Universo Blaugrana

Ernesto Valverde sonríe en un entrenamiento del Barça / EFE

Ernesto Valverde sonríe en un entrenamiento del Barça / EFE

Los castigados de Valverde entierran al Real Madrid

Dos de los jugadores que menos están contando para el técnico sentencian el clásico

Yago González

29.10.2018 11:43h Actualizado: 30.10.2018 16:38 h.

2 min

A Ernesto Valverde el clásico de este domingo le ha salido a pedir de boca. Pese a no contar con Leo Messi y pese a tener la zaga bajo mínimos, el técnico azulgrana ha sabido sacar lo mejor de sus efectivos disponibles. Incluso los castigados le han rendido a las mil maravillas.

El FC Barcelona repetía el mismo once que tan buen resultado dio este miércoles en el enfrentamiento de Champions frente al Inter de Milán. Rafinha era el elegido para sustituir la sensible baja de Leo Messi, mientras que a Arthur se le encargaba llevar el timón del centro del campo azulgrana junto con Rakitic y Sergio Busquets. De modo que en el banquillo aguardaban su oportunidad Dembelé y Arturo Vidal, de nuevo sacrificados.

El equipo dirigido por Ernesto Valverde imprimió un fuerte ritmo al partido desde el inicio. El Barça pasó muy por encima del Real Madrid en la primera mitad y así se reflejaba en el marcador al descanso (2-0). Coutinho y Luis Suárez habían conseguido encarrilar el clásico. El planteamiento táctico del Txingurri volvía a demostrarse acertado.

El revulsivo francés

En la reanudación del encuentro, sin embargo, el conjunto blanco salió a por todas. Lopetegui arriesgó dando entrada a Lucas Vázquez para jugar con un 3-4-3 y el rápido gol de Marcelo pareció darle la razón. Por un momento el Real Madrid se volvió a meter en el partido y soñó con darle la vuelta. Pero la defensa blanca concedía muchas facilidades al Barça.

Ernesto Valverde decidió entonces dar entrada a Ousmane Dembelé. El francés sustituyó a Coutinho y actuó como revulsivo. Aprovechó los espacios que el Madrid dejaba atrás con su velocidad y acabó de rematar a los blancos. Nada más entrar, Dembelé inició una contra que acabó con centro de Sergi Roberto y cabezazo a gol de Luis Suárez.

El gesto de Valverde

Con el partido ya sentenciado, el Txingurri tuvo un gesto con Arturo Vidal. La relación entre ambos es tensa pero el técnico demostró que todavía están a tiempo de reconciliarse. Solo es cuestión de voluntad por ambas partes.

Arturo Vidal celebra su primer gol con la camiseta del Barça / EFE

Arturo Vidal celebra su primer gol con la camiseta del Barça / EFE

El centrocampista chileno sustituyó a Arthur a falta de seis minutos para el final. Su presencia en el campo fue meramente testimonial, pero suficiente para darle la puntilla al Real Madrid con el quinto gol que certificó la manita. Una nueva genialidad de Dembelé acabó con el centro del francés para que Vidal cabeceara a gol y cerrase el encuentro.

Cosiendo heridas

Ernesto Valverde dio una oportunidad a sus castigados. Y estos la aprovecharon para enterrar definitivamente a un Real Madrid moribundo. Dembelé y Arturo Vidal han demostrado tener cabida en el equipo azulgrana. El técnico, a su vez, les ha devuelto la confianza. Ahora es cuestión de que ambos jugadores sigan trabajando y entiendan cuál es su rol en el equipo.

 
Hoy destacamos