Palco

El estadio Al Bayt, uno de los ocho estadios del Mundial de Qatar 2022 / EFE

El estadio Al Bayt, uno de los ocho estadios del Mundial de Qatar 2022 / EFE

Vínculos con Qatar: Cuando la afición tiene la moral de la que Barça, Bayern o PSG carecen

Los negocios de patrocinio con el controvertido país asiático es una de las patatas calientes de los equipos europeos

Jonathan Mondéjar

13.11.2021 00:54h

4 min

Hacer negocio para rentabilizar un producto es muy lícito. Pero también hay que tener en cuenta la procedencia de ese beneficio obtenido. El debate de la moralidad siempre está ahí presente. ¿Se trata de dinero manchado? Pues la respuesta está en el conflicto de intereses que se genere y de cómo se trate el asunto. Y ahí entran los negocios realizados con Qatar, de los que muchos clubes se benefician temporada tras temporada.

Los equipos europeos como el FC Barcelona o el Bayern de Munich, París Saint Germain tienen vínculos con Qatar o los han tenido en algún momento. Es un tema muy controvertido en el que se juega una auténtica partida de ajedrez. Ganar dinero a costa de los petrodólares tiene un precio: la imagen. Eso es lo que se paga mientras algunos se hacen más ricos.

Una imagen del Camp Nou con anuncio de Qatar Airways / FC Barcelona

Una imagen del Camp Nou con anuncio de Qatar Airways / FC Barcelona

El mundo del fútbol cada vez más está contando con patrocinadores provenientes de Qatar, un país donde existe un problema de derechos humanos. Hay muchas desigualdades y las mujeres son tratadas como ganado. No tienen potestad y sus derechos son muy inferiores a los de los hombres. Además, en cuestiones de sexo, conductas homosexuales están prohibidas e incluso penadas. De hecho existe la pena de muerte. Por no hablar de las numerosas muertes durante la construcción de estadios para el Mundial de 2022.

La afición del Bayern crea precedente

Los hinchas del club alemán andan muy concienciados con los negocios del Bayern con países cuya ética es inexistente pero que proporcionan enormes sumas de dinero. Es por ello que la afición bávara ha creado un precedente: se han rebelado. ¿Cómo? Lo hicieron mediante el despliegue de una pancarta enorme en un encuentro en el Allianz Arena en el que se acusaba a la directiva de blanquear los supuestos crímenes del país qatarí. La frase decía algo así como: “A cambio de dinero lavamos todo”.

Una imagen de Allianz Arena, el estadio del Bayern de Múnich

Una imagen de Allianz Arena, el estadio del Bayern de Múnich

No queda ahí la cosa. El día 25 de noviembre los socios del Bayern de Munich están citados en una asamblea anual para decidir varios asuntos importantes – entre los que se encuentra el vínculo con Qatar. Han conseguido que esa decisión se tome mediante una moción que se ha conseguido en los juzgados. Un socio llamado Michael Ott lo ha logrado. Su sentimiento obrero se ha visto reforzado por gran parte de la hinchada. Es abogado y se las ha apañado para que esa batalla moral se libre con todos los miembros del club presentes (dirigentes y socios). ¿Lo conseguirán?

¿Cómo se aborda el ‘tema Qatar’?

Existen cuatro tipos de actuaciones básicamente. Algunas de ellas van ligadas a intereses económicos o de poder. En primer lugar se puede aceptar, como hizo el Barça hace cinco años para publicitar Qatar Airways. En segundo lugar se puede rechazar de inmediato, si bien la moralidad del asunto está por encima de los valores de un club.

En tercer lugar se puede justificar con el argumento falaz de ‘tú también’ o ‘tú más’. Ese es el caso del Bayern de Munich (desde 2017 comenzaron). Los alemanes argumentaron que hay otras entidades alemanas que también mantienen contactos estrechos con Qatar como pueden ser Siemens, Deutsche Bank, Hochtief o Volkswagen.

Una imagen en la Copa del Mundo con el patrocinador Qatar Airways / Redes

Una imagen en la Copa del Mundo con el patrocinador Qatar Airways / Redes

Incluso llegaron a decir que fue Angela Merkel quien animó a establecer relaciones con Qatar. ¿Quién? El que fuera presidente del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge. Estas fueron sus palabras: “Angela Merkel hizo un llamamiento en 2018 a las empresas medias para que establecieran relaciones comerciales con Qatar: nosotros no hacemos otra cosa. El Bayern es un club exitoso pero también es una empresa”. Se trata de una estrategia de evadir la culpa a otro.

En cuarto lugar se puede utilizar el ‘tema Qatar’ para atacar a un contrincante. Sería una estrategia de cara a ganar poder sobre otro creando un relato adecuado para hacer cambiar la opinión pública a su favor. Las cuestiones morales se mezclarían con asuntos políticos. Sería un conflicto de intereses en toda regla.

El fichaje de Xavi, cuestionado 

El FC Barcelona ha contratado a Xavi Hernández para el banquillo. Sin embargo la negociación se enquistó tras la demanda del emir de Qatar exigiendo la presencia del presidente Joan Laporta en el país. Fue algo que el mandatario rechazó a la primera. Tenía el objetivo de no vincularse con países que se vulneran los Derechos Humanos. Se salió con la suya. Es algo que servía para no ensuciar la imagen del Barça, que quiere estar lejos de Qatar (cuando ya estuvo cerca).

Laporta y Xavi, saluda a la afición del Barça / FCB

Laporta y Xavi, saluda a la afición del Barça / FCB

Es algo muy controvertido e incoherente si se tienen en cuenta otros negocios del Barça en países como Arabia Saudí, cuya naturaleza es muy próxima a la de Qatar. Los catalanes jugarán allí un torneo para homenajear a Diego Armando Maradona. Será por puro interés económico. Es algo que moralmente deja mucho que desear, si bien es muy parecido al ‘no viaje’ de Laporta para acometer el fichaje de Xavi.

La llegada de Xavi está sujeta a un contrato que supuso que el Barça mantuviera algún tipo de vínculo futuro en territorio qatarí. Ya sea en forma de amistoso o evento social. Además, el de Terrassa ha sido una figura que se ha enriquecido desde que pisó el país. Ni más ni menos que ha visto cómo su patrimonio ha aumentado en 20 millones de euros.

¿Qatar o no Qatar? Esa es la cuestión

El mundo del fútbol juega con la moral a su antojo según interese a los clubes y a los que los manejan. El Barça juega al despiste siempre mientras se ahoga económicamente y otros como el PSG se han quitado la careta hace mucho tiempo ya que están dirigidos por Qatar. La excepción en forma de rebelión es la iniciativa del ya mencionado socio del Bayern, que ha movilizado a la afición para hacer respetar unos valores que las entidades se jactan de presumir y no cumplen en muchos casos.

 
Hoy destacamos