Universo Blaugrana

Leo Messi felicita a Dembelé tras su gol al Celta en el Camp Nou / EFE

Leo Messi felicita a Dembelé tras su gol al Celta en el Camp Nou / EFE

El Camp Nou dicta sentencia: Dembelé se impone a Coutinho

El Barça de Messi vence al Celta al estilo de Valverde

Víctor Malo @VMalo8

22.12.2018 20:30h Actualizado: 22.12.2018 20:40 h.

2 min

Buen regalo de Navidad. Ante el Celta, el FC Barcelona no hizo sufrir a su afición y ofreció un partido de los que gustan a Ernesto Valverde: sin complicaciones, ni riesgos. Control absoluto de la situación, tres puntos y para casa (2-0).

Aunque el Txingurri fue algo escéptico por el ligero bajón que experimentó el equipo en el segundo tiempo, lo cierto es que el Barça mantiene el liderato con autoridad: ya van cuatro partidos seguidos dejando la portería a cero y el balance es más que satisfactorio, con 13 goles a favor

Con Andrés Iniesta junto a su padre José Antonio en el palco, el Barça mostró su versión más pragmática, con un centro del campo de prestaciones muy dispares a las que ofrecía el manchego: Rakitic y Arturo Vidal priorizan el físico a la técnica.

Ovación a Dembelé 

Otro jugador de técnica brillante es Philippe Coutinho, que también fue eclipsado por un jugador mucho más físico: Ousmane Dembelé. La gacela francesa volvió a ofrecer sus mejores cabalgadas por banda zurda al Camp Nou y, pese a algún tropiezo --literal--, el estadio se lo reconoció con sendas ovaciones.

La primera llegó poco después de que el extremo firmase el primer gol del partido. Dembelé recogió un balón rechazado por Rubén Blanco, que detuvo un misil teledirigido de Messi, y se lo coló entre las piernas.

Ousmane, Ousmane, Ousmane Dembelé”, coreó el Camp Nou minutos después. El polémico futbolista –por sus conflictos extradeportivos con el despertador– cuenta cada vez más con el beneplácito y respaldo explícito de la grada.

Pugna entre los dos fichajes más caros de la historia culé

Dembelé ofreció nuevos destellos de calidad y protagonizó los momentos de mayor excitación del estadio junto a Messi. Fueron, una vez más, los dos jugadores que desprenden esa magia capaz de generar un pequeño nudo en el estómago, de emoción.

Luis Suárez se rinde a Dembelé, autor de otro gol contra el Celta / EFE

Luis Suárez se rinde a Dembelé, autor de otro gol contra el Celta / EFE

El ex del Borussia Dortmund fue sustituido en el minuto 68 por un Philippe Coutinho que en los últimos partidos ha desaparecido de los esquemas de Valverde. El brasileño, muy técnico, está más limitado físicamente que el francés. Ambos son los dos fichajes más caros de la historia del club, pero parecen condenados a luchar por un puesto en el once. 

Leves pitos a Coutinho 

Cuando Dembelé puso rumbo al banquillo, el estadio le regaló una ovación atronadora para despedirle y desearle una Feliz Navidad. Cómo él mismo había hecho con su gol unos cuantos minutos antes.

En cambio, cuando Coutinho entró al campo, algunos de esos aplausos se tornaron en pitos. La mayoría le animó, pero los más críticos le mostraron su descontento.

Valverde fue más optimista en sala de prensa y no descarta que Coutinho regrese a la que supuestamente es su posición natural, como interior por la izquierda: "Es una posibilidad que manejo para determinados momentos y para determinados partidos... Coutinho es un jugador con el que contamos absolutamente y va a jugar muchos partidos".

Hoy destacamos