Universo Blaugrana

Diego Costa lamenta el segundo tanto del Athletic Club ante el Atlético de Madrid / EFE

Diego Costa lamenta el segundo tanto del Athletic Club ante el Atlético de Madrid / EFE

El Atlético de Madrid pone la Liga en bandeja al Barça

Los azulgranas, de ganar mañana en el Benito Villamarín, se situarían con una ventaja de diez puntos

Pau Beya Acero

16.03.2019 21:33h

2 min

El nivel de importancia de la visita del FC Barcelona al Benito Villamarín ha subido de categoría. Si antes era "relevante", ahora es "clave". En caso de que el conjunto azulgrana supere al Real Betis en el encuentro del próximo domingo se situaría con una ventaja de diez puntos sobre su más inmediato perseguidor, el Atlético de Madrid.

Y todo consecuencia de la derrota de los colchoneros en San Mamés (2-0). El Athletic Club, muy necesitado de puntos, aprovechó el cansancio físico y anímico de los rojiblancos para tomar aire y hundir a los de Simeone. Los tantos de Williams (73') y Kenan Kodro (85') dejan al Atlético de Madrid al borde del abismo.

De nada le sirvió al 'Cholo' saltar al tapete de San Mamés con sus tres delanteros: Álvaro Morata, Diego Costa Antoine Griezmann. Creó el mismo peligro que si ellos no hubieran jugado: en los primeros 45 minutos los colchoneros no dispararon a puerta. Al término del partido solo lo habían hecho dos veces.

Pesadillas con Turín

Probablemente en el subconsciente de todos los futbolistas del Atlético de Madrid aún aparecían imágenes de Cristiano Ronaldo saltando para rematar, de la no parada milagrosa de Oblak o del derribo de Correa Bernardeschi en el área. Cuatro días fueron muy poco tiempo para poder olvidar el desastre del Juventus Stadium.

Cristiano Ronaldo celebrando uno de los tres goles con la Juventus de Turín / EFE

Cristiano Ronaldo celebra el tercer gol de la Juventus frente al Atlético de Madrid / EFE

Es comprensible. Tras la imponente victoria en el Wanda Metropolitano ante los bianconeros (2-0), se veían un poco más cerca de la final, que se disputará en su casa. Esa ilusión se convirtió en presión y por primera vez en más de siete años del 'Cholo' como entrenador, los rojiblancos saltaron acobardados al terreno de juego.

El primer tanto de Cristiano Ronaldo fue un aviso, el segundo les metió el miedo en el cuerpo y el tercero les sucumbió en una pesadilla de la que aún no se han despertado. Solo cuatro días después, tienen otra: han pasado de estar con un pie en cuartos de final de la Champions League y en plena lucha por la Liga a estar prácticamente descartados de todos los títulos en pleno mes de marzo.

Oportunidad de oro

El FC Barcelona no puede desaprovechar este regalo. Ganar el próximo domingo en el Benito Villamarín dejaría al Atlético a diez puntos y, consecuentemente, la Liga medio hecha. Y la oportunidad no es tan importante para revalidar el título liguero como para poder centrar todos los esfuerzos en la Champions.

Situarse con la misma diferencia de puntos que jornadas faltarían (10) implicaría que la máxima competición europea se convirtiera en el objetivo prioritario. Y por lo tanto, que en los encuentros del torneo doméstico Ernesto Valverde empleara amplias rotaciones para que los futbolistas más necesitados de descanso (Piqué, Alba, Rakitic, Busquets, Suárez) pudieran tomar aire.

Una foto de Gerard Piqué en una disputa con Enes Ünal durante el Barça-Valladolid / EFE

Gerard Piqué en una disputa con Enes Unal. El central es uno de los futbolistas que necesita descanso / EFE

La derrota del Atlético de Madrid será motivo de alegría si el FC Barcelona vence mañana. Si no, la distancia seguirá siendo la misma que el sábado a las 18:30 y el conjunto azulgrana aún deberá remar para asegurar el segundo título de Liga consecutivo. El Betis ya mostró en la primera vuelta que no será un escollo nada fácil.

 

 

Hoy destacamos