Palco

Xavi Vilajoana después de la entrevista con el equipo e Culemania / CULEMANIA

Xavi Vilajoana después de la entrevista con el equipo e Culemania / CULEMANIA

Xavi Vilajoana: “¿Quién puede garantizar que es independiente cuando le dejan 250 millones?”

El precandidato a la presidencia del Barça promete “mano dura, pero con criterio” con los jugadores

Víctor Malo | Oriol Quintana

16.12.2020 02:01h Actualizado: 16.12.2020 02:34 h.

10 min

Xavier Vilajoana Eduardo (Barcelona, 2 de enero de 1973) es ingeniero y, sobre todo, muy futbolero. Su pasión por el FC Barcelona le lleva a presentarse a las elecciones a la presidencia del club después de haber vivido una longeva etapa como jugador tanto en las categorías inferiores como en la sección de fútbol sala (1998-2002) y, posteriormente, participando en las comisiones deportivas de las directivas de Joan Laporta (2003-2006) y Sandro Rosell (2010-2015) hasta convertirse definitivamente en directivo de la entidad en 2015, de la mano de Josep María Bartomeu. Dimitió con el resto de miembros de la junta el pasado 27 de octubre.

Habla catalán, castellano, inglés, francés y un poco de portugués, que aprendió en parte con los compañeros del equipo del fútbol sala y perfeccionó debido a los negocios que llevaron a su empresa, el grupo Euroconstruc, a invertir en Brasil, entre otros destinos. Su constructora factura unos 18 millones de euros al año, aunque no es el mejor momento para obtener suculentos beneficios debido a la crisis global. Un tema que no le preocupa de cara a sus aspiraciones a presidir el Barça porque tiene muy claro que si gana no tendrá que avalar.

Aunque se desmarca claramente de la etiqueta de candidato continuista, argumento que defiende con el hecho de que no le acompaña nadie de la junta anterior en su equipo, tiene muy claro que es el único de los aspirantes a presidir el club que podrá librarse de los avales –al menos, de los cerca de 120 millones que se exigirán al resto– porque terminó el mandato con la junta de Bartomeu. Algo que no hizo, por ejemplo, Emili Rousaud, cuya dimisión fue en abril.

Usted lleva vinculado al Barça los 10 últimos años. Cinco en la comisión deportiva bajo el mandato de Sandro Rosell y otros cinco como directivo con Bartomeu. Antes estuvo con Laporta. ¿Por qué dejó el club en 2006?

Porque yo estaba en la comisión deportiva del fútbol sala, que entonces tenía más capacidad de decisión que ahora, y en 2006, después de todos los cambios que hubo en la directiva tras la salida de Rosell, Barto y otros directivos, Laporta puso de directivo responsable de fútbol sala a un hombre con el que no encajaba para nada, Josep Cubells. Su propuesta fue meter a gente de su confianza y me propuso ser delegado de equipo del fútbol sala, cómo lo que hace Carles Naval en el primer equipo, pero para el fútbol sala. ¿Tú te piensas que yo estoy aquí por una silla? Me voy a casa mejor, yo estoy aquí para trabajar. Y siempre he estado al otro lado del teléfono dispuesto a ayudar y es lo que volví a hacer en 2010. Y ahora toca… por evolución natural, ya es el momento (risas).

¿Cree que es fácil compaginar el trabajo y la vida personal con la presidencia del Barça?

Supone un gran esfuerzo, pero yo cuando me meto en un reto le dedico muchísimas horas. Tengo una mujer fantástica, tres hijos pequeños que se portan muy bien, de momento, y al final es cuestión de dormir poco. El hecho de haber estudiado cuatro carreras (ingeniería industrial, ciencias empresariales, ADE y humanidades) y dos másters me comportó aprender a compaginar el trabajo con otras cosas y ya estoy acostumbrado a dormir poco.

¿Cuántas horas duerme al día?

Pues duermo pocas… unas seis, máximo siete horas al día.

Usted tiene una empresa que en 2017 facturó nueve millones de euros y cuya actividad ha seguido creciendo. Seguramente el tener una estructura sólida es una de las claves para poder presentar los avales que exigen los estatutos del club. Sin embargo, tenemos entendido que usted no tiene pensado avalar. ¿Está seguro de que no debería hacerlo?

Sí, lo tengo clarísimo. En base a la Ley del Deporte y la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas. Cualquier directivo que se presente como presidente es considerado continuista. Solo arrastro los resultados económicos si un directivo continuista se presenta como presidente, no hay interpretaciones posibles. La ley habla de todo el mandato. Bartomeu también dimitió en 2015 para convocar elecciones anticipadas. La clave es haber agotado todo el mandato. Lo tenemos muy claro, especialmente los juristas del equipo.

Toni Freixa también tenía esta teoría en 2015.

Es que era así, no era una teoría. Era una realidad cierta. Es así.

"¿Qué clase de acuerdos tiene Laporta con Primavera Sound o Moritz?" 

¿Cree que eso le hace ser más independiente que el resto?

Por supuesto. Es mucho dinero el que hay que avalar. Ninguno de los que se presentan tiene ese dinero. Por tanto, lo tienen que pedir. ¿Vosotros creéis que alguien a quien le dejan tanto dinero no tendrá que devolver algo a cambio? Estamos hablando de que este año habría que avalar 150 millones y si el año acaba con pérdidas de unos 100 millones más, como parece que puede ser, tendrán que avalar también esa cantidad. ¿Quién puede garantizar que es independiente cuando le dejan 250 millones de euros? ¿Qué clase de acuerdos debe tener Laporta con el Primavera Sound, que están ahora en un momento muy delicado, o con Moritz, que es una empresa que hace la competencia a un patrocinador del Barça como es Estrella Damm? Yo soy el único candidato independiente al ciento por ciento. 

¿Por qué no ha querido contar con ningún miembro de la junta saliente con los que ha compartido estos últimos cinco años?

A mí me gusta mirar adelante y, para mí, la gente que debe formar parte de mi equipo es gente que debo conocer en profundidad, que sea potente en cada área y que tenga mucha ilusión. De esta última junta, muchos de ellos venían de 2010 y yo era de los nuevos. No tengo ninguna relación de amistad o de pequeños o de haber estudiado con ellos, como para tener la confianza suficiente como para decirme lo que debo escuchar y no lo que quiero escuchar.  No digo que no tengan talento, pero he buscado muchas otras cosas: ilusión, compromiso, motivación… y no he tenido ninguna necesidad de mirar hacia ellos. Yo me dedico a buscar talento e ilusión para un proyecto totalmente nuevo. En cada ámbito de actuación buscas a los mejores, empezando por tu entorno más cercano, luego el entorno de confianza de alguien de confianza…

Xavi Vilajoana durante la entrevista con Culemanía / CULEMANÍA

Xavi Vilajoana durante la entrevista con Culemanía / CULEMANÍA

A usted hace más de un año que le rondaba la idea de presentarse a las elecciones. ¿No tanteó a nadie de la junta directiva en ese momento?

Bueno, es cierto que llevo tiempo dándole vueltas, y siempre dije que lo decidiría al final, cuando llegase el momento, como finalmente ha sido. Pero al primero que se lo dije fue al presidente Bartomeu, con quien siempre he mantenido una buena relación y cercana, y reaccionó bien. No puso ninguna pega. Y no, no tanteé a nadie aunque expuse mi voluntad. 

¿Le pidió permiso?

No. La verdad es que nunca he sido de los que piden permiso. Soy más de los que prefieren pedir perdón antes que permiso. Es una máxima en mi vida.

Eso le ocurrió con el tuit aquel del último clásico…

Bueno, sí, aquello fue un pequeño exabrupto que protagonicé, aunque no soy muy dado a los exabruptos yo. Pero bueno, ya lo dije, las formas no fueron las correctas, pero el fondo sí, aún lo mantengo. Aunque sí que es verdad que podría haberlo dicho de otra manera.

"No creo en conspiraciones, pero los arbitrajes han favorecido al Madrid en los últimos tiempos"

¿Por qué los árbitros ayudan al Real Madrid?

A mí no me gusta hablar de ayudas, pero no puede ser que una herramienta tecnológica, científica, dé pie a innumerables interpretaciones. Porque ya de por sí se contradice. No puede ser que una herramienta tecnológica sea interpretable. Una mente de ingeniero como la mía es incapaz de entenderlo. Si no se hace así, es un disparate, que es lo que estamos viendo. Yo no soy de los que creen en conspiraciones judeomasónicas, pero es cierto que el VAR y el arbitraje favorecieron claramente al Madrid en el último tramo del curso pasado o en el clásico.

Volviendo a temas institucionales, y en concreto a su equipo. El único nombre que se conoce que le acompañará es el de David Vilajoana, su hermano.

Sí. La verdad es que yo no soy de nombres, no creo tanto en los nombres como en el trabajo, la ilusión y el tener un equipo de gente comprometida. Es cierto que mi hermano David me acompañará y por su gran experiencia tendrá atribuciones en el área deportiva.

Curiosamente, en 2015 su hermano acompañó a Toni Freixa en la carrera electoral. ¿Se plantea una alianza con Freixa?

Bueno, no lo sé. Yo soy de los que miran hacia adelante. Te fijas en estas elecciones y la mayoría de gente ya se había presentado en el pasado. Y yo creo que ser presidente del Barça implica una responsabilidad muy grande, no creo que alguien pueda estar preparado a lo largo de 15 años para presidir el club. Es un tema de momentos. Yo ahora mismo no veo ningún candidato que me convenza… si yo no me presentase, me quedaría en casa y no iría a votar. La verdad que no he mirado sus propuestas, estoy centrado en lo mío y no me comparo con los demás. Dedico todas mis energías a trabajar en mi proyecto.

Ambos sustentan su proyecto en La Masía y han avanzado diferentes medidas dirigidas a situar al socio como epicentro de sus propuestas.

Sí, pero mi defensa de La Masía es una defensa en primera persona, porque yo salí de ella como jugador. Y también os digo que no me he puesto a comparar entre unos precandidatos y otros. Yo me considero el precandidato más preparado para ejercer la presidencia del FC Barcelona y trabajamos con ese objetivo.

"Hay precandidatos que no dejan claro que no quieran hacer política con el Barça"

¿Cree que la política puede tener incidencia en las elecciones del Barça? Hay que tener en cuenta que pocas semanas después se celebran las elecciones a la Generalitat de Catalunya.

El único lazo del Barça con la política tiene que ser el de los políticos que sean socios del Barça y vayan a votar. Es la única relación que encuentro. Otra cosa es que el Barça, como institución más importante de Cataluña y siendo fiel a su historia, siempre estará al lado de lo que decida el pueblo de Cataluña en el sentido más amplio de la palabra. Pero las instituciones no votan y, por lo tanto, lo que deben hacer es pensar en todos sus socios.

¿Cree que algunos precandidatos quieren hacer política a través del Barça?

No lo sé, habría que preguntárselo a ellos. Pero creo que algunos de los que se presentan, con sus declaraciones, de momento no han dejado claro que no vayan a hacerlo, y eso me preocupa. Hay declaraciones que, como mínimo, no dejan claro que no lo quieran hacer.

Son nueve precandidatos, es una cifra muy elevada y las firmas se pondrán caras…  

Sí, yo creo que se está vanalizando el hecho de presentarse a la presidencia del Barça, y es una responsabilidad enorme. Hay que tener mucho respeto por el socio. Los socios deben ver que hay un trabajo detrás, un proyecto, mucha implicación… no se trata de rifas, cromos o tuits anunciando que me presento. Si yo mañana tuviese que ir a votar, me quedaba en casa, literalmente. Uno ha de ser consciente de lo que supone capitanear un barco como el Barça, y tengo la sensación de que muchos no lo son.

"Que me ofrezcan cosas a cambio de una firma es una falta de respeto a la inteligencia del socio" 

¿Hay precandidatos que le están faltando el respeto a la institución?

Hombre, cuando tú intercambias votos o firmas, a mí como socio me está faltando al respeto, porque también me lo está ofreciendo a mí, y está faltando a mi capacidad de inteligencia. Si alguien se piensa que a mí, como socio, porque me ofrezca lo que todos sabemos que ha ofrecido, le daré una firma para pasar un corte y optar a presidir un FC Barcelona… pues a mi me preocupa y me supone una falta de respeto.

¿Quién es el favorito para ganar estas elecciones?

Yo. Para mí el favorito siempre soy yo. Así lo pensaba cuando jugaba, siempre mi equipo era el favorito, y en ese sentido no he cambiado. Sigo pensando que mi proyecto es ganador.

Xavi Vilajoana, precandidato a la presidencia del Barça / CULEMANIA

Xavi Vilajoana, precandidato a la presidencia del Barça / CULEMANIA

¿Incluso sin regalar pizzas ni tatuajes?

Precisamente, por no regalar pizzas ni tatuajes. Al final el favoritismo es lo de menos, pero yo creo que ahora mismo la figura del presidente del Barça debe ser la de alguien que conozca muy bien el club, muy bien el mundo del deporte y que el hecho de que haya un jugador de la casa aporta un valor muy grande por la dualidad de conocimiento y experiencia que es muy poco habitual entre dirigentes de clubes importantes. Ya sería hora después del caso de nuestro querido fundador, Joan Gamper, de que haya un presidente que se haya enfundado la camiseta y sepa lo que es representar en primera persona el escudo del Barça.

¿Quién es para usted el mejor presidente de la historia del Barça?

Joan Gamper. Sin lugar a dudas.

Y más allá de Gamper… usted ha estado con Laporta, Rosell y Bartomeu. ¿Con cuál de los tres se siente más identificado?

Con ninguno. No soy de identificarme con nadie. De todos he aprendido cosas, y con todos he visto cosas que no haría como presidente.

Usted estuvo hasta el último día al lado de Bartomeu. ¿Qué es lo mejor y lo peor de su mandato?

Lo mejor es haberme escogido para llevar el fútbol base del club porque ya era hora que un directivo salido de La Masía se pusiera al frente del fútbol formativo. Y lo peor, todo el apartado comunicativo, porque el club debe comunicar por sí mismo y no utilizando terceros ni filtraciones para hacerlo, y también una política deportiva poco clara en el sentido de no ir siempre en la misma dirección y no tener los conceptos claros. Esa falta de criterio ha lastrado los resultados del equipo.

"Hace falta mano dura, pero con criterio" 

¿Y los fichajes millonarios de Griezmann, Coutinho y Dembelé…?

El tema de los fichajes es complicado, pero lo que yo creo es que hay que minimizar los riesgos. Y cuando vas a realizar una inversión tan enorme, tienes que tener muy claro el por qué. Si no tienes una política deportiva bien definida, normalmente cuando preguntas el por qué no te lo saben decir. Y para ello es importante tener una buena coordinación entre el área de scouting, el área de metodología… y cuando todos están de acuerdo, vas a por ese jugador. Luego puede salir bien o mal, pero la menos hay un proceso pensado, elaborado y debatido. Es marcar criterios y procesos, la manera de asumir responsabilidades.

Si Xavi Vilajoana gana las elecciones, ¿cómo serán sus 100 primeros días de mandato?

Como yo sea presidente, veréis como serán mis 100 primeros días. Solo por todo lo que haré ya os interesa que me voten. Hace falta alguien que sepa como piensan los jugadores y sepa ser autoritario con ellos. Hay que ponerse rojo una vez, solo una, y si hay que tener manifestaciones en la Ciudad Deportiva, se aguantan. Pero hay que ser muy claro y contundente con los jugadores. Hace falta mano dura, pero con criterio, no gratuitamente.

 
Hoy destacamos