Universo Blaugrana

Una foto de Antoine Griezmann durante un partido con Francia / Twitter

Una foto de Antoine Griezmann durante un partido con Francia / Twitter

El Barça presentará el fichaje de Griezmann a puerta cerrada

El francés recibirá el mismo trato que Neto dada la imposibilidad de realizar el acto en el Camp Nou o en el Miniestadi

Claudia Granja @c_granjafranch

11.07.2019 13:24h

2 min

Antoine Griezmann será jugador azulgrana en las próximas horas. El Barça ultima la llegada del delantero francés y abonará el pago de su cláusula de rescisión entre este viernes y las primeras horas del lunes para oficializar un fichaje que se ha alargado más de lo esperado por las discrepancias entre Atlético de Madrid y el club catalán.

Todo apunta a que finalmente no habrá acuerdo en las negociaciones y que la entidad azulgrana recurrirá al pago de los 120 millones estipulados en su cláusula. Una vez efectuado, Griezmann pasará el reconocimiento médico y será presentado como jugador del FC Barcelona y como el primer refuerzo de la temporada en la delantera que lidera Leo Messi. Una presentación que, el año pasado hubiera sido por todo lo alto, como lo fue la de Frenkie De Jong ante más de 20.000 aficionados, y que tras su espantada final y el documental posterior, han cambiado el escenario. 

Llegará como una estrella, pero el trato será muy distinto. Protegido y a la espera de que la campaña de lavado de imagen que efectuará el club surja efecto antes del Gamper, que se celebrará el 4 de agosto en el Camop Nou ante el Arsenal. Por ello, el club mantendrá el estilo que ejecutó con Neto. Tal y como informó Marca, y ha podido confirmar Culemanía, se vestirá de corto en el Camp Nou con rueda de prensa incluida, pero sin público en las gradas que le puedan recriminar su pasado.

Los motivos

Es evidente que la estrategia del club es evitar que Griezmann tenga que hacer frente a una parte de la afición que todavía no le ha perdonado su decisión a finales de verano pasado cuando todo parecía confirmado. No sería bueno para el jugador, tampoco para la directiva y desde la junta creen que el tiempo lo cura todo. Desde que se oficialice hasta que aterrice en la capital catalana habrá tiempo para que Griezmann muestre su fútbol por Japón y China y encandile a la afición.

Un plan al que además acompaña el Camp Nou y el Mini. Tras presentar a De Jong, el Barça inició el cambio del césped del estadio. Con Neto se dio el mismo escenario y la excusa es perfecta. Además, tampoco se podría hacer en el Miniestadi ya que el estadio del filial --que la temporada que viene será el Johan Cruyff-- tampoco está disponible. El campo está ocupado por una acción del Cirque du Soleil relacionada con el Barça: el Messi Challenge.

Sin las instalaciones disponibles y con el calendario muy marcado, Griezmann y la afición tendrán que esperar a encontrarse por primera vez en el Gamper. Un primer encuentro que esperan que sea más amable que la última vez que el francés pisó el Camp Nou. Fue en el encuentro de Liga frente a Atlético de Madrid de la segunda vuelta que se llevó el Barça 2-0 y en el que la afición azulgrana recriminó al francés su decisión durante 90 minutos. Cada vez que tocó el balón, obtuvo como respuesta una sonada pitada. 

 

 

Hoy destacamos