Universo Blaugrana

Luis Suárez, Carles Pérez y Frenkie de Jong celebrando un gol del Barça / EFE

Luis Suárez, Carles Pérez y Frenkie de Jong celebrando un gol del Barça / EFE

Un Barça con más oficio que chispa logra tres puntos de oro en Getafe

Los culés superaron al conjunto madrileño (0-2) con un juego gris y sin ritmo

Oriol Quintana @urikingkat

28.09.2019 17:52h Actualizado: 28.09.2019 17:54 h.

3 min

El Barça ya tiene la victoria que tanto buscaba fuera de casa (0-2). Este sábado visitaban al Coliseum Alfonso Pérez donde se veían las caras con el Getafe, un rival duro de roer. Como estamos acostumbrado lejos del Camp Nou, el juego del equipo fue plano y sin gran desborde.

Ernesto Valverde tuvo complicaciones para formar la delantera titular. Una hora antes del pitido inicial caía de la convocatoria Ousmane Dembelé, con molestias en el muslo de la pierna izquierda. Tampoco estaban Leo Messi y Ansu Fati, todavía lesionados. A Griezmann y Luis Suárez los acompañó Carles Pérez.

Juego gris

El Getafe fue dueño del tempo del partido. El equipo de José Bordalás no varió su esquema de juego y propuso una presión muy alta desde la salida desde portería. El centro del campo -Busquets, Arthur y De Jong- apenas tuvieron oportunidad de combinar pases y se jugó muy vertical sin gran éxito.

Contra un equipo tan sólido como los azulones, el desborde era clave para decantar la balanza. Sin Messi, Dembelé y Ansu; este papel lo tenía Carles Pérez, ubicado a la banda derecha. Pidió el balón reiteradamente y fue el único que consiguió con cierto éxito generar superioridad.

Luis Suárez celebrando su gol contra el Getafe / EFE

Luis Suárez celebrando su gol contra el Getafe / EFE

El gol llegó en una acción puntual al final de la primera parte, minuto 41. Una contra parada por Ter Stegen y un desplazamiento en largo al espacio del mismo dejaba a Luis Suárez solo ante David Soria. El uruguayo no falló y superó al portero con una sutil vaselina.

Al final del partido -minuto 81-, Clement Lenglet vio la segunda amarilla al entrar muy duro -e innecesariamente- a Jorge Molina. El Barça jugó ocho minutos con 10 y evidencia el problema defensivo: la falta de concentración. Contra el Sevilla, deberán jugar Todibo o Umtiti.

Clave Ter Stegen

Marc-André Ter Stegen fue, un día más, determinante. Cuando el juego no da sus frutos, los porteros son importantes. En el minuto 20 del primer tiempo salvó un mano a mano con Angel que disparó muy cerca del arco. También fue el asistente del gol del charrúa, la primera en su carrera.

Ter Stegen, en una acción contra el Getafe / EFE

Ter Stegen, en una acción contra el Getafe / EFE

A finales de la primera parte no solo paró un contraataque del Getafe sino que aprovechó su salida del área para asistir a Luis Suárez, que rompía la línea defensiva. El uruguayo no falló y entierra cinco meses sin ver portería lejos del Camp Nou. Fue en Mendizorroza por 0-2, marcó de penalti.

En la segunda parte, el arquero fue un espectador más hasta la expulsión de Lenglet. Salvó dos tantos en los últimos ocho minutos, cuando el Getafe contó con superioridad numérica. El vendaval azulón no consiguió ver portería y se mantuvo el 0-2.

Suárez tiene el premio del gol

El 9 puede respirar tranquilo. Desde el 23 de abril que no marca como visitante y este sábado vio portería con un gol de alta clase, una vaselina muy sutil. Antes ya lo intentó con dos disparos muy peligrosos que se fueron a fuera por poco. Ya suma tres goles en la Liga y poco a poco va cogiendo ritmo.

Firpo, el gran señalado

Junior Firpo volvió a ser titular por tercer partido consecutivo. El lateral izquierdo no pudo con la presión y se vio superado una y otra vez por la dupla Jason y Damián. De las nueve faltas que realizó el Barça durante la primera parte, seis fueron suyas.

Junior Firpo en una acción del Barça - Getafe / EFE

Junior Firpo en una acción del Barça - Getafe / EFE

Ofensivamente tampoco estuvo muy acertado. Apenas combinó y cuando lo hizo sus pases fueron blandos y sin convicción. Aunque aún está en periodo de adaptación, le queda un mundo para ser titular en este equipo. En el minuto 49 tuvo el premio del gol. Firmó un dicreto partido, pero estuvo en el sitio adecuado al cazar un rechace muerto de David Soria a chut de Carles Pérez. Marcó a puerta vacía el gol que daba la tranquilidad.

 
Hoy destacamos