Universo Blaugrana

Riqui Puig y Quique Setién en un entrenamiento con el Barça / FC Barcelona

Riqui Puig y Quique Setién en un entrenamiento con el Barça / FC Barcelona

La cara y la cruz del fichaje de Quique Setién por el Barça

La llegada del nuevo entrenador tiene consecuencias directas en la planificación de la plantilla culé

Oriol Quintana @urikingkat

14.01.2020 14:51h

2 min

Quique Setién es desde este lunes el nuevo entrenador del Barça. La apuesta definitiva en los despachos de la entidad ha sido el entrenador cántabro ex del Betis y de Las Palmas, entre otros equipos, para cambiar el rumbo que estaba cogiendo el equipo con Ernesto Valverde.

Su llegada puede provocar cambios en la organización de la plantilla durante este mercado invernal y para el próximo curso. Cabe recordar que ha firmado un contrato hasta 2022 y no solamente por seis meses como algunos medios publicaban. Eso sí, se desconoce si existe una cláusula de desvinculación.

La cara

La llegada de Setién al Camp Nou puede abrir la puerta del primer equipo a jóvenes que no cuentan con muchos minutos en la élite pues el cántabro es un técnico atrevido y que suele dar confianza a los canteranos. Aprovechando la lesión de Luis Suárez podríamos ver más a menudo a Ansu Fati y a Carles Pérez.

Ansu Fati celebrando su gol contra el Inter de Milán / FC Barcelona

Ansu Fati celebrando su gol contra el Inter de Milán / FC Barcelona

Otro de los futbolistas que sonríen con este cambio en el banquillo es Riqui Puig, que este curso todavía no ha debutado con el primer equipo. Es puro estilo Barça y podría tener un papel importante en los planes del nuevo entrenador. En la primera sesión ya se les ha visto conversando amigablemente.

Del primer equipo, también aplaude ese fichaje Junior Firpo. Gracias a Quique Setién, el lateral izquierdo se hizo un nombre en la élite del fútbol español y rindió muy bien en el Benito Villamarín. Difícilmente siente a Jordi Alba pero en los momentos que tenga que jugar, quizás muestra más confianza que la que le hemos visto hasta ahora.

Junior Firpo en una acción contra el Celta de Vigo / FC Barcelona

Junior Firpo en una acción contra el Celta de Vigo / FC Barcelona

En la puerta de salida estaba Moussa Wagué y Jean-Clair Todibo, que estaban a punto de irse cedidos. El central francés se encuentra en Alemania para cerrar el acuerdo con el Schalke 04. De momento, la operación se ha congelado esperando el permiso del técnico para cerrar esta salida.

La cruz

Ya se sabe que las prisas nunca son buenas y si hay alguien que se está tirando de los pelos por correr demasiado este es Carles Aleñá. El centrocampista catalán salió a principios de enero al Real Betis como cedido en busca de minutos y oportunidades que le negó Ernesto Valverde.

Por estilo de juego, todo apunta que tendría importancia en los esquemas de Quique Setién, pero no es del todo negativa esta salida. Está en un buen club donde crecer y lo tiene todo para hacerlo. Es más, el nuevo entrenador culé conoce a la perfección a los verdiblancos y eso podría abrirle de nuevo las puertas del Barça en verano.

Aleñá en un entrenamiento del Real Betis / EFE

Aleñá en un entrenamiento del Real Betis / EFE

En este sentido, la firma del cántabro puede ayudar en el futuro fichajes de Emerson, lateral brasileño que es propiedad de sevillanos y catalanes. Ya estuvo con él medio curso y sus buenos contactos en el Real Betis podrían ser clave para saber si es un futurible para el equipo azulgrana o no.

 

Hoy destacamos