Palco

Toni Freixa durante la entrevista con Culemanía en su sede electoral / Fidels al Barça

Toni Freixa durante la entrevista con Culemanía en su sede electoral / Fidels al Barça

Toni Freixa: “El Barça es muy goloso para el poder político”

El precandidato de ‘Fidels al Barça’ se muestra convencido de ganar las elecciones, revive una mentira de Laporta y asegura que la afición del club no es violenta

Víctor Malo @VMalo8

09.01.2021 00:37h

6 min

Antoni Freixa i Martín (Barcelona, 8 de octubre de 1968) es un abogado de empresas especializado en derecho mercantil y derecho deportivo que vive muy intensamente todo lo que rodea al FC Barcelona. Su primer contacto directo con el club se produce de niño, en las categorías de formación, donde entrenó a las órdenes de Laureano Ruiz. Posteriormente, y de la mano de Joan Laporta, se sumerge en la vida institucional del club. Llega a ser letrado asesor de la junta directiva del Barça en 2003 y se marcha del club en 2005 por desavenencias con la gestión del presidente. Vuelve al Barça de la mano de Sandro Rosell en 2010, ya como directivo a todos los efectos, asumiendo los cargos de secretario y portavoz. Aguanta hasta el final del primer mandato, ya con Bartomeu de presidente, y dimite en 2015 para presentarse a los anteriores comicios. Desde entonces, ha ejercido una oposición activa pero constructiva.

¿Cómo llevan la recogida de firmas? ¿Pasarán el corte?

Luchando hasta el final, no está siendo nada fácil, pero tenemos mucho apoyo de socios y mucha red de voluntarios recogiendo firmas… pero es muy difícil para todos. No te sé decir cuantas tenemos recogidas ahora, pero si se cumple todo lo que tenemos hablado, sí que pasaremos el corte bien.

¿Cree que habría que aplazar las elecciones o el plazo de recogida de firmas?

Estamos sujetos a lo que decida la junta electoral atendiendo a la normativa, las decisiones de las autoridades sanitarias, el interés general y la salud de los socios y socias. Es una situación anómala, excepcional, pero lo que conviene hacer lo dejamos en sus manos. En algún medio dijeron que yo había pedido un aplazamiento y por eso quise hacer pública la carta que presentamos ante la junta electoral. No era cierto.

En octubre también se produjo una situación similar con la moción de censura y las autoridades decidieron no aplazar la votación a pesar de que se endurecieron mucho las restricciones por el Covid. ¿Qué piensa de aquello?

La verdad es que me sorprendió mucho. En un momento en que la Generalitat pedía el Estado de Alarma determinó que no había objeciones para celebrar el voto de censura. Fue sorprendente. Como lo es el contrasentido de que se celebrase el voto de censura a pesar de que el club pedía alargar los plazos y, ahora, los mismos que en ese momento amenazaron con demandar al club, sean los que están pidiendo más tiempo debido a la gravedad de la pandemia y la dificultad que entraña para recoger las firmas. Los mismos que abanderaban aquella moción como promotores del voto de censura son los que ahora piden que se posponga el proceso de recogida de firmas. Eso sí que es peculiar.

“El poder político siempre ha querido controlar el club”

¿Hubo intereses políticos en aquella situación?

A mí me sorprendió que por parte de la Generalitat se dijese que se podía celebrar la votación. Pero no sé si había intereses políticos.

¿Y cree que ahora hay intereses para que ganen determinados candidatos?

El poder político siempre ha querido tener un pie metido en el Barça. Es una cuestión histórica y ahora no es una excepción. El club es muy independiente, es de los socios, pero es una gran plataforma desde la que se pueden hacer muchas cosas y eso es muy goloso. El poder político siempre ha tenido interés en controlar el club. Pero yo creo que el socio debe tener claro que solo saldremos de esta situación si el club se mantiene independiente al cien por ciento.

¿Le consta que algunos candidatos se hayan reunido con Puigdemont?

Me consta porque leí la noticia y creo que ellos no lo han desmentido.

De hecho, uno de ellos nos lo ha confirmado. ¿Cree que Laporta o Font tienen la intención de politizar el Barça?

Espero que no. Pero vamos, como las elecciones las ganaré yo, es irrelevante.

¿Está confiado en ganar?

Por descontado. Estoy en estas elecciones para contar con la confianza de los socios y para ganarlas.

¿Se ha reunido usted con algún político?

En absoluto. Yo no me reúno con políticos cuando se trata del Barça. Con ninguno.

“Bajo mi presidencia no se mandarán mensajes políticos”

¿Le pareció bien la medida de no suspender el partido contra Las Palmas del 1 de octubre?

Sí, ya que la Generalitat no dijo que no se pudiese garantizar la seguridad del partido, que hubiese sido la manera de suspenderlo, pues creo la medida de jugar a puerta cerrada estuvo bien. Suspender el partido sin el consentimiento de los jugadores y con la pérdida de puntos que suponía no hubiese sido una buena solución. En cambio, el hecho de jugar a puerta cerrada ya hizo suficientemente visible que era una decisión que se tomaba porque estaban pasando cosas graves en la calle.

¿Y qué le pareció el pronunciamiento que hizo el club sobre los políticos presos?

Bajo mi presidencia, el Barça no tendrá nunca un posicionamiento político. Se respetarán siempre las instituciones y no se lanzará nunca un mensaje de contenido político. Lo que se hizo fue bajo la presidencia de Bartomeu, pero bajo mi presidencia esto no pasará.

A usted se le ha vinculado siempre con Sandro Rosell, pero la realidad es que llega al Barça de la mano de Joan Laporta… ¿Cómo fue?

Fue a través de Alejandro Echevarría. Yo trabajaba para su despacho como abogado.

“Es público que Echevarría está ayudando a Laporta”

Recientemente dijo que Echevarría está ayudando a Laporta en la recogida de firmas. ¿Le sorprende?

Es público y notorio que Echevarría le está ayudando con la candidatura. No es algo que me interese tanto como para llegar a sorprenderme, son cosas que pasan en el entorno del Barça.

Se le atribuyen unas declaraciones donde dice que “Echevarría, claramente fascista, está ayudando a Laporta”… ¿Es una forma de vincular a Laporta con el fascismo?

No, hombre no. Eso no. El episodio entre ellos es de sobras conocido. Entró en la junta y Laporta mintió ante la asamblea a preguntas de un compromisario. Laporta contestó que su cuñado no estaba ni había estado en la Fundación Nacional Francisco Franco y luego se destapó la mentira y se vio obligado a dimitir. Laporta no tiene vinculación alguna con esta Fundación, pero es verdad que consideró que formar parte de la misma no era un impedimento para ser directivo del Barça.

¿Y qué le diría a la gente que le vincula a usted con movimientos de la extrema derecha?

¿Es una pregunta seria? Me quiero tomar la entrevista en serio. Es como si me pregunta si soy drogadicto, es algo que no quiero ni contestar. 

También se le ha vinculado mucho a la grada de animación.

Mi obligación en estas elecciones es hablar con socios y la Grada d’Animació está integrada por socios fieles que hacen una gran labor para la entidad. Para mí es importante darles apoyo y permitir sus actividades, por eso me he reunido con ellos.

¿Tiene muchos apoyos en la Grada?

Tengo apoyo de muchos socios. De la Grada y de fuera. No quisiera que se extraiga que toda la Grada me da su apoyo. Yo aspiro a que así sea, pero no me consta.

“El Barça no tiene aficionados violentos”

Otro colectivo con el que se le relaciona mucho son los Supporters, a quien a su vez algunas voces asocian a los Boixos Nois…

En el entorno del Barça hay mucha gente que está todo el día disparando bilis sobre cosas inventadas. Una mentira se va diciendo y al final tengo que hablar sobre la mentira. A mí me apoyan socios del Barça y la Grada está integrada por socios que pueden entrar al estadio con la huella dactilar porque tienen la autorización del club y de las autoridades de seguridad. Tengo relación con todos los grupos de animación y también con los Dracs del Palau.

¿Condena la violencia y aplaude la gestión que hizo Laporta en su momento?

Todo lo que se haga para conseguir que el comportamiento de los aficionados en el estadio sea impecable está bien hecho. La seguridad del estadio no es competencia del club, sino de la policía, con lo que no se puede pensar en una Grada que no sea sana, sin violencia. Hay mucha demagogia sobre este tema, pero el Barça no tiene aficionados violentos. Yo voy al estadio y no hay comportamientos violentos. En los desplazamientos, tampoco.

Hombre, ha habido casos, por ejemplo, en el desplazamiento a Lyon…

En Lyon se produjo lo que permitió el Olympique vendiendo entradas a gente sin comprobar a quien se las vendía y donde se iban a sentar. Esto no tiene nada que ver con el Barça.

¿Si gana, garantizará la independencia política, económica y mediática del Barça?

Por descontado que sí.

¿Qué papel debe tener el Barça con Cataluña?

El Barça es un club catalán y catalanista que debe estar siempre al lado del país. Siempre lo ha estado, vaya. Pero no debe ser un motor político ni el poder político debe tener ninguna incidencia en la gestión del club.

 
Hoy destacamos