Palco

Laporta, en una rueda de prensa / EFE

Laporta, en una rueda de prensa / EFE

Los riesgos que asume Laporta con las rescisiones unilaterales de contrato

El presidente del Barça podría pagar un precio muy alto

Jonathan Mondéjar

03.07.2021 09:36h Actualizado: 03.07.2021 09:36 h.

2 min

Arriesgado. Así es el modus operandi del presidente del Barça Joan Laporta respecto a su forma de llevar a cabo su política de remodelación del club. Es cierto que se ha visto obligado a hacerlo debido a la delicada situación en la que se encuentra. Sin embargo, podría tener consecuencias.

Joan Laporta aprobando el presupuesto en la Asamblea  / FC Barcelona

Joan Laporta aprobando el presupuesto en la Asamblea  / FC Barcelona

El club está peor de lo que me esperaba, y eso que ya me lo esperaba en una situación complicada”, así contestó al ser preguntado por el estado de las cuentas del Barça. Y es que al presidente no le temblará el pulso a la hora de tomar ninguna decisión. De hecho, explicó que “hay cosas que se tendrán que explicar, y no descarto ninguna acción.”

Despidos polémicos

En los días anteriores ha habido una serie de despidos los cuales se han interpretado por la afición por ser controvertidos. Han sido sin llegar a un acuerdo con la otra parte y eso podría suponer un grave inconveniente para el Barça. Se trataría de la improcedencia de los ceses. Los jugadores o miembros del equipo denunciarán ante los juzgados de lo social la improcedencia del despido y pueden aspirar a ser readmitidos, además a cobrar la totalidad íntegra de sus respectivos contratos hasta el día de su finalización con indemnización por daños morales y la aplicación de intereses de demora.

El adiós de Matheus

Matheus Fernandes dejó de ser este martes jugador del FC Barcelona. Se terminó así la etapa de uno de los fichajes más discutibles de los últimos años. El brasileño de 23 años llegó hace una temporada por 7 millones de euros del Palmeiras después de jugar cedido medio curso en el Valladolid.

Matheus Fernandez con el Barça / FC Barcelona

Matheus Fernandez con el Barça / FC Barcelona

Desde el club esgrimen como argumento para tomar esta decisión sin acuerdo que el rendimiento del centrocampista ha sido más bajo que el mínimo exigible para un profesional. Hasta en 24 ocasiones se ha quedado fuera de la convocatoria y en 30 partidos ha estado en el banquillo sin minutos. El adiós del jugador será sin que le paguen los cuatro años restantes que tenía de contrato. El jugador podría denunciar por despido improcedente, debido a su dudosa legalidad.

Umtiti, el siguiente

El caso del francés es uno de los que más preocupa en el seno del club, ya que supone una gran ficha dentro del vestuario culé y que afecta muy negativamente a las cuentas del club. Uno de los mejores pagados del club. Sin duda. Es por eso que utilizar la misma táctica que con Matheus Fernandez supondría un riesgo superlativo. Una posible denuncia y una consecuente pérdida en los tribunales harían que la operación saliese más cara todavía.

Samuel Umtiti en el partido del Barça contra el Granada en el Camp Nou / FCB

Samuel Umtiti en el partido del Barça contra el Granada en el Camp Nou / FCB

Laporta por su parte justifica esos movimientos a través de la situación del mercado, que ya no es la misma que años anteriores: “No se descarta nada por el bien del Barça. Entre salarios y amortizaciones tenemos una magnitud de 650 millones, una cifra mayor a los ingresos del club. Estos salarios en el mercado ahora ya están desfasados”. Se vienen tiempos de austeridad en Can Barça.

 
Hoy destacamos