Universo Blaugrana

Una foto de los jugadores del Barça celebrando un gol ante el Valencia / EFE

Una foto de los jugadores del Barça celebrando un gol ante el Valencia / EFE

El Barça humilla al Valencia con una manita y un homenaje al fútbol

Los azulgranas atropellaron a un conjunto ché sobrepasado por la velocidad del juego donde todos tuvieron su cuota de protagonismo

Claudia Granja @c_granjafranch

14.09.2019 22:55h

2 min

Este Barça sí convence. Los azulgranas volvieron a su mejor versión. Una vez más, ante su afición, en casa y ante un rival de máxima exigencia al que no pudieron ganar la final de Copa ni tampoco en Liga la temporada pasada. Un reto mayúsculo con una presión máxima para un conjunto que dejó muchas dudas fuera de casa en las dos jornadas disputadas lejos de la capital catalana hasta ahora. 

Y si de demostrar se trataba, todos cumplieron. Desde Valverde con una alineación inesperada hasta los 14 futbolistas que participaron en el choque que podría haber sido una goleada. No hubo tiempo para la especulación, ni la calma. La clasificación apretaba y la dinamita que alineó Valverde dio sus frutos.

Ansu Fati tan solo necesitó dos minutos para anotar el primer tanto del encuentro y meterse en el bolsillo definitivamente al barcelonismo. De Jong, estrenó su cuenta goleadora como azulgrana, Piqué se sumó a la fiesta y Suárez cerró la goleada (5-2) por si alguien se había olvidado de él durante su ausencia por lesión. La primera intervención del partido, dos toques y para dentro. La segunda, control, amago y chut para cerrar su doblete particular.  

En el Camp Nou, intratables

El Camp Nou, hasta la fecha, se ha convertido en un fortín. Y no solo de victorias, sino de homenajes al fútbol. Como ocurrió contra el Betis, el Barça fue inmensamente superior al Valencia. En todas las facetas. Se puso el mono de trabajo cuando tocó y sacó a relucir su inmensa calidad en la zona de creación durante la posesión que fue casi absoluta. Aplicados en la presión tras perdida e inspirados en ataque. Todos a una para un único objetivo. 

A Messi siempre se le echa de menos --tuvo que festejar de nuevo los goles desde la grada que coreó su nombre-- pero este equipo también puede competir sin el argentino. Tiene herramientas de sobra para cumplir los objetivos.

Una foto de Ansu Fati y Frenkie de Jong celebrando su gol ante el Valencia / EFE

Una foto de Ansu Fati y Frenkie de Jong celebrando su gol ante el Valencia / EFE

La presión no hizo mella en los canteranos y el centro del campo --con Arthur de titular-- apunta a ser el de las noches de gala. Ansu Fati fue el hombre del partido. Eléctrico en banda, marcó y asistió en seis minutos y fue un dolor de cabeza para la defensa valenciana. Suárez le robó el protagonismo con su doblete, pero este canterano pasará más tiempo en el primer equipo que en el Juvenil de Valdés.

Seguros

El marcador se puso a favor antes del minuto 10, pero el Valencia supo responder. Una jugada perfecta entre Gameiro y Rodrigo que culminó el francés. El 2-1 animó al Valencia, pero cuando lo necesitó el equipo apareció Ter Stegen. Salvó dos tiros en una misma jugada y el Valencia se desvaneció. 

Y el Barça volvió a ser un tsunami constante en ataque. Jordi Alba y Semedo fueron dos puñales por bandas, pero el juego del equipo fue totalmente entre líneas. Busquets volvió a sus mejores noches, y Griezmann y Suárez demostraron que en esa dupla francouruguaya hay más que conexión. Ahora solo falta Leo. 

Una foto de Luis Suárez celebrando un gol ante el Valencia /EFE

Una foto de Luis Suárez celebrando un gol ante el Valencia /EFE

Con los tres puntos en el bolsillo, el Barça empezó a permitirse ciertos lujos. Valverde recurrió a Rakitic y Arturo Vidal para dar descanso a De Jong y Arthur pensando en el martes y llegó la magia. Posesión, velocidad, pases entre líneas y mucha pegada. La asignatura pendiente, innegablemente, continúa siendo la defensa. Ter Stegen evitó el empate, pero Europa no perdona. El alemán nunca podrá competir por el Zamora si el equipo desconecta en defensa en marcadores holgados. Dejar la portería a cero es la prioridad. El Barça respira y duerme cuarto. 

 

Hoy destacamos