Universo Blaugrana

Messi contra la Juventus / EFE

Messi contra la Juventus / EFE

El Barça de Messi firma el enésimo ridículo histórico en Champions

La derrota frente a la Juventus relega al equipo azulgrana a la segunda posición

Pau Beya Acero @pbeya96

09.12.2020 01:19h

3 min

El FC Barcelona hizo historia en el duelo contra la Juventus de Turín (0-3). Historia negativa, claro está. El revés frente al equipo italiano rompió varias rachas del cuadro azulgrana. El club catalán no perdía en fase de grupos en el Camp Nou desde 2009 (1-2 contra el Rubin Kazán), no caía en casa en Europa desde 2013 (0-3 contra el Bayern de Múnich) y cosechó su primera derrota en fase de grupos desde 2016 (3-1 contra el City).

Además, la derrota le relegó a la segunda plaza del grupo, algo que no sucedía desde el curso 2006-07. Y eso que el Barça lo tenía todo de cara para clasificarse como cabeza de serie para octavos de final. En el peor de los casos, una derrota por 0-2 le bastaba. Pero cayó 0-3 y firmó un nuevo ridículo en Europa. Y ya van varios.

2017

Lamentablemente, el FC Barcelona acumula bastantes años sin dar la talla en la máxima competición continental. Obviando el desastroso 7-0 global contra el Bayern de Múnich en 2013, la racha del equipo azulgrana con los bochornos europeos empezó en febrero de 2017, en el Parque de los Príncipes de París.

Imagen de archivo de Rakitic y Rabiot disputando un balón en un PSG-Barça

Imagen de archivo de Rakitic y Rabiot disputando un balón en un PSG-Barça

El PSG dio un baño monumental al conjunto entonces dirigido por Luis Enrique (4-0). El Barça no tuvo opciones ni de maquillar el resultado. En el Camp Nou le dio la vuelta con el histórico 6-1, pero ese resultado acabó quedando en anécdota. En cuartos, la Juventus dejó a los culés en Turín (3-0). No hubo la misma suerte que contra el PSG y en el feudo azulgrana no se pasó del 0-0.

2018

Las humillaciones de 2017 todavía fueron soportables en el momento en que se encajaron, pues eran partidos de ida y había la mínima esperanza de darle la vuelta a la eliminatoria en el Camp Nou. Además, el 6-1 ayudó a suavizar la crisis. Lo peor llegó a partir de 2018, con la incomprensible caída de Roma.

Kostas Manolas durante un partido /REDES

Kostas Manolas durante un partido /REDES

El Barça llegó al Olímpico con un 4-1 de ventaja del encuentro de ida. El juego no había sido especialmente brillante, pero el resultado sí había sido contundente. En la capital italiana, todo lo que podía salir mal, salió mal. El equipo azulgrana fue un desastre en defensa y apenas pudo crear ocasiones. Manolas sentenció a los culés tras un córner.

2019

Muchos tomaron el desastre de Roma como un accidente. Pero Anfield, en 2019, abrió los ojos al barcelonismo. Roma no había sido un accidente, sino algo estructural. Como en 2018, el FC Barcelona se plantó en Liverpool tras haber cosechado un sólido 3-0 en el Camp Nou. Como un año antes, el resultado en la capital catalana había sido algo engañoso, pero debía ser suficiente para alcanzar la final.

El delantero del Barça Luis Suárez se lamenta en Anfield / EP

El delantero del Barça Luis Suárez se lamenta en Anfield / EP

No lo fue. Origi aprovechó un error incomprensible de Jordi Alba en el inicio del encuentro para comenzar la remontada. El Barça reaccionó y dominó la primera mitad, y no hubiera sido extraño que se marchara al descanso con empate en el marcador. Pero no lo hizo y tras la reanudación llegó la debacle. Wijnaldum, con un doblete, empató la eliminatoria en dos minutos. En el 79', Origi culminó la humillación tras un córner que jamás olvidarán los culés.

Lisboa

Lo sucedido en París, Turín, Roma Liverpool son minucias en comparación con lo que pasó en Lisboa. El FC Barcelona llegó a la fase final de la Champions tras haber superado al Nápoles en octavos. Aún así, no estaba en su mejor momento. Acababa de perder la Liga y la división entre el vestuario y el cuerpo técnico era evidente. Enfrente tenía al Bayern de Múnich, el equipo más en forma del continente.

Messi y Busquets, cabizabajos en el descanso del Barça-Bayern / EFE

Messi y Busquets, cabizabajos en el descanso del Barça-Bayern / EFE

Los bávaros partían como favoritos, pero el 2-8 que señalaba en el marcador al final de los 90' fue completamente inesperado. Se esperaba que, como poco, el Barça diera la cara. Pero ni eso. Los de Hansi Flick pasaron por encima de los catalanes en todo momento y Coutinho, con un doblete, dio la puntilla a Setién.

Lamentablemente, el 0-3 contra la Juventus de este martes ni sorprende. O no tanto como debería. Es solo la confirmación de la degradación que sufre el FC Barcelona desde hace años. Empezó la década siendo el mejor de Europa y el resto estaban a años luz. Ahora, es el Barça quien está a años luz de los grandes.

 
Hoy destacamos