Palco

Una foto de Ramon Planes, secretario adjunto del fútbol profesional del FC Barcelona / Twitter

Una foto de Ramon Planes, secretario adjunto del fútbol profesional del FC Barcelona / Twitter

¿Quién es Ramon Planes en la estructura del Barça?

El actual secretario adjunto del fútbol profesional cuenta con una extensa y dilatada carrera en el campeonato español

Claudia Granja @c_granjafranch

07.06.2019 18:41h

3 min

Es uno de los hombres con más peso en las decisiones deportivas del FC Barcelona, pero la figura de Ramon Planes pasa casi desapercibida a los ojos de los medios de comunicación. Es el actual secretario adjunto del fútbol profesional, mano derecha de Eric Abidal en la secretaría técnica, subordinado de Pep Segura en la dirección deportiva y otro de los vínculos entre la planificación deportiva y el cuerpo técnico.

Este domingo se cumple un año desde que el catalán llegó al FC Barcelona, procedente del Getafe, después de una extensa carrera por distintos clubs del panorama español a los que ha prestado servicio como director deportivo. Fue un fichaje que se fraguó en pocas semanas durante la reestructuración del área deportiva. Llegó Eric Abidal y seguidamente se incorporó Planes, después de que el Getafe permitiera su salida sin exigir ninguna compensación económica, pese a tener un año más de contrato y estar negociando, por aquel entonces, su renovación con la entidad azulona.

Llegó como un fichaje estratégico para completar dos vertientes importantes: en primer lugar, ser una figura de apoyo para el nuevo director deportivo, Eric Abidal, y el mánager general del área de fútbol, Pep Segura, y en segundo lugar, aportar su conocimiento del mercado, especialmente el español y el sudamericano, en materia de fichajes. 

Experiencia por doquier

Planes llegó después de un año en la capital madrileña y tras rechazar la propuesta del Sevilla FC, quien le había ofrecido el cargo de director deportivo semanas antes que el club catalán, pero que rechazó. Un 'no' que el presidente azulón, Ángel Torres, justificó con un "vendrán mejores oportunidades para Planes". Más tarde cobraron sentido.

El club catalán consiguió convencer al leridano del proyecto azulgrana y de su rol en una entidad de semejantes dimensiones. Su experiencia por distintos clubs de España fue crucial para que la dirección deportiva pusiera su nombre sobre la mesa.

Jugador de todas las categorías inferiores del Lleida, inició su carrera como director deportivo en el Hospitalet en 1999, cargo que ejerció hasta 2003. Con el final de temporada puso rumbo al Racing de Santander, donde estuvo hasta 2005. Un año irregular que le llevó al Alavés en 2006 y que en 2007 le devolvió a su ciudad natal, LLeida. 

El paso definitivo

Dicha experiencia llamó la atención del RCD Espanyol quien le contrató en 2007 como secretario técnico. Fue figura capital para las incorporaciones de jugadores como Philippe Coutinho y estuvo cerca de incorporar a Pastore y James Rodríguez. De hecho, Planes fue quien detectó el potencial del colombiano, pero el Espanyol no tenía 5 millones de euros y el Oporto terminó llevándose a James. En 2009 asumió el cargo de director deportivo hasta 2012, donde coincidió con Ernesto Valverde en el club blanquiazul.

Una foto de Ramon Planes

Una foto de Ramon Planes,  secretario adjunto del fútbol profesional del Barça /FCB

Una coincidencia que fue determinante para su incorporación al club azulgrana cuando Valverde llegó en 2017. Un año después de su llegada, la buena relación entre técnico y mánager ayudó a acercar posturas. En la 2014-15 estuvo en la secretaría técnica del Tottenham, donde volvió a formar un tándem sólido con Mauricio Pochettino como lo hiciera durante tres años en el Espanyol hasta que el técnico argentino dejó Cornellà-El Prat en 2012 rumbo al Southampton. Regresó a España para trabajar en el Elche como director deportivo. En junio de 2016 recaló en el Rayo Vallecano y en 2017 fichó por el Getafe. 

Un año después de volver a dejar muestra de sus conocimientos, la presencia del Txingurri en el Barça facilitó su desembarco en el catalán. Su figura ha sido de las pocas que se han mantenido al margen de la crítica social que ha recibido la dirección deportiva tanto por parte de la afición como por parte de la directiva. 

 

Hoy destacamos