Universo Blaugrana

Los jugadores del Barça celebran el gol ante el Valladolid / FCB

Los jugadores del Barça celebran el gol ante el Valladolid / FCB

Los 14 partidos y 42 puntos en juego que le quedan al Barça para ganar la Liga

El calendario se presenta difícil este mes de febrero, pero el tropiezo del Madrid da tranquilidad a un equipo que debe recuperar su mejor versión

Claudia Granja @c_granjafranch

18.02.2019 11:50h Actualizado: 18.02.2019 11:58 h.

3 min

El Barça dio, a medio gas, un paso adelante para revalidar el título liguero por cuarto año consecutivo. La victoria ante el Valladolid, que sembró muchas dudas a las puertas del retorno a la Champions League, y la posterior derrota del Real Madrid ante el Girona, en un claro favor de los rojiblancos, da una calma inesperada a un equipo que se asoma a un calendario de vértigo.

Con siete puntos respecto al Atlético de Madrid, segundo clasificado, y nueve del Real Madrid, tercero, el Barça tiene la oportunidad de dar un golpe sobre la mesa si vence al Sevilla en el Sánchez Pizjuán y al Real Madrid en el Santiago Bernabéu este febrero. Dos victorias obligatorias para mantener la distancia ante sus perseguidores contra dos equipos que tienen muchas ganas de revancha. 

La Champions amontona los minutos

Con la competición europea como una de las prioridades del equipo para esta temporada, la Liga vuelve a ponerse de cara con el tropiezo de los blancos. El calendario se comprime con Europa de por medio y las rotaciones a las que obliga a Ernesto Valverde, pero a falta de 14 jornadas para el final del campeonato, de seguir así, el Barça podría proclamarse campeón en la antepenúltima jornada frente al Celta de Vigo en Balaídos, un estadio siempre difícil para los azulgranas. 

Una foto de archivo de Leo Messi en un partido frente al Celta de Vigo / EFE

Una foto de archivo de Leo Messi en un partido frente al Celta de Vigo / EFE

Con el Olympique de Lyon como principal reto inmediato, Sevilla –eliminado de la Copa por el Barça– se asoma en el horizonte del fin de semana. El Real Madrid será también un punto de inflexión. La vuelta de la Copa del Rey será el precedente al encuentro liguero del 2 de marzo en el que el Barça podría aumentar la renta de puntos respecto al eterno rival.

Marzo tampoco mejora

Con la esperanza de seguir vivos en Champions y con un billete a la final de la Copa en el Benito Villamarín el 25 de mayo, marzo tampoco aflojará para el conjunto que dirige Valverde. Rayo Vallecano, Betis y Espanyol esperan su turno con necesidades muy distintas. Abril, con el campeonato casi visto para sentencia será un mes crucial.

Los azulgranas visitarán el estadio de la Cerámica para medirse al Villarreal y de mantener la distancia la segunda semana del cuarto mes podría quedar todo visto para sentencia si consiguen amarrar tres puntos en el Camp Nou ante el Atlético. Llegará entonces el Huesca, la Real Sociedad, el Alavés, el Levante, el Celta de Vigo, el Getafe y el Eibar.

Una foto de Messi durante el partido frente al Atlético de Madrid / EFE

Una foto de Messi durante el partido frente al Atlético de Madrid / EFE

Un calendario escalofriante al que se suman los desplazamientos. Los azulgranas tienen seis partidos en casa por ocho a domicilio, mientras que sus principales perseguidores de la capital, jugarán siete partidos como locales y siete como visitantes. 

Los rivales

Visto lo visto esta temporada, ningún rival es asequible. De hecho, los azulgrana han goleado a los grandes de la Liga, como el Sevilla o el Real Madrid, a excepción del Atlético de Madrid que acabó en tablas en feudo azulgrana. Los puntos calientes más inmediatos se sitúan contra el Betis en Sevilla, contra quien ya perdieron en casa, el derbi barcelonés y el Atlético. 

Un calendario que tampoco sonríe en exceso a los del Cholo. Tienen pendiente el choque ante el Athletic, el Girona, el propio Barça, el Celta, el Valencia y el Sevilla hasta final de curso. Algo similar a lo que ocurre en el Bernabéu, pero con mayor fortuna. Los blancos encararán el tramo final de temporada contra equipos de media tabla y con Celta, Valencia, Athletic y Betis de por medio. 

El favor del Girona pone todo de cara para un Barça que solo depende de él mismo para proclamarse de nuevo campeón de la competición predilecta del conjunto azulgrana. Un vuelco muy favorable que exige de la máxima concentración. No hay margen de error. Meter en la lucha por el título a los madrileños es cosa de Messi y compañía.

 
Hoy destacamos