Universo Blaugrana

Una foto de Arturo Vidal durante un partido con el Barça / Twitter

Una foto de Arturo Vidal durante un partido con el Barça / Twitter

Arturo Vidal se niega a seguir los pasos de Paulinho

El chileno tiene suculentas ofertas procedentes de China, pero de momento cierra la puerta a salir del Camp Nou

Claudia Granja @c_granjafranch

23.06.2019 23:35h

2 min

Arturo Vidal se ha ganado el respeto y la admiración del barcelonismo. Tras su primera temporada en el Barça el chileno cuenta con el cariño de una afición que le recibió con muchas dudas. Su fichaje --por tan solo 20 millones de euros-- fue una obligación para la dirección deportiva tras la salida de Paulinho en su regreso a China.

Valverde apostó por la continuidad del brasileño, pero la oferta del Guanzhou Evergrande era irrechazable. Vidal llegó para suplir ese perfil tan necesario en todos los equipos y tan inexistente en una medular plagada de talento y toque, pero con muy poco físico y menos garra. El King ha superado, con creces, las expectativas depositadas en él.

Bien es cierto que a gran parte de la afición no le gusta que haya sido el mejor jugador de muchos partidos. Muchos señalan que su protagonismo responde más a una pérdida del estilo que a méritos propios, pero su entrega le convierte, hoy por hoy, en un jugador vital para los planes del Txingurri la próxima temporada. Tras un inicio más que difícil, con muchas polémicas y desencuentros con el técnico extremeño, el chileno enderezó su carácter para entender que el bien del colectivo supera los intereses personales que ahora solo entiende vestido de azulgrana.

Tentado

A sus 32 años, el chileno mantiene pretendientes en Europa, pero su perfil responde a ese jugador que podrá hacer caja en otra Liga en sus últimos años. Y desde China no han tardado en presentar una oferta a su agente. En sus planes de futuro solo ve el escudo del Barça. Un primer año de adaptación que desde el Barça esperan que sea el definitivo para reconquistar Europa.

Una foto de Arturo Vidal durante un partido del Barça / Twitter

Una foto de Arturo Vidal durante un partido del Barça / Twitter

Vidal lo tiene claro. La oferta no es moco de pavo, pero no quiere dejar la capital catalana. Tan solo una oferta que quitara el hipo podría hacer dudar al chileno. De momento, sabe de primera mano que cuenta con el beneplácito de Valverde. La llegada de De Jong y la ascensión de Aleñá serán competencia directa, pero ello no conlleva ser carne de banquillo de forma habitual. 

Su representante, Fernando Felicevich, le trasladó antes de viajar a Brasil para disputar la Copa América distintas ofertas, pero declinó todas ellas. No quiere que el Barça escuche ofertas por él. Su contrato finaliza en 2021, y su primer año ha sido más que satisfactorio. 53 partidos, tres goles y siete asistencias. Su rol está claro y confía en mantener su estatus en el equipo. Vidal cierra las puertas a ser el segundo Paulinho del Barça en apenas dos años. 

 

Hoy destacamos