Palco

Víctor Font, con semblante serio en uno de sus actos de campaña electoral anticipada

Víctor Font, con semblante serio en uno de sus actos de campaña electoral anticipada

Víctor Font pasa al ataque para entregar el Barça al independentismo

El plan del precandidato cuenta con el beneplácito de Puigdemont, que intenta convencer a Laporta de que no se presente

Víctor Malo @VMalo8

15.08.2020 14:23h Actualizado: 15.08.2020 15:13 h.

2 min

La guerra por hacerse con el control del FC Barcelona se ha puesto al rojo vivo. La masacre del Bayern a la banda de Messi exige decisiones drásticas que pasarán factura al vestuario, el cuerpo técnico, la dirección deportiva y la junta directiva.

Víctor Font lleva tres años preparándose para asumir el mando del Barça y no admitirá una derrota después de tantos esfuerzos y millones de euros invertidos. Por este motivo, el precandidato ya ha puesto en marcha su plan de acción: máxima presión para que se convoquen elecciones cuanto antes y tenerlo más fácil para ganar.

El propietario de Delta Partners ha hecho los deberes y tiene clara la hoja de ruta a seguir. Unas elecciones ahora le darían mucha ventaja ya que es el único que lo tiene todo preparado para presentar un proyecto. Ni Laporta ni Toni Freixa ni un posible candidato continuista tienen todavía conformado un equipo para bajar a la arena.

victor font twitter eleccions

En este sentido, y ayudado por el ridículo monumental que los jugadores del Barça y su negligente entrenador firmaron en Da Luz, Font ya ha mandado un mensaje contundente a través de las redes: “No alarguemos la agonía, ni perdamos más un tiempo precioso. Bartomeu dimisión, elecciones cuanto antes y, entre todos, reconstruyamos el club y devolvamos la ilusión al Barça”.

Premisa: evitar que Laporta se presente 

Estas declaraciones de Font no son nada en comparación a todos los hilos que está moviendo desde hace años. Hilos que le han llevado a tejer alianzas con fuertes intereses políticos que anhelan el gobierno del Barça como instrumento para sus fines de país. Intereses vinculados al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y al empresario también independentista Jaume Roures.

laporta twitter eleccions

Las reuniones para fomentar la instrumentalización de un Barça independentista ocultan conversaciones dirigidas a evitar que Laporta se presente a los comicios, algo que ya avanzó Culemanía hace meses. Font sabe que el expresidente es su mayor amenaza para tomar el control del Barça y Puigdemont, consciente de la ingobernabilidad de Laporta, le intentó seducir en un encuentro que mantuvieron en Perpiñán para que se quitase de en medio a cambio de promesas con premio.

Piden un presidente 'indepe'

La ANC (Assamblea Nacional de Catalunya) fue la última en sumarse anoche a la fiesta con este mensaje. "Tal vez ya va tocando que el Barça vuelva a tener un presidente independentista, ¿no?", señalaba la organización liderada por Elisenda Paluzie.

ANC barça president indepe

Los intereses nacionalistas están cada vez más claros. Hasta el punto de pretender vender que un independentista haría una mejor política deportiva solo por el hecho de tener otros ideales políticos. Pero aún hay más.

Registros domiciliarios 

Las últimas informaciones que apunta Xavier Salvador en Crónica Global destapan una presunta utilización de poderes públicos para poner el Barça patas arriba. Hasta el punto de colocar a dedo a dos inspectores de los Mossos como Lluís Miquel Venteo, ya vinculado al Barça en el pasado para controlar la Grada d’Animació, y Jordi Ollé para que investiguen los domicilios personales de Bartomeu y otros miembros de su junta directiva con motivo del juicio vinculado al Barçagate. No hace mucho ya se personaron en el club para requerir documentación. 

A falta de que se practiquen esos registros, todo apunta a que proliferan los intereses para forzar la dimisión de Bartomeu cuanto antes, lo que facilitaría el adelanto electoral que tanto anhelan Víctor Font, Puigdemont y compañía. El Barça está en crisis, pero también en riesgo de caer en manos políticas con afán de instrumentalizarlo.

Hoy destacamos