Universo Blaugrana

Una foto del Cholo Simeone durante un partido del Atlético de Madrid / EFE

Una foto del Cholo Simeone durante un partido del Atlético de Madrid / EFE

El Atlético se cuela en la guerra de Barça y Madrid por los grandes fichajes

El club colchonero también está obligado a pujar a lo grande si pretende seguir la estela de Barça y Madrid

Claudia Granja @c_granjafranch

02.06.2019 17:20h

2 min

Durate décadas estuvo a la sombra de las dos grandes potencias españolas, FC Barcelona y Real Madrid, pero la llegada del Cholo Simeone dio otro carácter al Atlético de Madrid que, a base de éxitos, obligó a la entidad rojiblanca a invertir. Una inversión deportiva con nombres propios como Antoine Griezmann, Diego Costa, Jan Oblak o las fichas de canteranos como Koke, Saúl o leyendas como Juanfran y Godín. 

Todos ellos han sido presente y motor de un equipo que ahora reina en la capital y que es el único capaz de alargar la pugna por la competición doméstica a los azulgranas. Un equipo que, a partir de la temporada que viene, sufrirá sin poder evitarlo una revolución. La columna vertebral y el eje central del esquema del Cholo desaparece.

Se va Godín, Juanfran, Griezmann, Filipe Luis, Lucas Hernández, posiblmente Rodri y Costa peligra. Demasiadas despedidas en una misma ventana de mercado que dejarán un vacío enorme en el vestuario, pero las arcas llenas. 

Revolución obligada

Abandonado el Calderón, las estrellas tienen que brillar en el Wanda Metropolitano y con alrededor de 300 millones de euros --que dejan Griezmann, Lucas y otras salidas-- el Atlético de Madrid es ahora un rival en el terreno de juego y también en el mercado. La gran figura que sostena al equipo es Oblak, pero será difícil retenerle sin títulos. Hay portero hasta 2020, pero el Cholo quiere más y necesita un equipo competitivo. 

Oblak detiene un disparo de Luis Suárez / EFE

Oblak detiene un disparo de Luis Suárez / EFE

La defensa está horas bajas. Tres de los cuatro titularísimos se van, y la delantera solo queda el recién llegado Morata. En las oficinas rojiblancas se estudian las posibles incorporaciones y saben que si quieren títulos deberán abonar el precio de algún jugador de renombre. Los centrales ya no son jugadores de poco coste. En el Wanda gusta Mario Hermoso, y negociar con el Espanyol no será fácil cuando Florentino está de por medio.

Marco Alonso, actualmente en el Chelsea, gusta para ser el carrilero zurdo y parece que hay un preacuerdo entre jugador y club, pero es otra operación difícil con el club londinense suspendido cautelarmente por la UEFA y a la espera de que el TAS le retire la sanción este mercado antes de cumplir la sanción definitiva. 

El desembolso definitivo

Lo mismo ocurre en la delantera con Cavani. El uruguayo parece ser el elegido para suplantar a Griezmann, pero Nasser Al-Khelaïfi no le soltará sin tener un repuesto que ofrezca las mismas garantías. De momento, gratis solo llegará Héctor Herrera, el centrocampista mexicano del Oporto que acaba contrato con la entidad lusa. El fichaje más caro de la historia rojiblanca fue Lemar la temporada pasada por un total de 70 millones de euros que no han brillado como se esperaba.

Ahora, con el reclamo del Cholo y superiores en Liga que el Madrid, los colchoneros son un rival a tener en cuenta en las pujas por las grandes estrellas. Cerezo ha entendido que ese es el único camino posible para mantener al equipo en la élite. Otro competidor más por el reinado del fútbol.

 
Hoy destacamos