Universo Blaugrana

Un fotomontaje del fichaje de Frenkie de Jong por el Barça / FCB

Un fotomontaje del fichaje de Frenkie de Jong por el Barça / FCB

El Barça gana una batalla al PSG (pero la guerra sigue abierta)

Desde París, el gigante francés ha recibido duras críticas tras perder el fichaje de una de las promesas del fútbol europeo

Claudia Granja @c_granjafranch

24.01.2019 17:37h

3 min

Frenkie De Jong es jugador del FC Barcelona para las próximas cinco temporadas después de que el presidente azulgrana, Josep Maria Bartomeu, y una comitiva del club, encabezada por Pep Segura, viajaran este miércoles a Ámsterdam para cerrar la incorporación de una de las promesas del fútbol europeo y futuro recambio de Sergio Busquets

Su fichaje ha sido un culebrón de seis meses que, afortunadamente, ha tenido final feliz para la entidad catalana. Un interés que se fraguó en verano, pero que la negativa del Ajax para dejar escapar al centrocampista ha hecho tambalear un fichaje que pocos grandes habían seguido de cerca.

El Barça sale airoso de una situación peligrosa tras las tentativas del PSG, Juventus y Manchester City de convencer al jugador para recalar en dichos clubes. Un fichaje que habría acabado en otro club y revivido los fantasmas del caso Griezmann tras tener el sí verbal de ambos jugadores, pero nada firmado.

Una batalla ganada

Con el fichaje de De Jong cerrado, la prensa francesa no ha escatimado en críticas a la dirección deportiva del gigante francés. El Barça ha ganado, por ahora, una batalla que dura años y que se ha convertido en una guerra. El diario francés L’Equipe, carga duramente este jueves con un titular rompedor: "El Barça le pasa la mano por la cara al PSG".

Un artículo a dos páginas que relata los conflictos que han protagonizado ambos clubes por intereses deportivos en distintos jugadores y que todo apunta a que se alargará hasta este verano con Adrien Rabiot

La batalla de Qatar Airways

Es evidente que los proyectos deportivos de ambos clubes son similares. Su potencial deportivo es indudable, así como el económico, pero el músculo financiero del club de Nasser Al-Khelaïfi ha sido derrotado por el Barça que ha vuelto a tirar la casa por la ventana para poder competir con los grandes europeos. 

La mejora del PSG es también evidente, pero el historial del Barça es demoledor y el club parisino solo puede competir con el catalán a base de sueldazos. El atractivo deportivo es incuestionable, pero la guerra no ha llegado a su fin. Desde que en 2017, el club azulgrana decidiera poner fin a su relación comercial con la que fue su principal patrocinador durante tres temporadas, Qatar Airways, los intereses de ambos clubes se han cruzado más de una vez.

Una foto del anuncion de Qatar Airways del Barça / FCB

Una foto del anuncion de Qatar Airways del Barça / FCB

El Barça puso fin al acuerdo con la aerolínea del país catarí, al igual que el jeque del PSG, pese haberse redactado contratos de renovación y presentó a Rakuten como nuevo sponsor principal. Una decisión que no sentó bien y que desde entonces ha iniciado una guerra más agresiva entre ambos clubes. En 2013, el Barça intentó fichar a Thiago Silva y en 2016 sondeó a Marquinhos, dos defensores que continúan en París. 

Relaciones rotas

El respeto entre ambos clubes se mantuvo hasta el verano de 2017, cuando el músculo financiero del PSG y la necesidad de Neymar de salir de la sombra de Leo Messi permitieron al club francés romper la banca. Abonó la cláusula de rescisión del brasileño –fijada den 222 millones de euros– y se llevó al delantero rumbo a París. Desde entonces, las relaciones son tensas. Neymar no ha cuajado en París y los rumores sobre su voluntad de regresar al Camp Nou escuecen en la directiva parisina. 

Neymar en partido de Copa de Francia con el PSG / EFE

Neymar en partido de Copa de Francia con el PSG / EFE

Asimismo, el caso Rabiot, que parece que acabará en favor del Barça a coste cero también molesta. el centrocampista se ha negado reiteradamente a renovar su contrato con el PSG para ser agente libre en junio y elegir un destino al que llegaría sin dejar un euro en las arcas del club francés pese a sus problemas con el fair play financiero. El último caso, lo ha protagonizado De Jong, un fichaje que ansiaba el PSG para desbancar al Barça y poder conseguir un recambio para Rabiot. 

 

Hoy destacamos