Universo Blaugrana

Griezmann contra la Juventus / EFE

Griezmann contra la Juventus / EFE

La Champions resucita la mejor versión de Griezmann

El delantero ofreció muy buenas sensaciones en el Juventus Stadium

Pau Beya Acero @pbeya96

29.10.2020 00:19h Actualizado: 29.10.2020 00:20 h.

2 min

Victoria de autoridad del FC Barcelona en el Juventus Stadium. 24 horas después de la dimisión de Josep Maria Bartomeu, el equipo azulgrana venció en Turín y encarriló la primera posición de grupo en la Champions League. Algo imprescindible para evitar a los cocos en los octavos de final de la competición.

El cuadro catalán completó un partido muy coral en el que no hubo notas negativas a nivel individual. Messi y Pedri brillaron con luz propia, Lenglet lideró con contundencia la línea defensiva y Dembelé destacó por primera vez en el último año. Griezmann, por su parte, dio síntomas de estar en camino de reencontrarse con su mejor versión.

Participativo

Koeman ubicó al delantero francés como principal referencia ofensiva, pero con mucha libertad para moverse entre líneas. Y Antoine lo agradeció. Se le vio mucho más cómodo que en los primeros partidos de la temporada, entró más en juego de lo que venía siendo habitual y se entendió a la perfección con Messi, Pedri Dembelé, sus compañeros de ataque.

Griezmann en el partido contra la Juventus / EFE

Griezmann en el partido contra la Juventus / EFE

Al no estar fijado como delantero centro, Demiral Bonucci, la pareja de centrales de la Juventus, fueron incapaces de atarle en corto. Cuando no lo hacía Messi, era él quien abría el campo con pases a las bandas y el que intentaba dar el último pase para que otro de los atacantes batiera a Szczesny.

Estuvo muy cerca de servir dos asistencias exquisitas. La primera, a Jordi Alba. Filtró un pase desde el vértice derecho del área y, tras un rebote, el balón acabó en los pies del lateral, que acabó disparando muy desviado. La segunda, a Messi. Un pase casi sin mirar que, si no llega a ser por la intercepción de Bonucci, hubiera dejado al delantero argentino en una posición muy favorable de marcar el segundo gol del encuentro.

Solo faltó el gol

Lo único que le faltó a Griezmann para confirmar las buenas sensaciones fue el gol. Y tuvo dos ocasiones claras. Primero, nada más empezar el encuentro. Cazó un balón dividido dentro del área, disparó de volea y su tiro se estrelló en el poste derecho de la portería de Szczesny. Fue la primera ocasión de peligro del Barça.

Griezmann, lamentándose en el partido ante el Getafe | EFE

Griezmann, lamentándose en el partido ante el Getafe | EFE

En la segunda mitad tuvo una oportunidad todavía más clara. Messi le sirvió un pase al pie después de liderar el contragolpe, Griezmann se quedó solo ante el guardameta polaco y, a la hora de definir, falló. Probó con un disparo cruzado, superó a Szczesny pero su tiro se marchó rozando el poste izquierdo de la portería turinesa.

Griezmann recuperó sensaciones en Turín, pero le faltó el gol. El delantero francés dio un paso adelante este miércoles y demostró que lo tiene todo para ser importante en el FC Barcelona de Koeman.

 
Hoy destacamos