Universo Blaugrana

Leo Messi, en una acción ante el Valencia | EFE

Leo Messi, en una acción ante el Valencia | EFE

El Barça más anárquico quiere pero no puede contra el Valencia

El conjunto culé perdió tres puntos de oro y se complica de nuevo la Liga

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

19.12.2020 18:19h Actualizado: 19.12.2020 18:26 h.

3 min

El FC Barcelona dejó escapar dos puntos de oro ante el Valencia en el Camp Nou (2-2) y se complica su futuro en la Liga. Los culés, incapaces de superar la armadura defensiva planteada por el conjunto valencianista, se vieron sorprendidos por la velocidad al contraataque de los chés. Los de Javi Gracia se adelantaron a la salida de un córner, pero poco después empató Leo Messi tras aprovechar el rechace de un penalti que él mismo falló. Gol histórico que le permite empatar con Pelé como máximo goleador de la historia con un mismo equipo. 

Leo Messi, lamentando el empate ante el Valencia | EP

Leo Messi, lamentando el empate ante el Valencia | EP

En la segunda mitad, el Barça rápidamente dio la vuelta al marcador con un golazo de Ronald Araújo de volea. Entonces, el choque se rompió, y el Valencia conseguió su premio de nuevo al contraataque. Koeman revolucionó el equipo para llevarse el triunfo, pero finalmente la fatiga fue demasiado protagonista e impedió a los locales conseguir el triunfo. 

Un Messi histórico rescata a un Barça espeso

Los últimos precedentes contra el Valencia no invitaban al optimismo al barcelonismo. El conjunto ché se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para el Barça en las últimas temporadas, y este curso no iba a ser menos. Pese a presentarse en el Camp Nou en horas bajas, el cuadro valencianista fue capaz de complicarle la tarde al equipo blaugrana desde el primer instante. 

El equipo de Javi Gracia apostó por una estrategia conservadora y muy clara: defender con prácticamente todos sus hombres e intentar hacer daño al contraataque con la velocidad de sus delanteros. En este sentido, el FC Barcelona controló por completo el balón en los primeros instantes y bombardeó el área valencianista con contínuos centros, pero incapaz de protagonizar ocasiones claras. 

Esto dio vida a un Valencia que poco a poco empezó a creer más en su plan, y a sentirse más cómodo en el terreno de juego. Un planteamiento que, además, tuvo su premio con el gol de Dhiakaby a la salida de un córner. Un tanto que puso contra la cuerdas a un cuadro catalán especialmente espeso y fatigado, con constantes errores en defensa. 

De esta forma Messi igualó a Pelé | EFE

De esta forma Messi igualó a Pelé | EFE

El Valencia pudo sentenciar con varias ocasiones especialmente claras, pero Ter Stegen salvó a los locales. Y cuando peor estaban los culés, apareció el de siempre: Leo Messi. El argentino, al límite de la primera mitad, falló un penalti polémico pero en el rechace, aprovechó un centro de Jordi Alba para poner el empate. Un gol con el que el 10 hizo historia, al igualar a Pelé como el jugador con más goles en toda la historia con un mismo club

Con más fe que fútbol

Tras el paso por los vestuarios, el plan de partido fue exactamente el mismo. Un Barça completamente dominador del balón, intentando superar la armadura defensiva de un Valencia que acumulaba muchos hombres en su propia área. Un planteamiento que deterioró la concentración de los culés, que precisamente estuvieron cerca de ver como los chés se ponían de nuevo por delante, pero el exmadridista Cheryshev no acertó en una ocasión manifiesta de gol. 

Y del 1-2 al 2-1. El equipo valencianista perdonó, y en cambio los de Koeman, a la primera que tuvieron, se pusieron por delante. En una jugada embrollada dentro del área, Ronald Araújo superó a Jaume Doménech con un espectacular remate de volea. Un tanto que confirmó las buenas sensaciones del central uruguayo en los últimos choques. Una de las grandes noticias de este inicio de curso. 

Araújo, celebrando su gol contra el Valencia | EFE

Araújo, celebrando su gol contra el Valencia | EFE

Con este gol, el Valencia se vio obligado a desmontar su planteamiento defensivo, y lanzarse con más desencaro y valentía hacia la portería de Ter Stegen en busca del empate. No tenían ya nada que perder. Asimismo, esto hizo que el Barça se encontrase con más espacios y opciones para sentenciar. El choque enloqueció, pero fueron los visitantes los que encontraron su premio. Maxi Gómez, tras una gran asistencia de Guedes, heló el Camp Nou y puso de nuevo las tablas. 

Esto obligó a Koeman a improvisar y revolucionar a su equipo. Buscó la victoria sin Coutinho ni Griezmann, y con una defensa de tres. No obstante, la fatiga, demasiado protagonista en los últimos minutos del choque, hizo que ambos equipos buscasen la victoria con más fe que no eficacia. 

 
Hoy destacamos