Palco

Florentino Pérez, junto al presidente de la Juventus Agnelli | EFE

Florentino Pérez, junto al presidente de la Juventus Agnelli | EFE

La Superliga vive mientras no se paguen las cláusulas de penalización

Florentino Pérez no da por muerto el proyecto, y no descarta que finalmente ninguno de los fundadores salga de la competición

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

22.04.2021 18:12h Actualizado: 22.04.2021 18:23 h.

2 min

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid e ideólogo de la nueva Superliga, dio la cara tras la polémica que provocó el anuncio de la nueva competición. El máximo mandatario blanco nombró las causas de un efecto dominó, que provocó que diez de los 12 fundadores anunciasen, en un comunicado oficial, que se borran. 

El empresario disparó con bala a la UEFA y a los clubes Estado, a los que consideró culpables de todo el revuelo provocado. "Ha habido mucha agresividad por parte del presidente de la UEFA y ciertas Ligas. Parecía una estrategia orquestrada. Amenazas, insultos.... decían que acabamos con el fútbol, con las ligas nacionales", aseguró. Y no dudó en señalar al Manchester City como el club inglés que "contagió a los demás para marcharse". 

Florentino Pérez, en una imagen de archivo | EFE

Florentino Pérez, en una imagen de archivo | EFE

En este sentido, Florentino también apuntó que la reacción de los fans acabó siendo determinante para que algunos dirigentes apostasen por echarse atrás. No obstante, el propio presidente blanco reconoció que, por el momento, ninguno se ha salido formalmente del proyecto, ya que para ello deberán pagar una importante penalización

El Barça de Laporta, el único que se puede salvar

Florentino aseguró que todos los clubes fundadores firmaron el mismo "contrato vinculante". Un acuerdo por el que, si alguno quería salirse del proyecto, estaría obligado a pagar una cantidad importante de dinero. "No es un movimiento asambleario", recordó el presidente blanco, que no quiso dar detalles de la cifra para marcharse, pero posiblemente ascenderá a varios millones de euros. 

Es por eso que, para el mandatario merengue, a la Superliga todavía "no se la puede dar por muerta", ya que solo se encuentra en stand by. El presidente del Real Madrid considera que cambiar la organización del fútbol europeo es clave para la supervivencia de todos los clubes, tanto las superpotencias como los más pequeños. En este sentido, no se cerró a negociar con la UEFA ni a adaptar la idea inicial. 

Florentino Pérez y Laporta, en un Madrid-Barça / EFE

Florentino Pérez y Laporta, en un Madrid-Barça / EFE

No obstante, el planteamiento más determinante es ese: los 12 siguen formando parte de la Superliga, hasta que paguen la cláusula de penalización. Florentino intentará agarrarse a ese clavo ardiendo, en un contexto donde todos los clubes se encuentra en una situación económica compleja, para tratar de mantener la unidad y volverlo a intentar cuando todo este más calmado. 

El único club que podría salvarse de esta multa, ya sea total o parcialmente, es el FC Barcelona. Su presidente Joan Laporta se aseguró que su entrada en la Superliga estuviese condicionada a la aprobación de los socios. En este sentido, podría salirse del proyecto sin penalización, si en la próxima Asamblea de Compromisarios, sus socios así lo deciden. Lo que los ha llevado a, por el momento y pese a la cascada de huidas no oficiales de su compatriotas, limitarse a señalar que están estudiando "todos los escenarios".

 
Hoy destacamos