Universo Blaugrana

De Jong en una ocasión contra el Granada / EFE

De Jong en una ocasión contra el Granada / EFE

El aluvión de ocasiones claras que tuvo el Barça contra el Granada

Los azulgranas encontraron el gol del empate en el minuto 90 y podrían haber sido algunos más

Oriol Quintana @urikingkat

21.09.2021 09:37h Actualizado: 21.09.2021 15:17 h.

2 min

El partido del FC Barcelona contra el Granada tuvo un guion muy extraño (1-1). El encuentro arrancó con un temprano gol de Domingos Duarte después de una acumulación de errores de los jugadores azulgranas. A partir de aquí empezó un recital de perder tiempo de los nazaríes y prisas en el Camp Nou para conseguir el empate.

La primera parte estuvo marcada por las lesiones y faltas de los visitantes, tratando de arañar el máximo número de minutos posibles. A pesar de ello, y a través del balón parado, los culés tuvieron dos ocasiones claras. Primero, fue Sergi Roberto quien enviaba un balón a la cruceta después de un córner.

Pero si alguien hizo exigir al máximo a Luis Maximiano fue Ronald Araujo. En el tramo final del primer tiempo remató una falta lateral con gran potencia que no entró por una de las paradas de la jornada. El balón terminaba en córner y seguía el acoso y derribo de los culés para conseguir el empate. Posteriormente tenía lanzaba otro testarazo peligroso al lateral de la portería rival. 

Más ocasiones

Araujo fue la gran amenaza del Barça a balón parado. Remató dos veces más a portería y fue quien encontró el gol en el minuto 90 tras un sutil centro de Gavi. Lo intentó sin parar, puso más intensidad y se notó en los minutos finales, con una gran cabalgata por la banda y luchando todos los balones dentro del área.

Araujo celebrando su gol contra el Granada / FC Barcelona

Araujo celebrando su gol contra el Granada / FC Barcelona

El uruguayo no fue el único que estuvo cerca del gol. Sergio Busquets lo volvió a intentar desde fuera del área, algo a lo que no estamos acostumbrado, e incluso Sergiño Dest tuvo alguna ocasión desde la izquierda para hacerse un hueco y armar el disparo, aunque sus intentos salieron desviados.

Memphis Depay también contó con alguna ocasión, pero no estuvo acertado. Primero probó sorprender desde lejos, luego cazó algún remate dentro del área sin posibilidad de disparar a placer y el único lanzamiento de falta desde la frontal se estrelló en la barrera. Su ocasión más clara fue un voleo a bocajarro que empalmó con tanta potencia que salió por encima de la portería. Aún así se desgastó como el que más y fue el encargado de colgar los balones al tridente rematador: Gerard Piqué, Ronald Araujo y Luuk de Jong.

Pero si hay una ocasión que recordarán los azulgranas es la del neerlandés ex del Sevilla. El delantero llegó con el cartel de un buen rematador y tuvo el tanto del empate en su cabeza. Estaba apenas a dos metros de la línea de gol, con Maximiano superado y aún así mandó el esférico por encima del travesaño.

De Jong animando a sus compañeros contra el Granada / FC Barcelona

Los datos

Pese a las críticas al juego de los de Ronald Koeman por planteamiento directo y por diferir del estilo tradicional de los azulgranas, el Barça terminó encerrando el Granada en su área y generando ocasiones suficientes para ir ganando. Se llegaron a producir 17 remates, a lanzar 12 córners y se centró 54 veces al área.

Hemos hecho el máximo en un partido muy complicado y con un poco más de suerte habríamos ganado. Y eso hay que verlo también”, quiso destacar el entrenador en rueda de prensa. El equipo partió con un claro 4-3-3 pero, a medida que avanzaba el choque, se fueron acumulando rematadores al área e imponiéndose el juego directo.

 
Hoy destacamos