Palco

Una foto de Víctor Font, futuro candidato a la presidencia del Barça

Una foto de Víctor Font, futuro candidato a la presidencia del Barça

¿Quién es Víctor Font?

Empresario, será futuro candidato a la presidencia del Barça y apoyó la moción de censura promovida por Agustí Benedito contra la actual directiva

Claudia Granja @c_granjafranch

24.01.2019 21:40h

3 min

Víctor Font podría ser el futuro presidente del FC Barcelona en las próximas elecciones que tendrán lugar en 2021. Una carrera que correrá por primera vez tras hacer un amago en 2015 que finalmente quedó en nada por falta de herramientas. Unas elecciones que ganó por goleada Josep Maria Bartomeu.

En verano anunció que volverá a presentar su candidatura a unas elecciones de las que todavía se desconocen todos los aspirantes, pero donde se presume que no le faltarán apoyos a tres años vista, una estrategia similar a la que recurrieron presidentes como Núñez, Laporta o Rosell. Intentó forma precandidatura, pero abortó. Bartomeu, que venía de ganar un triplete con el primer equipo, se postuló como la única opción viable y ganó con rotundidad en las urnas. 

Ahora con margen para proponer una campaña de cambio, utilizará el tiempo como principal herramienta para hacerse visible al barcelonismo.

¿A qué se dedica Víctor Font?

Font, de 45 años, es un empresario catalán que reside habitualmente en Dubai, ciudad en la que tiene ubicada su empresa Delta Partners Group, de la que es cofundador y CEO. Una empresa del sector de la consultoría, la banca de inversión y las inversiones del sector de las telecomunicaciones. Asimismo, también es uno de los fundadores del periódico catalán Ara, desde 2010, cuando se creó el editorial y que evidencia su postura política: nacionalista catalán. 

Una profesión que inició tras graduarse en administración y dirección de empresas y un MBA en ESADE en Barcelona. Una licenciatura que le abrió las puertas a Oliver Wyman, multinacional de la que fue socio y miembro del Comité Ejecutivo de tres continentes. 

Conoce el procedimiento

Font quiere ser un candidato real a sentarse en el palco del Camp Nou. Su sector nunca ha liderado la presidencia del Barça, pero conoce a la perfección el procedimiento. En 2010, formó parte del proyecto de Ferran Soriano, por aquel entonces presidente de Spanair, pero tuvo que retirarse por la negativa de la aerolínea a que se postulase como candidato. Fue entonces cuando Marc Ingla heredó la candidatura de Soriano con éste en la sombra y Font como futuro directivo del club.

Rosell arrasó en las urnas acabando con cualquier vínculo de los que habían sido próximos a Joan Laporta, como Font o Soriano, así como también hizo Bartomeu cinco años después. Esta vez, espera tener mejor fortuna y un proyecto consolidado para 2021. 

Regenerar el proyecto Barça

Tal y como anunció en verano, una de las bazas que piensa jugar a su favor Font es la regeneración del primer equipo del Barça. Dada la edad de los jugadores que conforman la plantilla actualmente, donde los pesos pesados superan la treintena de edad, Font quiere ser el impulsor de que se mantenga la política de la cantera y los fichajes de futuras promesas. Pese a su rivalidad directa con Bartomeu, el empresario felicitó este miércoles al presidente azulgrana después de que se oficializara el fichaje de De Jong por el club catalán

Ese es uno de sus argumentos para asegurar el futuro deportivo de la entidad. Asimismo, también quiere cambiar algunas de las bases que son de obligado cumplimiento para ser presidente del Barça. Font cree firmemente que la condición de avalar el club no debería ser un requisito para formar parte de una futura directiva. "Necesitamos un Consejo Directivo que no pueda estar limitado a la capacidad de avalar. Necesitamos un Consejo Directivo con socios que tengan experiencia relevante en el ámbito deportivo, empresarial e institucional y con voluntad de tomar decisiones difíciles", explicó en verano. Un aval que en caso de ganar en 2021, sería del 15% y ascendería a unos 150 millones de euros si los presupuestos llegan al objetivo de los 1.000 millones

Además, también apuesta por la transparencia total y una mejora "del papel de socio en la toma de decisiones". Los requerimientos económicos son importantes, pero su mayor reto es darse a conocer. Su nombre no es conocido en el barcelonismo más que por el apoyo que dio a Agustí Benedito en 2017 para la moción de censura a Bartomeu que finalmente no prosperó. El 31 de enero se presentará en sociedad con una campaña que dirigirá Albert Roura, ex director de comunicación del Barça.

 

Hoy destacamos