Universo Blaugrana

Los futbolistas del FC Barcelona celebran el primer gol de Luis Suárez / EFE

Los futbolistas del FC Barcelona celebran el primer gol de Luis Suárez / EFE

El Barça se abona a los goles en el último suspiro

Luis Suárez abrió la lata con una gran rosca en el 85'

Pau Beya Acero @pbeya96

07.04.2019 00:13h

1 min

Día 6 de abril y el FC Barcelona ya ha sentenciado la Liga. La trabajada victoria frente al Atlético de Madrid deja al conjunto colchonero a once puntos. Una distancia insalvable con la que el equipo azulgrana podrá dar descanso a sus mejores hombres en el campeonato doméstico de cara a los vitales partidos de Champions League.

Como todo encuentro entre catalanes y madrileños, el triunfo se coció a fuego lento. El Barça movió la pelota a un gran ritmo, pero el Atlético resistía. Cuando no era el muro que formaban Godín Gímenez, eran las intervenciones salvadoras de Oblak, el mejor rojiblanco hoy.

Oblak detiene un disparo de Luis Suárez / EFE

Oblak detiene un disparo de Luis Suárez / EFE

El conjunto blaugrana puso una marcha más en la segunda mitad, ya con un hombre más. Pero no había manera, Oblak era imbatible. Fue la antítesis de Messi. El arquero aguantó el empate hasta el 85', momento en el que Suárez se inventó una rosca imparable incluso para él. Se desfermó la euforia. Un minuto después, Messi sentenciaba con un gol donde mostró todo su temple.

Costumbre

El FC Barcelona sacó tres puntos de oro a cinco minutos del final para atar la Liga. Algo que se está convirtiendo en costumbre, en especial si nos fijamos en esta última semana.

Todo empezó el pasado sábado 30 de marzo frente al Espanyol. El marcador era de 1-0 pero el equipo blanquiazul apretaba. Hasta que en el 89' Malcom lideró un contrataque, esperó al momento justo y le cedió el balón a Messi, que con una definición exquisita mandó el esférico al fondo de la red.

Luis Suárez, logra el gol del empate en Villarreal / FCB

Luis Suárez logra el gol del empate en Villarreal / FCB

Eso no fue nada comparado con lo que se vio tres días después en el Estadio de la Cerámica. El club catalán perdía 4-2 contra el Villarreal cuando solo quedaban tres minutos de añadido. Tenía, eso sí, una falta en la frontal, algo que con un futbolista como Messi en plantilla es un penalti. El argentino la clavó en la escuadra. Seguían faltando tres minutos. Cuando el tiempo estaba a punto de acabarse, Suárez cazó un rebote en la frontal del área y con un disparo seco batió a Asenjo.

Se podría decir que el FC Barcelona ha ganado esta Liga muy pronto gracias a todos aquellos goles que ha logrado tarde.

 

 
Hoy destacamos