Palco

Imagen de archivo de Sandro Rosell / EFE

Imagen de archivo de Sandro Rosell / EFE

"Vaselina y preservativos", así recibieron a Sandro Rosell en Soto del Real

El expresidente azulgrana habla en su libro de cómo fue su ingreso en la cárcel madrileña

Redacción Culemanía @culemanias

03.03.2020 16:59h

2 min

643 días. Es el periodo de tiempo que estuvo Sandro Rosell, expresidente del FC Barcelona, en prisión preventiva. El empresario catalán estaba acusado de blanquear 20 millones de euros en comisiones y de liderar una organización criminal. Solicitó en varias ocasiones salir en libertad bajo fianza, pero la juez Carmen Lamela lo rechazó alegando riesgo de fuga.

Casi dos años después de haber entrado en la cárcel, fue absuelto por la Audiencia Nacional, por lo que los 643 días que estuvo en prisión preventiva pasaron a ser aún más vergonzantes. De ello, de sus vivencias en la cárcel, de su arresto y de su ingreso en prisión habla Rosell en el libro Un fuerte abrazo, que será publicado el 23 de marzo.

Preservativos y vaselina

El expresidente del FC Barcelona relata cómo fue su traslado hasta la cárcel de Soto del Real. Señala que iba en un furgón de la Guardia Civil que conducía un agente al que le dio un "ataque de epilepsia" en pleno desplazamiento. Él y los otros detenidos que iban en ese vehículo "empezaron a dar golpes contra la valla de la autovía".

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

Sandro Rosell en una imagen de archivo / EFE

El empresario catalán recuerda que iba en compañía de "dos presuntos yihadistas" que "alucinan" cuando lo ven. Asegura, además, que escogió la celda 13 porque es el día que se casaron sus padres. Señala que le dieron "condones y vaselina" y le dijeron que "con el tiempo sabría el por qué", y también unos calcetines "marca España, con la bandera".

Rosell explica que los internos de Soto del Real le llamaban "presi". Descubre también su amistad con Paulino, el cura. Según él, le debe no haberse derrumbado, y todos los beneficios que logre con el libro los destinará a su fundación. La única condición es que destine ese dinero a pagar la defensa de inocentes que estén en prisión preventiva.

Jordi Pujol

La última curiosidad que destapó El Mundo, que ha tenido acceso al libro de Sandro Rosell, es que el preso que le hizo prácticamente de anfitrión fue Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente de Catalunya. Fue él quien le presentó a todo el mundo y le ayudó a "cambiar los colchones meados donde dormimos".

Jordi Pujol Ferrusola / EFE

Jordi Pujol Ferrusola / EFE

Le dejó también un reloj Swatch para que no se desorientara. Rosell coincidió con otros reconocidos reclusos como Ángel Villar, expresidente de la RFEF, Rodrigo Rato Luis Bárcenas. El Mundo añade que Florentino Pérez, desde fuera, fue uno de los que se interesó por su situación.

El avance de el diario El Mundo no hace más que confirmar lo que parecía evidente desde que se anunció la publicación de un libro: Sandro Rosell no se callará nada.

 
Hoy destacamos