Palco

Laporta y Florentino Pérez, dándose la mano tras una comida de directivas / Real Madrid

Laporta y Florentino Pérez, dándose la mano tras una comida de directivas / Real Madrid

El último favor de Florentino Pérez a Laporta en el mercado de fichajes

Barça y Madrid son eternos rivales, pero también se han convertido en aliados necesarios

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

09.07.2022 23:57h

3 min

"Cuida bien a tus amigos, pero aún más a tus enemigos". Es un refrán repetido hasta la saciedad desde tiempos inmemoriales, pero que nunca pasa de moda. Bien podría aplicarse, de hecho, a las relaciones institucionales que existen actualmente entre FC Barcelona y Real Madrid. La buena sintonía de Florentino Pérez con el presidente Laporta es un hecho, y no son pocas las pruebas que lo sustentan.

Desde que se abrió el presente mercado de fichajes, el mandatario merengue podría haber ido a por los jugadores que desea fichar el Barça. Eso, o al menos haberlos encarecido filtrando información sobre ellos a los medios de comunicación. No sólo porque tiene las arcas del Bernabéu llenas de millones, sino porque no ha logrado fraguar este verano el tan ansiado fichaje de Kylian Mbappé.

Cada uno a lo suyo

Pese a todo, Florentino está dejando al Barça su propio espacio cuando podría haber fichado a Lewandowski y Koundé, por ejemplo. Y lo cierto es que, de haber ido a por ellos, lo habría hecho con mejores garantías económicas que el Barça. También podría haberse aprovechado del fin de contrato de Dembelé para llevárselo a sus filas; o de la eclosión de Raphinha para pagar el dinero que solicita el Leeds United y no puede abonar el Barça.

Tampoco lo ha hecho. En vez de ello, ha escogido a Tchouameni por 80 millones más 20 en variables, y a Rüdiger con la carta de libertad. Objetivos distintos de los que tenía el conjunto culé, para no pisarse. Al contrario de lo que sucedía en años anteriores, Barça y Madrid ahora se ayudan. Existe una alianza por su voluntad mutua de crear la Superliga Europea y de combatir, agarrados de la mano, las continuas amenazas de Javier Tebas y Aleksander Ceferin.

Joan Laporta y Florentino Pérez conversan en el palco del Camp Nou / EP

Joan Laporta y Florentino Pérez conversan en el palco del Camp Nou / EP

Pacto de no agresión

Hace unas semanas, durante una entrevista en El Chiringuito, a Florentino le preguntaron por el posible fichaje de Robert Lewandowski por el Barça, teniendo en cuenta que el polaco estuvo muy cerca del Real Madrid años atrás. Sorprendió al mostrarse satisfecho con la operación, sin ninguna voluntad de meterse por medio. "No soy director deportivo del Barça, pero puede ficharlo, eso seguro...", empezó, para aclarar después que se trata de un futbolista "muy bueno". "Si puede venir Lewandowski al Barcelona, pues mejor. Todo lo que sea que Barça y Madrid prosperen, mejor para la competición y para todos", dijo.

Una clara declaración de intenciones por parte del presidente merengue, que en la misma línea rechazó la posibilidad de fichar a una de las grandes joyas del Barça, Gavi, quien todavía no ha renovado como azulgrana. "¿Gavi? Soy fiel al espíritu del Madrid. Hay que respetar a los adversarios. No porque a mí me vaya bien, quiero que al otro le vaya mal", apostilló.

La importancia de colaborar

Ya no es ningún secreto. Florentino Pérez quiere que el Barça de Laporta florezca de nuevo --al menos de forma controlada--, porque sabe que los polos opuestos se necesitan para que el mundo siga girando. Para que el show y el negocio futbolístico, en definitiva, siga adelante. Por ese motivo marcó el camino a Laporta en la activación de la palanca económica de hace unos días: la venta del 10% de los derechos audiovisuales a Sixth Street a cambio de 207,5 millones de euros. Una inversora, la norteamericana, que lleva ya varios meses colaborando con el Real Madrid.

Joan Laporta juega a dos bandas con Florentino y Tebas / CULEMANIA

Joan Laporta juega a dos bandas con Florentino y Tebas / CULEMANIA

El business ha convertido a los eternos rivales en colaboradores necesarios, algo aplaudido incluso por Víctor Font. En una de sus últimas apariciones públicas, el excandidato a la presidencia valoró positivamente la gestión de Laporta en este sentido, fomentando la cooperación en un momento en que los dos antagonistas, más que desenfundar sus espadas, necesitan momentos de tregua.

Lejos queda el nivel de crispación y rivalidad que se vivió durante las épocas de Messi-Cristiano y, sobre todo, Guardiola-Mourinho. Ya sin tantos gallos en los respectivos gallineros, la calma reina y las comidas de directivas previas a los clásicos se han reactivado. Barça y Madrid, Laporta y Florentino, saben que juntos son todavía más fuertes. Y ante los grandes cambios que experimentará el fútbol de élite en los próximos años, es mejor ganarse aliados --aunque sea de forma temporal-- que quedarse a solas en la oscuridad.

 
Hoy destacamos