Universo Blaugrana

Leo Messi disputando un balón con los jugadores del Athletic Club / EFE

Leo Messi disputando un balón con los jugadores del Athletic Club / EFE

El Barça se estrella en San Mamés, mete al Madrid en la Liga y dispara las alarmas

Ter Stegen salva un punto contra el Athletic en una actuación decepcionante de los blaugranas

Oriol Quintana

10.02.2019 22:38h

3 min

Este domingo el Barça podía dar un gran paso para atar la Liga. El Real Madrid había reducido la diferencia entre los dos a cinco puntos tras la victoria en el Wanda Metropolitano. Un equipo sin rumbo no encontró gol en San Mamés (0-0) y encendió las alarmas. Compitiendo como la primera parte no se conseguirá ni Champions ni Copa del Rey. Los blancos se quedan a seis puntos y los colchoneros a siete.

La baja de Jordi Alba y la presencia de Leo Messi acaparaban toda la atención del encuentro. Semedo fue el escogido para el lateral del de L’Hospitalet. El argentino salía al campo para mantener su buena racha goleadora en Primera División y encarar el campeonato. Pero esta vez no pudo ser. Tercer empate consecutivo tras Valencia (2-2) y el clásico (1-1)

Messi entre algodones

Leo Messi era la gran sorpresa del once inicial en San Mamés. Está claro que el argentino no está completamente recuperado de sus problemas en el aductor y fue de menos a más en el partido. Su primera parte fue discreta. Ante el poco juego en el centro del campo, el 10 decidió participar del juego como un centrocampista más.

Leo Messi disparando a puerta contra el Athletic Club / EFE

Leo Messi disparando a puerta contra el Athletic Club / EFE

Messi quizás no está al 100% pero está cerca”, dijo Jon Aspiazu, segundo de Valverde, antes del partido. Y así lo demostró. Aun así el argentino es el único de los tres de delante capaz de sorprender y decantar la balanza. Suyo fue el primer disparo del partido en los últimos 10 minutos de la primera parte. En la segunda fue más incisivo partiendo del extremo.

Ya se echa de menos a Arthur

Arturo Vidal era el encargado de sustituir a Arthur Melo, que se perderá todo el mes de febrero. El chileno no entró bien en el partido y firmó el peor encuentro desde que está en FC Barcelona. Su físico es envidiable pero su trato de balón no tanto. Tuvo cuatro pérdidas serias en la primera parte que fueron claras ocasiones de gol para el rival.

En la segunda tampoco mejoró. Balón que tocaba, balón perdido. El chileno lo intentó pero no consiguió sorprender como nos tiene habituados. Tal fue su mal partido que Carles Aleñá entró en el terreno de juego en el minuto 63. Con el de Mataró en el interior derecho el equipo fue más reconocible.

Rakitic y Sergio Busquets tampoco pasan por su mejor momento. El croata no impuso el ritmo del juego e iba a remolque de Beñat y Dani García, los centrocampistas del Athletic Club. El de Badía, por su parte, empezó tímido pero terminó controlando el juego como es habitual. Sus líneas de pase no aparecían. Sin Arthur, solo Messi –y Aleñá la segunda parte– podría dar luz a la construcción.

Otra cara en la segunda parte

La segunda parte del Barça fue infinitamente superior a la primera. Messi se fijó definitivamente en la media punta y las ocasiones empezaron a llegar. El argentino se puso entre la línea defensiva y la medular y creó muchos espacios.

Chilena de Raúl García delante la presencia de Sergio Busquets / EFE

Chilena de Raúl García delante la presencia de Sergio Busquets / EFE

El equipo se despertó y fue a por el partido. Luis Suárez también apareció a diferencia de Coutinho, que no está ni se le espera. Con la entrada de Aleñá, Messi volvió a la posición de falso extremo derecho y pudo recibir balones más cerca del área. Ousmané Dembelé tuvo los 20 minutos que predijo pero en ningún momento pudo encarar. Se situó en el interior y no pudo protagonizar ninguna jugada decisiva.

Semedo, el sacrificado

Nelson Semedo fue finalmente el elegido para ocupar el lateral izquierdo. Sergi Roberto volvió al lateral derecho y el portugués ocupó la banda de Jordi Alba como ya hizo en alguna ocasión anterior.

Aunque jugaba a pierna cambiada, el de 25 años fue el más profundo de los laterales. También superó a Coutinho como jugador más desequilibrante en la banda izquierda. Su esfuerzo es indiscutible y ahora mismo resulta vital tanto en defensa como en ataque. En la segunda parte el juego fue por la banda derecha con un buen Sergi Roberto que combinó muy bien con Messi y los centrocampistas.

Ter Stegen y Lenglet de las grandes ocasiones

El partido abierto hizo que el portero alemán, Marc-André ter Stegen fuera uno de los más destacados del partido. En la primera parte hizo una gran atajada a mano cambiada tras un disparo de Susaeta con la izquierda. Se mostró muy seguro por alto.

636854346310531347

Ter Stegen parando el balón de Williams en la primera parte / EFE

Tuvo controlado en todo momento los centros laterales de los leones. En el minuto 23 tuvo un error en la salida de balón que terminó con un remate de chilena de Raúl García que paraba sin problemas. Fue providencial en el minuto 81 parando, como un portero de fútbol sala, un mano a mano con Williams.

Clément Lenglet es otra de las grandes noticias del Barça. Tras la lesión de Umtiti, ha cogido las riendas del equipo en defensa –junto a Gerard Piqué– y son indiscutibles en las grandes citas. Ahora mismo, ni una pronta recuperación del campeón del mundo haría dudar de su titularidad.

 

Hoy destacamos