Palco

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

Sandro Rosell acusa a la policía de introducir sobres de dinero en su casa para incriminarle

El expresidente del Barça estuvo 645 días en prisión preventiva, pero se le absolvió de todos los cargos

Redacción Culemanía @culemanias

03.03.2020 09:27h Actualizado: 03.03.2020 09:30 h.

3 min

Salen a la luz las primeras palabras de Sandro Rosell, ex presidente del Barça, en su libro Un fuerte abrazo, en que relata sus vivencias desde el 25 de mayo de 2017 -día en que fue detenido- hasta el 24 de abril de 2019, día en que la Audiencia Nacional le absolvió de todos los cargos junto a cinco otros acusados más.

La publicación sale a la venta el próximo 23 de marzo, pero ya se conocen algunos de los fragmentos de éste. El catalán estuvo encarcelado 645 días en prisión preventiva debido a una investigación de lavado de dinero relacionada con la compra de derechos televisivos de encuentros de la selección brasileña.

Grave acusación

En uno de esos fragmentos publicados por El Mundo, Rosell explica como supuestamente un policía le incriminó en el caso: “Se acerca a mí uno de los policías y me dice que tenemos que comprobar el contenido de un armario juntos. Hasta entonces, todo el registro lo habían hecho sin mí. No lo entiendo, pero hago caso. El policía abre el armario y va directamente a un abrigo de Marta y de uno de los bolsillos saca un sobre con una inscripción que dice ‘RT’ y ‘5K’. Le digo que aquel sobre no es mío y él me responde que entonces debe ser de mi mujer. Le digo que no, que no es mío ni de ella, que esta mañana este sobre no estaba allí”.

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

El expresidente del Barça señala a los cuerpos de la Policía Judicial de la Guardia Civil y la Policía Nacional de incriminarlo en hechos que él defiende que no hizo. También comenta que estos solamente se limitaban a cumplir órdenes de los verdaderos responsables de una trama contra su persona.

Rosell va más allá y piensa que todo fue una conspiración contra él. “Le cuento que en casa el dinero lo guardamos en una pequeña caja fuerte que tenemos, que después se la enseñaré. Enseguida mi cerebro ata cabos y les digo a mis abogados que me da la sensación de que todo esto es una conspiración, pero ¿de quién? ¿Y por qué? No lo sé”, añadió.

Sobre el episodio del policía que introdujo supuestamente dinero en el abrigo de su mujer explica que “mientras tanto, el jefe llama al policía que está registrando todo con una cámara de televisión para que haga una toma de los billetes que hay dentro del sobre. Los billetes están sobre la mesa de un pequeño despacho que tenemos en la habitación y el jefe le indica a la secretaria judicial que anote en la lista del registro el hallazgo".

“Entonces es cuando me cabreo, y mucho. Le digo que el sobre no es mío, que intuyo que él lo sabe perfectamente y que lo están grabando todo para filtrar las imágenes a la prensa, ya que cuando enseñas dinero en metálico en un registro, la gente enseguida piensa que aquella persona investigada es un delincuente. Estoy convencido de que con esta grabación empieza la operación de convertirme en el malo de la película ante la opinión pública”, continúa en su relato.

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

El empresario insistió en que “me encaro con el jefe y le vuelvo a decir que lo que están haciendo es muy feo, me doy cuenta de que todos los billetes (50 billetes de 100 euros, es decir, 5.000 euros, o los ‘5K’ manuscritos en el sobre) son nuevos y correlativos en el número de serie” y que “le hago ver al policía el detalle de los números correlativos mientras le comento que quien haya puesto aquel dinero allí es muy burro. Se lo digo literal y explícitamente entendiendo que no se puede molestar, porque se supone que no ha sido él”.

Sandro Rosell y su abogado decidieron grabar todo el proceso de los billetes con un móvil, con el objetivo de ver todos los números de serie. La intención era hacer un seguimiento mediante ese número desde la Casa de Moneda y Timbre hasta el banco y poder identificar quien habría retirado aquel dinero. Entonces, “pasa de estar muy tranquilo con mis quejas anteriores a ponerse muy nervioso, a sudar (aunque hacía calor, no era tan intenso como para sudar), y lo más curioso de todo, pide a la secretaria judicial que elimine de sus anotaciones el dinero encontrado”.

¿Por qué motivo?

Rosell se pregunta por qué fueron a por él y mezcla en su libro varias hipótesis políticas, empresariales y deportivas: “¿Quizá era porque pusimos las cuatro barras en la camiseta del Barça? ¿O porque permitimos que pasara la Vía Catalana por el Camp Nou? ¿O porque dejamos que se celebrara el Concert de la Llibertat? ¿Quizá era porque habíamos contratado a Neymar en contra de la voluntad de otro equipo? ¿O que habíamos vendido los derechos de televisión del Barça a Telefónica en lugar de a Mediapro? ¿O quizá porque había sido presidente del Barcelona? ¿O la mezcla de todo?”.

 
Hoy destacamos