Palco

Rafa Yuste y Joan Laporta, desencajados durante una nueva derrota del Barça en el Camp Nou, esta vez contra el Villarreal / EFE

Rafa Yuste y Joan Laporta, desencajados durante una nueva derrota del Barça en el Camp Nou, esta vez contra el Villarreal / EFE

La semana más negra de Laporta desde que volvió al Barça

La derrota contra el Villarreal cierra unos días horribles para la entidad azulgrana y su presidente

Víctor Malo @VMalo8

23.05.2022 02:17h Actualizado: 23.05.2022 03:16 h.

2 min

Ya era hora. Se acabó la temporada. Se acabó el suplicio. El FC Barcelona dice adiós a la Liga de la peor manera posible, con una nueva derrota en el Camp Nou acompañada de una pobrísima imagen del equipo contra el Villarreal. Y ya viene siendo costumbre. El presidente, Joan Laporta, cierra su semana más negra desde que volvió a la dirección del club con un triplete histórico de derrotas. 

La de este domingo contra los de Unai Emery era la menos significativa a nivel competitivo. Por contra, era la más representativa en cuanto a sensaciones porque culmina una temporada nefasta donde ha quedado patente la mejor virtud del presidente azulgrana: el comercio de ilusión. Laporta ha sabido vender optimismo a raudales cuando todavía no se había logrado nada y el exceso de euforia generado a su alrededor --que tan solo Pep Guardiola supo frenar en su momento-- ha pasado factura en las tres competiciones más importantes. 

Chute de éxtasis 

Más allá del ridículo del primer equipo azulgrana --sin ser culpables ni Xavi, ni Koeman--, donde el engañoso 0-4 del Bernabéu sirvió para camuflar las innumerables carencias de una plantilla hecha trizas, vemos como ese chute de éxtasis ha llevado también a las dolorosas derrotas del Barça de basket el jueves en la Final Four y del Barça Femenino el sábado en la final de Champions. Los azulgranas llegaban como claros favoritos en ambas competiciones. Al menos, eso vendía el entorno culé. La realidad ha sido otra. Mucho más dura.

Calathes supera a Causeur en la Final Four contra el Real Madrid / AGENCIAS

Calathes supera a Causeur en la Final Four contra el Real Madrid / AGENCIAS 

Sin ningún título en fútbol, sin la Euroliga de basket y sin la Champions Femenina, ya se puede confirmar que la primera temporada entera de Laporta es mucho peor que la última, incompleta, de Josep Maria Bartomeu, donde el Barça de fútbol ganó la Copa, el Femenino hizo el triplete con la primera Champions de la historia y el equipo de Jasikevicius llegó a la final de la F4. Todo ello ocurrió ya con Laporta en la presidencia, pero gestionando la "nefasta herencia" de Bartomeu. Lo que se heredó sigue yendo a peor. 

Pendientes de Colonia 

A pesar de todo ello, la prestigiosa revista Forbes mantiene al Barça como club más valioso del mundo, un galardón que incluso en Barcelona cuesta de entender. Sin embargo, a nivel deportivo ya casi no quedan alegrías. El Femenino ha ganado la Liga y la Copa con extremada solvencia, pero no ha podido repetir en Europa, el verdadero objetivo. El basket se agenció la Copa y ahora tiene el reto de conquistar una ACB donde volverá a partir como favorito y se podrá vengar del Real Madrid que superó a los azulgranas en Belgrado. La gran esperanza es la sección de balonmano. 

Xavier Puig y Joan Laporta, junto al Barça Femenino, en la previa de la final de Champions League / FCB

Xavier Puig y Joan Laporta, junto al Barça Femenino, en la previa de la final de Champions League / FCB

La Final Four de Colonia es el clavo ardiente al que se agarra Laporta para ganar un título importante en Europa, pero no será fácil. El nuevo proyecto, liderado por Carlos Ortega tras los polémicos despidos de Xavi Pascual y David Barrufet, está mirado bajo lupa. Habrá que ver si la apuesta del presidente, asesorado por Enric Masip y Valero Rivera, surte efecto.

De momento, el veredicto es muy duro: eliminados de la Champions en fase de grupos y de la Europa League por el Eintracht de Frankfurt; eliminados de la Final Four por el Real Madrid; derrotadas en la final de Champions Femenina por el club más hegemónico, el Olympique de Lyon. Lo más urgente es reconstruir el primer equipo de fútbol activando las ya famosas palancas económicas. Paralelamente, el presidente se puede despedir de otro hombre fuerte para la economía del club, Jaume Guardiola, en el mes de julio. 

 
Hoy destacamos