Universo Blaugrana

Saúl Ñíguez celebrando un gol en el Camp Nou / EFE

Saúl Ñíguez celebrando un gol en el Camp Nou / EFE

El amor imposible de Saúl con el Barça que puede tener final feliz

Crece la posibilidad de ver un trueque del colchonero con Antoine Griezmann

Oriol Quintana @urikingkat

15.07.2021 11:51h Actualizado: 15.07.2021 11:53 h.

2 min

Uno de los bombazos del miércoles fue la posibilidad de trueque entre Saúl Ñíguez (26 años) y Antoine Griezmann (30). El francés del FC Barcelona volvería al Wanda Metropolitano dos años después de salir traspasado y a cambio llegaría el polivalente jugador del Atlético de Madrid, que no entra en los planes del Cholo Simeone.

El valor de ambos futbolistas es muy diferente y en las últimas horas se ha desvelado que los colchoneros podrían incorporar en ese intercambio otros futbolistas como Renan Lodi o Mario Hermoso. Con ellos, Ronald Koeman reforzaría la línea defensiva, sobre todo el lateral zurdo y la posición de central.

Esta sería una de las operaciones más sonadas de las últimas temporadas. Se iría uno de los fichajes más caros de la historia azulgrana, Antoine Griezmann, que llegó en verano de 2019 a cambio de 120 millones de euros más 15 por el derecho de tanteo de cinco jugadores rojiblancos.

Saúl-Barça, una relación frustrada

Hace ya más de siete años que Saúl Ñíguez suena para reforzar el FC Barcelona. Ahora, se puede realizar esa operación, tras una de sus peores temporadas como colchonero y en la que ha perdido la confianza de Simeone. La relación entre club y jugador empezó en 2013, cuando tenía 18 años y empezaba a despuntar.

Saúl Ñíguez en un partido del Atlético de Madrid / EFE

Saúl Ñíguez en un partido del Atlético de Madrid / EFE

Cuando David Villa salió del Camp Nou dirección al Vicente Calderón por 2 millones de euros, los culés incluyeron una opción preferencial por tres de las futuras promesas colchoneras. Uno de ellos era el centrocampista ilicitano, pero también se contemplaban jugadores como Javier Manquillo y Óliver Torres. No se concretó ese interés.

En 2016, Saúl volvió a aparecer en todas las listas de futuribles. Esta vez ya no era una promesa, sino una realidad. A sus 21 años tenía una cláusula de rescisión de 45 millones de euros y el Barça empezó a plantearse ese desembolso, pues seguían teniendo prioridad ante ofertas extranjeras. Finalmente renovó hasta 2021 y su cláusula aumentó a 80 kilos.

Un año después, Josep Maria Bartomeu volvió a intentar una ofensiva. Así lo confirmó Miguel Ángel Gil Marín: “Pensaban pagar su cláusula, lo que no sabía Bartomeu era que tres días antes habíamos firmado un nuevo contrato con Saúl y que su cláusula había pasado de 80 a 150 millones de euros”. Sigue manteniendo esa cláusula y un contrato hasta 2026.

Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil Marín / EFE

Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil Marín / EFE

En los años posteriores, Saúl ha seguido formando parte en la lista de futuros centrocampistas, pero nunca se ha concretado la operación. El hecho de ser una de las referencias de una primera espada de Eurocopa y su desorbitada cláusula de rescisión han provocado que hasta ahora esté en el Wanda Metropolitano.

Sin la confianza de Simeone

No es casualidad que este verano se le hayan abierto las puertas de salida. Saúl ha pasado de ser un indiscutible en los esquemas de Simeone a un suplente habitual. Ha perdido la confianza del técnico pese a disputar 41 partidos oficiales con el Atlético de Madrid esta temporada.

El argentino considera que sumaría más en el equipo colchonero de cara al futuro contar con una estrella como Griezmann que con el centrocampista, que parece estancado. Ambos clubes están en conversaciones buscando soluciones y el acuerdo está más cerca que nunca.

 
Hoy destacamos