Universo Blaugrana

Gavi, rodeado de futbolistas del Rayo en el Camp Nou / EFE

Gavi, rodeado de futbolistas del Rayo en el Camp Nou / EFE

El Barça sigue en estado de shock

El equipo de Xavi encadena contra el Rayo su tercera derrota en el Camp Nou

Lluís Regàs @LluisRegas

24.04.2022 23:02h Actualizado: 24.04.2022 23:07 h.

2 min

El Barça sigue en estado de shock y, contra el Rayo, encadenó su tercera derrota en el Camp Nou. Deprimido desde la traumática noche del Eintracht Frankfurt. A Xavi le costará horrores encontrar nuevos estímulos para activar a su equipo, que no tiene garantizada ni la clasificación para la Champions de la próxima temporada. Tocado y hundido, al Barça solo le faltaba que el árbitro no pitara un claro penalti cometido a Gavi.

El Barça-Rayo, programado inicialmente para enero, se disputó finalmente este domingo. Xavi alineó al mejor equipo posible, con Dest y Eric García por los lesionados Alves y Piqué, con el objetivo de amarrar la segunda plaza y aplazar un poco el alirón madridista.

El Rayo marca pronto

La Grada d'Animació regresó al fondo norte del Camp Nou pero muchos barcelonistas ya dan la temporada por acabada desde la eliminación de la Europa League. Apenas 57.023 espectadores acudieron al estadio azulgrana. Tampoco ayudó el rival y mucho menos el temprano gol de Álvaro García (minuto seis) tras otro despiste defensivo de Sergiño Dest.

Álvaro García celebra su gol al Barça

Álvaro García celebra su gol al Barça / EFE

El Barça, con todo en contra, se adueñó del balón, pero no tuvo ni ritmo ni profundidad. De Jong apenas aparecía entre líneas y nadie conectaba con Aubameyang, mientras que Dembelé y Ferran Torres se mostraban muy intermitentes. 

Acoso a Dimitrievski

El Rayo estuvo cómodo hasta un remate de Jordi Alba en el minuto 24. El Barça, con más voluntad que ideas, intensificó su acoso a Dimitrievski, con un Gavi que se entonó poco a poco. El centrocampista andaluz tuvo la mejor ocasión con un remate que repelió el travesaño, primero, y el palo, después. Sin embargo, al grupo barcelonista le faltó continuidad en una primera parte anodina.

Tras el descanso, Xavi dio entrada a Lenglet por Dest y Araujo se ubicó en la banda derecha. El partido se convirtió en un monólogo de un Barça ansioso ante un Rayo muy ordenado y no demasiado exigido, que aprovechaba cualquier oportunidad para perder tiempo y desesperar al equipo azulgrana.

Dembelé, en el suelo, rodeado de futbolistas del Rayo / EFE

Dembelé, en el suelo, rodeado de futbolistas del Rayo / EFE

Ferran, incómodo

A Dembelé, persistente, no le salía casi nada y Ferran estaba desaparecido, cada vez más incómodo como extremo, siendo sustituido por Memphis, mientras que Nico entró por Frenkie de Jong, muy desacertado ante el Rayo.

Desesperado, Xavi cambió de sistema a falta de 20 mintuos y rescató a Luuk de Jong, el único futbolista que fue ovacionado por la afición barcelonista. Y en plena agonía Ter Stegen se complicó la vida en una acción ridícula que le pudo costar cara al Barça antes de su último arreón para maquillar un partido horrible, que se animó con un penalti a Gavi ignorado y un remate al poste de Dembelé y otro que frustró un defensa rayista en el último suspiro.

 
Hoy destacamos