armas electorales de Joan Laporta en el FC Barcelona. Aunque la mayoría de medios han dado por hecho que sería el director general del equipo si el expresidente gana las elecciones, Culemanía puede asegurar que no será así. Seguramente ocuparía un cargo en la parecela deportiva. Abogado de formación, ha dedicado gran parte de su carrera laboral al mundo del fútbol.

Empezó sus pasos por los despachos muy joven de mano del club de su tierra, el Mallorca. En 1990, con Miquel Contestí en la presidencia, ocupó el puesto de adjunto a la gerencia del club. Siguió vinculado a la presidencia y al área deportiva durante diez años pese a todos los bailes de propietarios de la entidad insular.

En el año 2000 se hizo con la presidencia del club balear. Estuvo cinco temporadas como máximo mandatario y con él se levantó el último gran título que han ganado: la Copa del Rey de 2003, con Gregorio Manzano en el banquillo. Dos años después presentó su dimisión tras confirmarse el descenso a Segunda División.

Mateu Alemany como presidente del Mallorca / EFE

Mateu Alemany como presidente del Mallorca / EFE

De esa época destacaron operaciones importantes para explicar el éxito del proyecto como Walter Pandiani (RC Deportivo de la Coruña), Nene (cedido del Santos FC), Juan Arango (Club Puebla), Luis García (Real Murcia) o Samuel Eto’o (Real Madrid). Este último fue traspasado en 2005 al Barça por 27 millones de euros.

Su relación con el Real Madrid

A Mateu Alemany se le ha relacionado constantemente con el Real Madrid. En el año 2000, durante la primera etapa de Florentino Pérez a la presidencia, tuvo la posibilidad de recalar en el Santiago Bernabéu para ocupar el cargo de director general. “Ha sido una decisión muy difícil”, reconoció el balear que rechazó la oferta y asumió la presidencia del Mallorca.

“Sé que mi negativa conlleva sus riesgos, pero no dudé un instante en seguir vinculado al Mallorca, tras entrevistarme este fin de semana con el señor Antonio Asensio (propietario entonces del Mallorca)”, argumentó el abogado. Varias informaciones, posteriormente desmentidas, apuntaban a un posible veto del entrenador blanco Jorge Valdano.

Su paso por el Valencia

En marzo de 2017 Mateu Alemany aceptó la propuesta de Peter Lim, propietario del Valencia, para ser su director general. Con él llegó Marcelino García Toral y devolvieron el club a lo alto de la clasificación y levantaron una Copa del Rey en 2019 tras ganarle a la final al Barça de Ernesto Valverde (2-1).

Anil Murthy, Mateu Alemany y Marcelino en un entrenamiento / EFE

Anil Murthy, Mateu Alemany y Marcelino en un entrenamiento / EFE

En la capital del Turia es un personaje muy querido por el éxito que tuvieron sus apuestas en materia de fichajes. De su mano llegaron futbolistas como Francis Coquelin (14 millones, del Arsenal), Gonçalo Guedes (40, del PSG), Geoffrey Kondogbia (22, del Inter de Milán), Kevin Gameiro (16, Atlético de Madrid), Daniel Wass (6, del Celta de Vigo), Maxi Gómez (14,5, del Celta de Vigo) o Denis Cheryshev (6, del Villarreal). Pocos siguen actualmente en Mestalla.

Se fue en noviembre de 2019, dos meses después del adiós a Marcelino, por desavenencias con Peter Lim en la gestión de la dirección deportiva. Sentía que no se le mostraba confianza y que se le ponía impedimentos en los jugadores que quería traer avalados por el antiguo entrenador. Casualidad o no, desde entonces, el club che está en plena crisis institucional y social.

Candidato a la RFEF

Mateu Alemany ha sido una de las voces más críticas contra la política de Ángel María Villar y Luis Rubiales en la presidencia de la RFEF. Tal es así que en 2007 se postuló como presidenciable, pero finalmente se retiró ante la enorme dificultad de vencer a Villar, que tenía muchos más apoyos que él.

 
Hoy destacamos