Universo Blaugrana

Dembelé, Gavi y Aubameyang, celebrando uno de los goles en Mestalla / EFE

Dembelé, Gavi y Aubameyang, celebrando uno de los goles en Mestalla / EFE

El Barça desmenuza al Valencia con un festín en Mestalla

Los de Xavi se llevan los tres puntos gracias a un doblete de Aubameyang y goles de Frenkie de Jong y Pedri

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

20.02.2022 18:10h Actualizado: 21.02.2022 11:37 h.

5 min

Gran efectividad del Barça este domingo en Mestalla. Los culés disputaron uno de los choques más completos de la temporada y encontraron, por fin, el acierto de cara a puerta que les faltó ante el Nápoles. Un doblete de Aubameyang (con Jordi Alba disfrazado de asistente) y otro gol de Frenkie de Jong, a pase de un gran Dembelé, encarrilaron tres puntos básicos para que el Barça coja carrerilla en Liga y se mantenga en los puestos de Champions League. Exhibición de un equipo, el de Xavi, que fue una apisonadora en la primera mitad y bajó el nivel en la segunda, aunque ya mira al futuro con mayor optimismo. El gol de Carlos Soler en el segundo acto no influyó en el resultado final, y fue respondido por un golazo descomunal de Pedri desde fuera del área.

Apenas una hora antes del partido, saltaba la sorpresa. A la ya prevista reaparición en el once de Ronald Araujo se sumaba también Ousmane Dembelé, en su primera titularidad de los últimos dos meses. El francés formó este domingo un ataque inédito con Aubameyang y Ferran Torres, muy silbado por el público de Mestalla al escocer aún la herida que dejó abierta en el corazón de los chés. Xavi, que siguió con su política de rotaciones para mantener frescas las piernas de sus hombres, sentó esta vez a Pedri y Adama para dejar hueco a Gavi y al mencionado Dembouz.

Dembelé, desbordando a Gayá en el Valencia-Barça / EFE

Dembelé, desbordando a Gayá en el Valencia-Barça / EFE

Gavi, por cierto, fue uno de los más enchufados en los primeros minutos de partido. No dio un balón por perdido, recuperó posesiones gracias a su presión continua y supo combinar con criterio en la medular, esta vez en su puesto natural. Sergiño Dest estuvo incisivo en sus incorporaciones al ataque por la banda derecha, y justo antes del cuarto de hora sacó un centro peligroso que Aubameyang no acertó a controlar. Fue un primer aviso del Barça, pues unos minutos más tarde, después de que Dembelé desbordase y filtrase un balón interior a Ferran Torres, el de Foios se sacó de la manga un disparo raso y cruzado que por muy poco no llegó a rematar Aubameyang, ya en boca de gol.

Doblete de Auba y gol de Frenkie

Dicen que a la tercera va la vencida, y Auba se encargó de certificarlo. Porque, tras un desmarque perfecto al límite del fuera de juego, recibió un brillante pase en profundidad de Jordi Alba para controlar en carrera, conducir y definir con un disparo fuerte, alto y colocado. Un golazo que describe a la perfección las mejores cualidades del delantero gabonés, y que sirve para ilusionar a un barcelonismo que espera mucho de quien, no hace mucho, era de los mejores arietes de Europa. Mención especial a la divertida celebración del gol, con voltereta incluida y abrazo posterior con Jordi Alba.

Ya con el Barça por delante en el marcador, un acercamiento de Gayá por la banda derecha acabó con un centro-chut que se coló en la portería de Ter Stegen (se la introdujo él mismo), aunque por fortuna el juez de línea había levantado el banderín por fuera de juego. Mala noticia para el Valencia, que iba a recibir otro jarro de agua fría a la media hora de encuentro. Nuevamente Jordi Alba rompió la línea defensiva de los chés con un gran pase bombeado, al espacio, que Dembelé cazó de primeras para dar un pase de la muerte a Frenkie de Jong. El holandés marcó el segundo tanto culé llegando desde segunda línea, y confirmó de esta forma la mejoría que está experimentando en las últimas semanas.

Aubameyang, dando una voltereta tras marcar contra el Valencia / EFE

Aubameyang, dando una voltereta tras marcar contra el Valencia / EFE

Un gol que dejaba ya bastante encarrilada la victoria del Barça, poco antes de que Aubameyang decantase todavía más la balanza con su segunda diana del partido. En esta ocasión, Dembelé se quedó completamente solo, aprovechó para filtrar un balón a Gavi y éste, desde el interior del área, únicamente tuvo que ponerla para que Aubameyang rematara a placer. El Barça fue una auténtica apisonadora en Mestalla durante el primer tiempo, y se marchó 0-3 al descanso después de un gol anulado con polémica a Carlos Soler. El balón había salido por fuera de banda cuando lo robó Gayá, y toda la jugada posterior quedó invalidada. Así, con la pitada de la afición ché a los árbitros, terminó un primer tiempo de locos en Mestalla.

Gol de Soler y misil descomunal de Pedri

El Barça inició el segundo tiempo con la misma energía de la primera mitad, además de la visión y el desborde de un Dembelé muy enchufado. El francés puso un balón medido a Gavi, que disparó desde fuera del área y provocó la intervención del guardameta ché. Unos minutos después, otra polémica: pisotón de Diakhaby a Aubameyang en los límites del área, que el VAR revisó por si había penalti y, al final, descubrió un fuera de juego previo del propio Aubameyang. La cuestión es que el gabonés pudo recuperarse y seguir sobre el césped, presenciando en primer plano cómo el Valencia reducía distancias en el marcador. Un centro perfecto de Bryan Gil fue rematado de cabeza por Carlos Soler, completamente solo en el área, para batir a Ter Stegen a los 51 minutos de juego.

El gol animó a los chés y apagó levemente a los blaugrana, equilibrando las fuerzas y provocando que el partido se rompiese en algunos momentos. El Valencia protagonizó algunos acercamientos y disparos peligrosos, mientras que Xavi movió el banquillo y sacó a Pedri para rebajar el suflé. Fue la llave que devolvió el dominio del partido a los culés. Porque Pedri, que cada vez tiene más confianza en su disparo, se sacó un zapatazo descomunal que rozó en Aubameyang antes de colarse en la portería. 1-4, fuego apagado y fin de la historia, aunque el Valencia no se rindió.

Aubameyang, Pedri, Gavi y Jordi Alba, celebrando el golazo del canario al Valencia / EFE

Aubameyang, Pedri, Gavi y Jordi Alba, celebrando el golazo del canario al Valencia / EFE

El Valencia apretó, pero no fue suficiente

Los chés siguieron apretando las tuercas y Uros Racic, al borde del área de Ter Stegen, recibió un balón perfecto de Bryan Gil para disparar y volver a poner el miedo en el cuerpo a los culés. Por fortuna, el tiro fue desviado por Ronald Araujo y no significó el segundo tanto del Valencia. El uruguayo, a un gran nivel tras haber dejado atrás su última lesión, volvió a bloquear minutos después otro disparo peligroso de Bryan Gil, para desesperación de Bordalás en el banquillo. Entró Nico para oxigenar todavía más el centro del campo, y pese a los arreones del Valencia el marcador no volvió a moverse.

Ter Stegen detuvo sobre la línea un remate de cabeza de Hugo Duro a la salida de un córner botado por Carlos Soler, y el mismo Hugo Duro dispuso de otra ocasión clarísima a falta de diez minutos para el final, que fue resuelta con un paradón del guardameta alemán del Barça. Luuk de Jong y Adama Traoré sustituyeron a Gavi y Aubameyang, ya muy justos de gasolina. Y el Barça, ya con mucho más control ante un Valencia desesperado, se marcó un rondo por todo el campo en los minutos finales. Antes de acabar el duelo, Diakhaby protagonizó la acción fea del partido con una entrada con la plancha por delante a Alba, que se estuvo doliendo durante unos minutos. Por suerte, no fue a más. Gran victoria y uno de los partidos con más puntería de los culés esta temporada.

 
Hoy destacamos