Universo Blaugrana

Setién dando órdenes a Leo Messi en un partido del Barça / FC Barcelona

Setién dando órdenes a Leo Messi en un partido del Barça / FC Barcelona

Bombazo en el once del Barça contra el Valladolid

El técnico sienta a una vaca sagrada y da lugar a un jugador del filial

Guillem Andrés

11.07.2020 18:24h Actualizado: 11.07.2020 19:10 h.

1 min

El Barça se juega este sábado, en el partido correspondiente a la 36ª jornada de Liga, una de sus últimas oportunidades para luchar por la Liga. Tras la victoria del Madrid contra el Alavés, un pinchazo de los azulgranas contra el Valladolid significaría decir adiós prácticamente de forma definitiva la Liga.

De este modo, Setién saca a un once muy titular a pesar de un cambio muy destacado: no sale de inicio Luis Sárez. El once inicial, por lo tanto, es: Ter Stegen, Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Sergi Roberto, Arturo Vidal, Riqui Puig, Messi y Griezmann. De este modo, el técnico sigue en la misma dinámica que en los últimos partidos. En el banquillo, por lo tanto, se quedan Neto, Arnau Tenas, Araujo, Junior, Rakitic, Suárez y Braithwaite.

Sergi Roberto, en una acción contra el Villarreal | La Liga

De este modo, también hay dudas sobre si el técnico mantendrá la disposición táctica que empezó contra el Villareal, con Messi de mediapunta y los dos delanteros más centrados. Por otra parte, Sergi Roberto se consolida como interior.

Convocatoria corta

La convocatoria para este encuentro, además, solo contaba con Arnau Tenas, Araujo y Riqui Puig del filial debido a la sanción de Ansu Fati y que el club ha preferido que los otros jugadores se preparen para el playoff de ascenso a Segunda División que empezará el fin de semana que viene. Sin embargo, la entrada de Riqui es una noticia bien recibida para la afición después que en los últimos dos partidos haya empezado en el banquillo y no tuviera minutos en el derbi del miércoles.

Riqui Puig en una acción contra el Atlético de Madrid / FCB

El equipo buscará recuperar las sensaciones que tuvo frente al Villareal, en el que fue el mejor partido de la era Setién y seguramente de los últimos años. Contra el Espanyol en cambio, el sistema no funcionó tan bien y el encuentro fue mucho más plano y no hubo amplitud ni profundidad.

 
Hoy destacamos