Universo Blaugrana

Varios jugadores del Barça celebran la victoria frente al Real Madrid / EFE

Varios jugadores del Barça celebran la victoria frente al Real Madrid / EFE

Las batallas uno a uno del Barça-Madrid que acaban en humillación

Los azulgrana dieron un repaso futbolístico a los blancos durante casi 90 minutos en los que ganaron todos los duelos

Claudia Granja @c_granjafranch

29.10.2018 10:45h Actualizado: 29.10.2018 10:48 h.

4 min

Toca despertar de la resaca emocional que supuso ganar con semejante autoridad al eterno rival. Un espectáculo de fútbol que enamoró al mundo entero y ahondó en la crisis madridista. El Barça pudo hacer daño y lo hizo y endosó una manita a los blancos para despedir a Lopetegui

Y es que pese al inicio de la segunda parte, donde el Madrid puso entre las cuerdas a los azulgrana y rozó el empate, el Barça dominó de cabo a rabo un encuentro en el que tampoco tuvo grandes dificultades ni oposición. La primera parte los blancos fueron pasivos, débiles, desalmados y regalaron el balón. Tras el 3-1, la actitud que habían tenido los primeros 45 minutos volvió a poseerles y el Barça aprovechó. 

El resultado marcó la diferencia entre uno y otro equipo y sobre todo, entre un portero y otro. Ter Stegen vs. Courtois: un duelo de titanes que se llevó el alemán que está en su mejor momento. No tuvo que hacer grandes intervenciones y el único gol que recibió estaba vendido. También le ayudaron los palos para evitar el empate. Algo que también ocurrió en el área contraria para el belga. Los palos le salvaron en dos ocasiones, pero a diferencia encajó cinco goles. Se estiró bien para evitar un golazo de Arthur y también adivinó el penalti de Suárez, pero lo demás, no paró ni un taxi. 

La diferencia

La defensa del Madrid fue un flan durante casi 90 minutos y cuando más cerca tuvo el empate más daño hizo el Barça. Los azulgrana fueron siempre sólido y supieron sufrir y repeler las acometidas blancas para evitar el empate con trabajo y algo de fortuna.

Marcelo vs. Sergi Roberto

Se preveía un duelo en el que el de Reus iba a sufrir, pero no. Contó con las constantes ayudas de Rafinha en defensa, pero aun así tampoco se le vio apurado. Pudo sumar en ataque y cuando jugó en el centro acabó de confirmar su posición. Dos asistencias y un recital de lucha e inteligencia. Marcelo por su parte, estuvo desaparecido en la primera parte y maquilló su partido con el gol. Para colmo acabó lesionado cuando empezaba a hacer daño.

Sergio Ramos vs. Piqué

Los dos centrales de la Roja más grande de la historia se volvían a ver las caras y el catalán le dio un buen repaso. Piqué se acerca cada vez a su mejor versión. Estuvo atento en el juego aéreo, siempre dispuesto y bien colocado. Ramos sin embargo, tuvo varios errores que condenaron a su equipo. El 4-1 de Suárez fue falta de contundencia por querer controlar un balón. Aun así, sufrió al igual que el resto de sus compañeros y esta vez en ataque no pudo sumar nada. 

Varane vs. Lenglet

Dos compatriotas y solo un ganador. Lenglet volvió a ofrecer otra buena actuación para confirmar su buena y progresiva adaptación al juego del Barça. Varane por su parte no estuvo fino. Provocó el penalti a Suárez y acabó en el vestuario por molestias al finalizar la primera parte. 

Jordi Alba vs. Nacho

Todavía no se entiende que hace Jordi Alba en su casa cuando hay parón de selecciones. Fue el mejor de la primera parte, y solo los goles de Suárez le hicieron sombra. Disciplinado en defensa y una pesadilla en la banda izquierda. Dio en bandeja el primero a Coutinho e insistió durante 90 minutos. El gol también hubiera sido la guinda. Quizás Nacho fue el único que se puede salvar de la quema. Empezó en el lateral, con dudas por unas posibles molestias en el calentamiento, y acabó de central tras las molestias de Varane. No tuvo su mejor noche, pero lo dio todo. 

Centro del campo de gala

Ambos entrenadores apostaron por su centro del campo de gala, pero mientras los blancos se quedaron en el vestuario, los azulgrana se erigieron como una sola pieza ante el mundo entero. Se compenetraron a la perfección y donde no llegó uno, llegó otro. 

Busquets vs. Casemiro

Volvía a lucir el brazalete de capitán y volvió a lucirse. Presionó arriba y abajo, recuperó balones y estuvo muy cómodo con Rakitic y Arthur a su lado. Fue el primer cerrojo al que el Madrid no pudo hacer frente para llegar a portería contraria. El brasileño por su parte solo destacó en los micrófonos a pie de campo cuando criticó duramente a su equipo y reconoció la crisis existencial de los blancos.

sergio ramos sergio busquets clasico

Sergio Ramos y Sergio Busquets en un momento del clásico / EFE

Modric vs. Rakitic

Dos subcampeones del mundo y grandes amigos, pero el azulgrana le dio un repaso. El The Best se quedó en Madrid durante casi todo el encuentro y cuando tuvo el empate, el poste se lo evitó. El 4 del Barça estuvo más acertado, cambió el juego cuando había espacios y se sacrificó en defensa. 

Arthur vs. Kross

El brasileño volvió a enamorar al Camp Nou y salió ovacionado. Tuvo el gol en sus botas, pero Courtois se lució para evitar un gol de ensueño. Repartió el juego y apenas perdió balones, aunque arriesgó cuando el Madrid más apretó la portería de Ter Stegen. Por fortuna, no castigaron a los azulgrana. Toni Kross, por su parte, pasó de puntillas por el Camp Nou. 

Isco vs. Rafinha

El malagueño la pidió y se ofreció, pero mantuvo el mismo tono que su equipo. Triste y sin ideas apenas pisó área contraria. Rafinha fue el tercer delantero y cuarto centrocampista en un mismo jugador y volvió a cuajar un buen encuentro. Suplió el vació de Messi con nota.

La delantera, cuestión de olfato

El sistema y dibujo eran diferentes, pero solo cuatro jugadores estaban exentos de tareas defensivas constantes. La presencia del uruguayo y el brasileño en área contraria fue constante y pese a ser de perfiles muy distintos no tuvieron el mismo efecto en sus respectivos equipos. Los azulgrana estuvieron especialmente acertados de cara a portería, mientras que galés y francés apenas dieron signos de vida en el verde. Desaparecidos.

Coutinho vs. Gareth Bale

Dos perfiles distintos, que compartieron una misma posición. El galés ni se le vio, volvió a estar desaparecido, como lleva la mitad de la temporada, y apenas causó peligro. No sacó a relucir su velocidad ni su disparo, y estuvo demasiado solo arriba esperando balones para el contraataque. A Coutinho se le volvió a exigir ser el líder, pero Suárez repitió rol. Marcó el primero y poco a poco se fue apagando. Valverde hizo bien en sustituirle. 

Benzema vs. Suárez

Dos 9 con una misma misión y qué diferencia. Hat trick del uruguayo y líder total de un equipo que machacó al eterno rival. Fue el mejor del partido con diferencia. Sacrificado, luchador y además, recuperó su olfato goleador ante uno de sus rivales favoritos. Benzema volvió a ser el de siempre. Fantasmagórico, durante casi todo el encuentro tuvo un par de remates que no vieron portería. 

En definitiva, un baño colectivo en el que cada azulgrana fue inmensamente superior a los elegidos por Lopetegui. Con un 5-1 final, el vasco espera conocer públicamente su despido este lunes,. 

 
Hoy destacamos